15 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El también gran actor Tommy Lee Jones realiza un extraordinario trabajo dando vida al segundo gran protagonista de la película

‘Ad Astra’ encumbra a Brad Pitt con otro personaje icónico que aumenta su exitosa y extensa filmografía

Brad Pitt logra hacer uno de sus papeles más icónicos en esta película.
Brad Pitt logra hacer uno de sus papeles más icónicos en esta película.
El nuevo filme de Brad Pitt supone una nueva incursión en el cine espacial, una tarea siempre arriesgada en términos comerciales, al menos si la historia no se encuentra dentro de una saga galáctica. Por supuesto, hay excepciones de películas en las que sus carismáticos protagonistas, y una historia que no incluya seres extraterrestres, resultan una receta para el éxito. Véase “Interstellar”, “Marte” o “Passengers”, pero también hay cataclismos económicos como “Blade Runner 2049”.

El astronauta Roy McBride (Brad Pitt) viaja a los límites exteriores del sistema solar para encontrar a su padre perdido y desentrañar un misterio que amenaza la supervivencia de nuestro planeta. Su viaje desvelará secretos que desafían la naturaleza de la existencia humana y nuestro lugar en el cosmos.

Una película para pensar, con muchos silencios y reflexiones. 

Sin embargo, 'Ad Astra' representa un tipo de cine inconcebible por el público general, tanto por su género (ciencia-ficción) como por su ritmo pausado lleno de silencios, los silencios son algo casi inexistente en el cine actual. La verdad es que, según la estaba viendo reconocía el valor de los responsables, porque si no es por la presencia de Brad Pitt, dudaría mucho de cualquier tipo de rentabilidad en el proyecto.

La forma en la que es manejada esta historia es siempre desde el punto menos comercial posible, salvo la duración (120 minutos) y su célebre protagonista ya comentado. Me refiero al montaje pausado ya que, incluso cuando hay escenas de acción, que hay hasta cinco, no transmiten la sensación de estar viendo una gran exuberancia de entretenimiento al uso. La música minimalista de Max Ritcher (The Leftovers) también está transmitiendo este mensaje constantemente.

Ha costado 90 millones y ni siquiera los analistas de Hollywood  estaban muy seguros de qué iba a resultar de este proyecto. La presencia de Brad Pitt siempre es un seguro pero el punto de vista tan particular de James Gray, director, creaba dudas.

El realizador es capaz de encandilar a la crítica como pocos. Tres de sus seis películas son consideradas obras maestras. Aunque de no ser por esta calidad de crítica, puede que no hubiera hecho ninguna película, ya que ninguno de sus títulos ha hecho mucho dinero: “Cuestión de sangre”, “La otra cara del crimen”, “Los amos de la noche”, “Two Lovers”, “El sueño de Eli” y “La ciudad perdida de Z” .

Más allá de la edición, todo en este proyecto viene sustentado por lo mejor de los mejor. Un elenco maravilloso rodea al protagonista: Tommy Lee Jones, Liv Tyler, Ruth Negga y Donald Sutherland. Todos buenos actores y todavía mejores a la hora de elegir los proyectos en los que participan. La fotografía viene de la mano del fotógrafo de moda  Hoyte van Hoytema, un nombre complicado pero que tiene en su historial haber sustentado la imagen de “Interstellar” o “007: Spectre”.

El señor Pitt, por supuesto, añade otro arriesgado e icónico nuevo personaje a su carrera con una interpretación sutil e interiorizada. Todo lo contrario a su "Cliff" de "Érase una vez en Hollywood" o el mítico Tyler Durden de "El Club de la lucha". Si tuviera que compararla, sería con la actuación de Jesse de "El asesinato de Jesse James por el cobarde de Robert Ford". 

El personaje de Jones, con gran reminiscencia al coronel Kurtz de “Apocalypse Now”, y su relación con el personaje de Pitt son el auténtico corazón y alma de esta historia que ocurre en el espacio, pero que podría tener lugar en cualquier sitio ya que se trata del vínculo humano más antiguo.

Nunca he seguido demasiado a Tommy Lee Jones pero su personaje y el trabajo que realiza aquí se convierte en lo mejor de la película. Junto a Brad Pitt consiguen dar verdadera coherencia y sentido a la cinta. Si estás dispuesto a aceptar las exigencias que son requeridas, hay una recompensa en el último acto que ofrece lecciones vitales universales que bien haríamos en escuchar. 

COMPARTIR: