23 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El periodista barcelonés asegura a El Cierre Digital que el torero le dijo que "cuando yo muera quien más va a llorar es mi hijo Miguel"

Carlos Abella, biógrafo de Luis Miguel Dominguín: "Bosé heredó de su padre el gusto por la provocación"

Luis Miguel Dominguín y Miguel Bosé en 1990.
Luis Miguel Dominguín y Miguel Bosé en 1990.
La biografía de Miguel Bosé va unida a la vida de su padre, el torero Luis Miguel Dominguín. Carlos Abella es el periodista que tuvo acceso a los recuerdos de Luis Miguel cuando el célebre matador estaba ya en su crepúsculo. El escritor charla con 'Elcierredigital.com' sobre cómo ha recuperado la figura del diestro su hijo Miguel Bosé en el primer tomo de sus memorias 'El hijo del Capitán Trueno' (Espasa). Un libro en el que recoge brutales escenas sobre su complicada relación paterna.

Carlos Abella compartió los últimos meses de vida de Luis Miguel Dominguín. En 1995, poco tiempo antes de su fallecimiento, dio a luz un libro en el que el diestro se confesaba sobre los aspectos más llamativos de su biografía. El torero vuelve a la actualidad por los datos aportados por Miguel Bosé en la primera parte de sus memorias, El hijo del Capitán Trueno (Espasa). Un libro en el que el cantante retrata a un padre brutal que no comprendía a su hijo. Sobre la relación entre padre e hijo y la figura de Luis Miguel Dominguín ha charlado El Cierre Digital con Carlos Abella. 

- ¿Cree que es justo el retrato que hace Miguel Bosé de su padre, Luis Miguel Dominguín, en su libro de memorias? 

- Yo no creo que sea justo. Él recuerda la parte que corresponde a la convivencia familiar en el que ha destacado episodios un poco fuertes. Padre e hijo, muchas veces no coincidían en gustos y Luis Miguel quería que su hijo fuese como él. Más que injusto, es un retrato parcial. En el recorrido vital de su relación hay episodios más gratos; de armonía, afecto, cariño y comprensión. Habrá que esperar para comprobar si el retrato se completa. Luis Miguel quería mucho a su hijo, pero quería que fuera como él y eso generó tensiones al principio. 

- Da la sensación de que en el divorcio de sus padres, Miguel tomó partido por Lucía Bosé. 

- Él es víctima, como muchos hijos, de la separación de sus padres. Miguel es un producto de eso. Se quedó a vivir con su madre y Lucía tenía otras preferencias distintas a Luis Miguel y eso le influyó, lógicamente. 

- ¿Realmente llevaba mal Luis Miguel Dominguín la sexualidad de su hijo? 

- Yo eso no lo puedo contestar. Luis Miguel nunca me habló de ese tema. Cuando yo le conocí ya tenían una relación estupenda y jamás hizo mención a ese asunto. 

- ¿Qué tiene Miguel de Dominguín?

- Luis Miguel veía que Miguel era el más parecido a él. En el fondo, Miguel heredó de su padre muchas más cosas de las que él cree. Con en el tiempo ha florecido la personalidad de su padre. Es muy Dominguín en que siempre le ha gustado la provocación, ser un número uno, la seducción, una cierta ambigüedad... Luis Miguel acabó reconociendo eso. Viéndose a él mismo en su hijo. La influencia de su padre se ha visto con el paso del tiempo. Además, Miguel heredó la jefatura del clan como hizo el propio Luis Miguel en el 58 cuando muere su padre. Miguel ha hecho lo mismo. Ha estado muy pendiente de sus hermanas, de su madre... Ha tenido esa herencia de ser la cabeza destacada de un clan. Luis Miguel luchó mucho por sus hijos. Lucía Dominguín tuvo un primer matrimonio poco afortunado. El marido se llevó a sus hijos a América y Luis Miguel hizo todo lo que estaba en su mano para que los niños pudieran volver con su madre. Miguel, por ejemplo, ayudó mucho a su hermana Paola en el negocio que montó en Rocamador con su marido de entonces, el actor Carlos Tristancho, y ha estado muy pendiente de la 'tata Reme'. 

Carlso Abella. 

- Se habla mucho de que estamos asistiendo a la decadencia de Miguel Bosé. ¿Lo cree así?

- No conozco a Miguel. Quise contactar con él cuando hice el libro de su padre pero no fue posible. De todas formas lo que tengo claro es que en la época que hago el libro hablaba mucho con Luis Miguel de su hijo y me dijo: "Cuando yo muera quien más va a llorar es mi hijo Miguel". Y en su entierro así fue. Estaba destrozado. Él valoraba mucho lo que era Miguel en ese momento. Ya estaba en una etapa de salir poco y de cierto olvido. Por eso, cuando murió, su cuñado Miguel Primo de Rivera me dijo: "Gracias por haber hecho feliz a Luis Miguel en su último año". 

- ¿Hasta qué punto el éxito de Miguel hizo que su padre lo valorara más? 

- Miguel debuta en el 77 y Luis Miguel muere en el 96. En esos años Miguel se convirtió en alguien que enlazaba un éxito tras otro, que recorría el mundo y en la casa de Luis Miguel había una habitación para él, pero no podía ir todo lo que quería, claro. 

- Y en cuanto a usted, ¿en qué proyectos está trabajando ahora? 

- Tengo dos libros en proyecto para la editorial Almuzara. Por un lado, una novela para mayo sobre los meses entre la muerte de Franco y el nombramiento de Suárez como presidente. Aunque es novela se respetan los datos históricos. Está contado por un periodista que investiga sobre los atentados de la extrema derecha. El título provisional es Tánger era la clave. Luego, para octubre, una evocación de Barcelona, desde la posguerra hasta las Olimpiadas. De cómo mi ciudad pasó a convertirse en un lugar de referencia artística y cultural. 

COMPARTIR: