03 de marzo de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La artista catalana de 71 años ha muerto tras años de sufrir una enfermedad coronaria y fue una de las primeras mujeres en vestirse de luces en los 70

Alicia Tomás, la historia de la vedette fallecida que cambió las boas de plumas por los capotes de torear

Alicia Tomás.
Alicia Tomás.
En 1973 se derogó la prohibición de torerar a pie para las mujeres. Fue el fruto de la lucha judicial de la que sería conocida como Angela 'la torera'. Gracias a este cambio en la legislación taurina saltaron a los ruedos varias mujeres. Una de la que más llamó la atención fue Alicia Tomás, que ha fallecido a los 71 años tras años de sufrir una enfermedad coronaria. Tomás se vistió de luces dejando atrás una carrera de éxito como vedette en los 60 y los 70.

Alicia Tomás fallecía el día 2 de febrero a los 71 años víctima de “una larga enfermedad coronaria” tal y como aseguran fuentes familiares sin dar más detalles. Esta catalana nacida el 17 de octubre de 1949 cambió las boas de plumas de su profesión de vedette por los estoques y las banderillas. Un salto a otra faceta del espectáculo que dejó sorprendido a gran parte del público y que le hizo ocupar las portadas de las revistas del corazón de la época.

Tomás fue una de las bellezas oficiales de la comedia musical española en los 60 y los 70. Como todas las artistas de la época tuvo que fingir sobre su edad sumándose años para obtener el preceptivo carnet del Sindicato Vertical en la rama de teatro, circo y variedades para poder trabajar. Ya con el carnet en la faltriquera debutó en el paralelo barcelonés donde no le costó comenzar a destacar con su belleza y sus dotes artísticas.

Su carrera en el cine fue mucho más modesta especializándose en papeles de turista en bikini acompañando a los actores de la época como Arturo Fernández o José Luis López Vázquez en títulos como El señorito y las seductoras u Objetivo bikini. Fue en Una pareja distinta, intento de Lina Morgan de dar el salto al cine dramático, donde Alicia pudo demostrar sus dotes también como cantante.

Fue en 1974, el mismo año en el que se vistió de luces para saltar a los ruedos. En un principio, la decisión de Tomás se consideró por los más puristas, como un ardid publicitario. Sin embargo, el éxito llegó rápido y pronto destacó como torera.

Alicia siempre fue una gran aficionada a la fiesta nacional, una pasión que heredó de su padre. La vedette Tomás se benefició de un cambio en la legislación taurina en 1973 que llegó después de un tiempo de lucha de María de los Ángeles Hernández Gómez, conocida como Ángela 'la torera', que exigió en los tribunales que se le permitiera ejercer esta profesión. Un proceso judicial seguido por la prensa de la época y que generó mucho debate.

La participación de las mujeres en la fiesta vivió muchos cambios en la legislación al respecto. Juan de la Cierva, ministro de Antonio Maura, lo prohibió en 1908. Desde ese momento las mujeres sólo podían ser rejoneadoras. La prohibición del toreo a pie para las mujeres se levantó en 1934 eliminando el artículo 124 del reglamento taurino. Sin embargo, los vientos de la II República acabaron en suspiro y el régimen de Franco prohibió de nuevo el toreo a pie para las mujeres en 1940 y así se mantuvo 33 años.

Durante los años 40 y 50, nombres como Rosarito de Colombia o Conchita Cintrón se hicieron célebres en el rejoneo pero en algunos países de América se les permitía el toreo a pie y en España comenzó a crecer la idea de que esa prohibición se había quedado antigua. El debate entre los propios diestros era encendido. Había aquellos que les parecía casi un anatema o otros, como 'El Litri', que saludaron con entusiasmo este cambio que se hizo realidad tras la pelea judicial de Ángela 'la torera' en 1973.

La becerrada que nunca existió en el hotel Meliá

El debut de Alicia Tomás en el albero tuvo lugar en la localidad jienense de Torreperogil el 9 de septiembre de 1974. Si que las mujeres toreasen en la pacata España de la época era una novedad, que lo hiciera una vedette hacía que el morbo fuera mayor. Así todo, los pasos que daba en las plazas Alicia Tomás fueron objetivo de la prensa del corazón. Rumores como que iba a realizar una becerrada en el hotel Melíá Castilla de Madrid en noviembre del 74 no ayudaban a que se tomara en serio su trayectoria taurina.

Sin embargo, el éxito de público fue notable. En 1975 debutó en Las Ventas. En 1976 se unió a la iniciativa del empresario Francisco Rodríguez y formó una cuadrilla de mujeres toreras con las conocidas Joaquina Ariza 'la Algabeña', Mary Fortes y Lola Maya. Antes ya había realizado una gira por plazas mano a mano con Rosarito de Colombia. Mary Fortes, madre del hoy torero Saúl Jiménez Fortes, tuvo siempre una gran relación con Alicia Tomás.

En sus años activos la vedette torera llegó a matar 200 reses y sólo sufrió una cornada importante en un festejo en Guadalajara, en octubre de 1974. También en esa época protagonizó un desnudo para la revista Interviú.

Tras cortarse la coleta en 1982, Tomás volvió a la interpretación aunque espaciando más los trabajos que en años anteriores. Participó sobre todo en culebrones para la televisión autonómica catalana. Su vinculación con el mundo del toro no acabó con su retirada de los ruedos. A mediados de la década de los 80 ejerció de apoderada de Rafael Perea 'El Boni'.

Alejada de los medios de comunicación desde hace años, en 2010 se casó con la que fue su pareja durante décadas, Pilar Martín. Tras conocerse su muerte, Jiménez Fortes, el hijo de la que fuera su compañera en los ruedos, Mary Fortes, escribió la mejor despedida para Alicia Tomás: “Cuarenta y cinco años después, en el siglo XXI, en una sociedad avanzada, moderna, libre e igualitaria como la que vivimos, que venga una famosa actriz catalana a ser torero, a ver qué ocurre... La valentía se demuestra en la vida tanto o más que en el ruedo. Descanse en paz”. 

COMPARTIR: