20 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La lucha de Abascal contra los cursos donde se conoce la realidad LGTBI en los colegios ponen a PP, C'S y a sus militantes gais en un serio compromiso

El pin parental y la actitud de Vox revelan una complicada realidad: Ser homosexual y de derechas

Javier Maroto y su esposo Josema.
Javier Maroto y su esposo Josema.
La polémica del pin parental de Vox vuelve a poner sobre la mesa una difícil realidad: La de combinar ideas conservadoras y ser, al mismo tiempo, homosexual. Asociaciones proderechos LGTBI convocaron este jueves 30 de enero una manifestación contra esta medida de Vox que ponen a PP y C'S, y a sus militantes gais, en un serio compromiso. Vox se ha enrocado en esta postura poniendo en riesgo la gobernabilidad de algunas regiones.

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) y la asociación Arcópoli convocaron una concentración el jueves 23 de enero en la capital para protestar contra el pin parental que exige Vox para aprobar los presupuestos en distintas comunidades autónomas, entre ellas la Comunidad de Madrid, y que ya se aplica en la Región de Murcia.

Una de las plataformas que se sumaron es Docentes LGTBI+, un grupo de docentes por la diversidad afectiva, sexual y de género. “Decimos No al pin parental y proponemos la Visibilidad LGTBI del profesorado. Todas las niñas, les niñes, y los niños tienen derecho a saber y a estudiar en escuelas seguras libres de LGTBIfobia”, defienden.

La polémica del pin parental ha vuelto a poner sobre la mesa la difícil dicotomía de ser homosexual y de derechas. A pesar de la tradicional reticencia de los partidos conservadores a reconocer los derechos LGTBI estos cuentan entre sus filas con militantes que pertenecen a este colectivo teniendo que luchar desde dentro y con firmeza con los prejuicios de sus partidos y con la imagen de aparente contradicción  que supone ser homosexual y derechas. Estos son algunos de los gais conservadores más poderosos: 

Javier Maroto (PP):  nació en Vitoria en 1972 y actualmente ocupa el cargo de Vicesecretario de Organización del Partido Popular. Fue año fue diputado por Álava y fue Alcalde de Vitoria hasta 2019. Es uno de los líderes más destacados del partido,  y destacaron sus negociaciones con Vox, sin que le causara ningún trauma. En 2015, se casó con su pareja Josema Rodríguez y contó con la presencia de destacadas figuras del partido como el expresidente Mariano Rajoy, Pablo Casado y María Dolores de Cospedal. 

Javier Maroto del Partido Popular.

José María Marco (Vox): aunque pueda sorprender, el partido ultraderechista también cuenta con personas abiertamente LGBTI. Marco es un escritor e intelectual que se define como liberal-conservador y actualmente es miembro de la Asamblea de Madrid por Vox. Durante la campaña destacó por declarar: "Me presento a las elecciones con Vox porque tenemos un problema con la existencia de la nación española y precisamente el partido que mejor trata este asunto es Vox". Ha considerado que no existe homofobia en su partido, sino opiniones contrarias a catalogar como matrimonio a la unión civil entre personas del mismo sexo.

Jose María Marco de VOX

Bosco Labrado (Ciudadanos): es actualmente portavoz adjunto de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid y es una de las figuras defensoras de los derechos LGBTI más destacadas del partido naranja. Es experto en derecho fiscal, participa activamente en campañas por la visibilización de la comunidad LGBTI y  por los derechos de las personas trans.

Bosco Labrador de Ciudadanos.

José Ignacio Oyarzábal (PP): Secretario de Justicia, Derechos y Libertades del Partido Popular. Es miembro del parlamento Vasco desde 1996. En 2012, accedió a aparecer en el listado de los “Gais más influyentes de España”, reconociendo públicamente su homosexualidad. Junto con Javier Maroto, fue de los primeros militantes del PP que criticó públicamente la postura de su partido contra el matrimonio igualitario.

José Ignacio Oyarzábal del Partido Popular.

Santi Vila (PDCAT): aunque inició su carrera política con Esquerra Republicana de Catalunya, el exalcalde de Figueras pasó por las filas de Ciu y actualmente PDCAT. El polémico exsecretario de territorio de la Generalitat declaró en el Juicio del Próces ante el Tribunal Supremo. En una intervención destacada aseguró que: “Cuando vine a Madrid a declarar, los sectores predemocráticos me llamaban golpista y maricón. En el otro extremo, el independentismo es más sofisticado, aunque la malicia es la misma”. 

Santi Vila del PDCAT.

Iñigo Iturrate (PNV): Iturrate es diputado en las cortes del País Vasco por el PNV desde el año 2009. Destacó en el cargo de Director de Igualdad y Derechos Ciudadanos de la Diputación de Vizcaya y actualmente es secretario primero de la Mesa del Parlamento Vasco. En 2014 se casó con su pareja en una ceremonia oficiada por el alcalde de Bilbao, Ibon Areso.

Iñigo Iturrate del PNV.

 

Fran Sánchez (PP): el presidente de las Nuevas Generaciones del Partido Popular de la Región de Murcia destaca como una de las figuras más visibles de la población LGBTI en materia política. El joven nunca ocultó su orientación sexual, y en 2017 la reconoció públicamente durante un reportaje de El Español.

Fran Sánchez del PP.

Jaime de los Santos (PP): Consejero de Cultura Turismo y Deportes de la Comunidad de Madrid durante el mandato de la expresidenta Cristina Cifuentes. Tampoco ha escondido nunca su orientación sexual y destacó como uno de los líderes LGBTI más influyentes de la Comunidad de Madrid. De los Santos no tiene reparo en aceptar que recurrir el matrimonio igualitario fue un error del PP, pero considera el asunto zanjado y defiende que su partido nunca ha quitado derechos individuales referidos a la orientación sexual. Sus declaraciones contra Izquierda Unida con respecto a “contradicciones entre ser gay y de derechas” fueron bastante sonadas.

En el centro Jaime los Santos del Partido Popular.

Pablo Sarrión: es un activista y simpatizante de Ciudadanos. Ha destacado como una de las imágenes LGBTI del partido de Rivera. Durante la manifestación de Colón contra la política de Sánchez en Cataluña fue uno de los que enmarcó a Albert Rivera en banderas LGBTI. Uno de sus mensajes más claros fue: “Te apropias de unos símbolos que son de toda la sociedad y de toda la comunidad para lucirlos ante esos fascistas, y no para hacerles frente sino para aliarte con ellos”.

Pablo Sarrión de Ciudadanos.

COMPARTIR: