22 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Es el modisto más exigente del reality 'Maestros de la Costura' y su estilo ha conquistado a la Reina Letizia y a la Infanta Cristina, entre otras

Lorenzo Caprile : “Si yo fuera madrina me pondría mantilla, es una tradición españolísima que hay que defender”

El diseñador Lorenzo Caprile.
El diseñador Lorenzo Caprile.
Vistió de novia a la infanta Cristina para casarse con Iñaki Urdangarin y en el año 2004 vistió también a la entonces princesa Letizia para asistir a una boda real en Dinamarca. Lorenzo Caprile es ya un referente de la moda española a nivel internacional y en esta entrevista para elcierredigital.com comparte sus experiencias.

El diseñador Lorenzo Caprile cree que iniciarse en el mundo de la moda mediante el dibujo, como le ocurrió a él, no es una buena manera de hacerlo  "porque es la peor manera de empezar en esta profesión. Los trajes no son dibujos, los trajes son objetos tridimensionales que están cosidos, construidos y patronados. El dibujo es un dibujín y además es muy engañoso. Enséñame un traje que hayas hecho tú, que hayas cortado tú, que se pueda poner alguien. Un dibujo, es muy fácil de hacer", explica.

 - ¿Cómo definiría la moda española de los años 80? 

- La moda española a partir de los años 70 empieza a perder rango en la moda internacional. La moda española fue Pedro Rodríguez, Manuel Pertegaz, Elio Berhanyer o el maestro Balenciaga. En los años 80, está el fenómeno de Cibeles con los cibeleros, pero ya está. Dime alguno de mis compañeros de los años 80 que esté a la altura de un Pertegaz o Elio que desfiló en Nueva York y empezó la carrera de Naty Abascal en los años 60.

En todo caso Sybilla, que es de esa época. La moda internacional en España fueron los años 50, los 60 y en todo caso 70 con grandes nombres y grandes monstruos de la moda internacional, con una clientela absolutamente internacional. ¿Quién de nosotros ha podido vestir a una Ava Gadner o Grace Kelly? Ninguno.

 - ¿ Qué le impulsó a montar su taller en el Barrio de Salamanca?

- Pues no lo sé, porque todos los días me arrepiento. Si lo llego a saber no me meto en el trapo ni muerto.

- ¿Cómo fue el proceso de creación del vestido de novia de la Infanta Cristina?

- Pues si te digo la verdad, no me acuerdo, porque eso pasó en el año 97. Además, que ese año cualquier experiencia bonita o fea quedó borrada por la muerte de mi abuelo y yo reseteé.

El diseñador Lorenzo Caprile.

- En el año 2004, la entonces princesa Letizia asiste a la boda real de Dinamarca como futura reina de España, ¿cómo llevó convertirse en uno de los referentes de la moda española?

- Fue una anécdota maravillosa y una medalla que te cuelgas. Para mí, desde un punto de vista personal y profesional, estuvieron muy bien esos dos o tres días de euforia pero luego vuelves a la vida de todos los días.

 A nivel mediático sí que cambió todo, te reconocen más o llamas a un restaurante y tienes mesa, pero las cosas siguieron igual y a lo mejor, fue bueno que siguieran igual. Yo sigo en mi taller chiquitín, hago lo que quiero y a veces ese es el precio que hay que pagar para ser libre, ser pequeño.

 - Debido a la llegada del COVID 19 ¿ha cambiado mucho el proceso de creación de un vestido de novia?

- Para nada, ha sido hasta contraproducente. Quizás, porque las futuras novias ahora vienen más sensibles, con más ansiedad, con más impaciencia. De hecho, ahora nos llaman niñas que se quieren casar en 2023 y yo las digo “hija mía, ¿cuánto crees que se tarda en hacer un vestido de novia?"

- ¿Cree que la moda nupcial española se ha reinventado tras el confinamiento?

- Sigue el mismo patrón, se han reinventado las bodas no solo el tema vestido, se están replanteando una serie de excesos que a lo mejor conviene hacer una reflexión sobre ellos. Hemos aprendido a disfrutar más del momento, a pensar que me quiero casar pero sin montar un circo.

- ¿En qué se inspira para crear un vestido de novia?

- En la novia que tengo delante y en su cuerpo. Intento que en ese ratito que viene a vernos por primera vez, adivinar su estilo, su personalidad, su ilusión, leer un poco entre líneas. Mi fuente de inspiración sois vosotras y sobre todo, vuestro físico, porque hay veces que uno no puede tener fantasías. Al final, el físico es el que es.

- Para usted, ¿cómo debe de ser el look escogido por una madrina? 

- Ahora hay un exceso de reglas y de normas, de expertos o de falsos protocolos. Una madrina tiene que ir guapa, segura y luego, si quiere llevar mantilla o no. Si quiere llevar mantilla, se quita muchos problemas de encima porque las reglas para llevar un traje con mantilla son facilísimas: Llevar un traje de una pieza, de un solo color, sin bordados, sin encajes. Tienen un modelo perfecto en Naty Abascal cuando casó a su hijo Rafael Medina, una madrina impecable.

Si no quieren llevar mantilla, cada una sabe lo que le sienta bien o mal, pero la mantilla es un golpe de ojo para distinguirse. Yo, si fuera madrina, me pondría mantilla, es una tradición españolísima que hay que defender.

COMPARTIR: