13 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Nacido en Avilés (Asturias) ocupó la cartera entre 1982 y 1985 bajo el primer mandato de Felipe González y en 1999 intentó ser alcalde de Madrid

Fallece Fernando Morán, la vida del exministro socialista de Asuntos Exteriores con el que se culminó la integración en Europa

Fernando Morán.
Fernando Morán.
El que fuera ministro de Asuntos Exteriores entre 1982 y 1985, Fernando Morán López, ha fallecido en Madrid a los 93 años, según ha adelantado el diario digital The Diplomat in Spain.

Una anécdota que refleja el carácter y sentido del humor caustico del exministro ocurrió en el aeropuerto internacional parisino de Charles de Gaulle, cuando descendió de la escalerilla del boing 747 de Iberia que le traía de Madrid a París. Al parecer, tras saludar a las personalidades que fueron a recibirle, realizó de inmediato un recorrido visual de derecha a izquierda y al no divisar la pieza preguntó en voz alta: “¿Han llegado ya Boyer y ‘la China’?”. Los gestos de sorpresa y las caras de estupor de los allí presentes fueron manifiestos, a pesar de que casi todos los miembros del ejecutivo de Felipe González conocían ya los avatares amorosos del Ministro de Economía y Hacienda con Isabel Preysler. A la raíz de estos comentarios las revistas del corazón comenzaron a hablar ya sin tapujos del idilio del momento.

El humor pareció acompañar siempre al político fallecido a los 93 años. Su llegada al Ministerio de Asunto Exteriores le hizo protagonista de los principales chascarrillos de la política. Su nulo conocimiento del inglés contrastaba con sus habilidades sociales y su instinto que le llevaron a conseguir que España comenzase a aparecer en la agenda de la política internacional.

En parte fue él quien cultivó su imagen de ‘metepatas’ en la lengua de Shakespeare.  Muchos de los chascarrillos que sobre él circulaban fueron difundidos por el propio Morán. Como aquel que aseguraba que le dijo a la Primer Ministro británica Margaret Thacher aquello de “if, if, street street” como traducción macorrónica del castizo ‘si, si, calle, calle”. Él mismo decía que había generado más chistes que Lepe.

Fernando Morán con Felipe González en los ochenta. 

Nacido en Avilés (Asturias), Morán asumió la cartera de Exteriores durante la primera etapa de Felipe González al frente del Ejecutivo después de haber sido senador del PSOE por Oviedo y, posteriormente, diputado por Jaén.

Durante su etapa al frente de la política exterior se acometió la reapertura de la verja de Gibraltar, fruto de la Declaración de Bruselas, y el acuerdo para la integración de España en la Comunidad Económica Europea (CEE), cerrado el 29 de marzo de 1985. Dos piedras duras con las que nuestro país siempre había cargado a nivel internacional: no ponerse de acuerdo con los británicos sobre la situación de Gibraltar y la no integración como miembro de pleno derecho en Europa.

Fue la política exterior, junto con la reconversión industrial, dos de los principales sapos que Felipe González hubo de tragar a su llegada al poder. Los puntos de vista entre dos facciones claramente enfrentadas en PSOE sirvieron para provocar una crisis de Gobierno en julio de 1985 que se saldó con la salida del ejecutivo de Morán y Boyer.

Tras su cese como ministro el 4 de julio de 1985, fue nombrado embajador ante las Naciones Unidas, puesto que abandonó para concurrir en 1987 a las primeras elecciones al Parlamento Europeo. Reelegido eurodiputado en 1989 y en 1994, el 23 de marzo de 1999 se despidió del Parlamento de Estrasburgo para dedicarse por completo a su candidatura a la Alcaldía de Madrid.

En las elecciones de 1999, Morán perdió frente al 'popular' José María Álvarez del Manzano, que logró un tercer mandato. Tras la derrota, el dirigente dejó en julio de 2000 su cargo de concejal y portavoz socialista en el Ayuntamiento, poniendo punto y final a su carrera política.

COMPARTIR: