01 de agosto de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Nadie entiende con qué criterio divide a los dos grupos de este torneo, que separa a los equipos madrileños y hace viajar a los clubes 1200 kilometros

Escándalo en la Primera División de la RFEF: La competición que Rubiales ha hecho a su medida

Luis Rubiales en sala de prensa
Luis Rubiales en sala de prensa
Este jueves, los 40 clubes que disputarán esta nueva división han estado reunidos con la Federación Española para conocer las normas. La principal duda era la composición de los dos grupos de 20 equipos en los que estará dividida la categoría. El criterio geográfico utilizado y la colocación del Real Madrid Castilla en un grupo diferente al del resto de equipos madrileños han suscitado duras críticas a la gestión de Rubiales.

En la jornada de ayer tuvo lugar una reunión en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. Los representantes de los 40 equipos clasificados para la Segunda División B han conocido los detalles de la competición que la sustituirá a partir de la próxima temporada. Esta era la segunda vez que los clubes se reunían para tratar esta cuestión con la Federación y en esta ocasión se ha conocido el formato completo de la nueva categoría del fútbol español.  

Una de las dudas a despejar era la composición de los dos grupos en los que va a quedar dividida la categoría. A pesar de que la distribución ha sido elegida por los clubes, algunos de ellos ya han mostrado su descontento por las opciones ofrecidas. Hay dos cuestiones incomprensibles del nuevo criterio de distribución de Rubiales.

Una de ellas es la modificación de la división geográfica tradicional Norte-Sur por la actual Este-Oeste. La forma históricamente establecida tenía como objetivo evitar los grandes desplazamientos en equipos pequeños debido al presupuesto que manejan. En el nuevo modelo de Rubiales, los clubes andaluces tendrán que viajar a Andorra para jugar, y recorrer distancias que alcanzan los 1.200 kilómetros. La justificación utilizada por el presidente de la RFEF ha sido la búsqueda de una mayor igualdad competitiva entre ambos grupos.

División del territorio español para la conformación de los grupos de la nueva competición

No obstante, esta afirmación carece de sentido para muchos de sus críticos, especialmente teniendo en cuenta otras decisiones con respecto a los grupos. El Real Madrid Castilla jugará en un grupo distinto que el resto de los equipos madrileños, en la misma liguilla que el Futbol Club Barcelona B. Las motivaciones que habrían llevado a Rubiales a dividir a los equipos madrileños serían, fundamentalmente, económicas. Y es que, en opinión de algunos sectores deportivos, el criterio del beneficio económico sería el único relevante desde la llegada de Rubiales a la presidencia. Su deseo era vender los derechos televisivos de esta nueva competición y la disputa de varios partidos entre el filial madridista y el culé le darían mayores beneficios económicos a la Federación. 

Los grupos, por lo tanto, quedarían de esta manera:

Distribución de los grupos

En esta reunión también se han aclarado otros asuntos de vital importancia para los equipos. En lo que respecta a la conformación de las plantillas se ha establecido un número máximo de fichas sub-23 de forma que los vestuarios deberán tener hasta diecisiete fichas sénior y un máximo de seis menores de 23. El coste de cada una de las licencias será de 4.500 euros.

Los clubes estaban preocupados con las condiciones económicas que podían regir esta competición por la pretensión de la RFEF de establecer un mínimo salarial para los jugadores aunque las cantidades todavía no se han fijado. Por otra parte, no se fijará un presupuesto mínimo para acceder pero sí se ha solicitado el pago de un aval de 100.000 euros, la mitad de lo que se había previsto en la primera reunión. Debido a las grandes distancias de los viajes, Rubiales destinará 50.000 euros en ayudas para los desplazamientos, una decisión que habría tomado después de despertar el malestar por la distribución territorial establecida.

La Federación ha fijado algunos requisitos, necesarios para disputar la Primera División RFEF a partir de la temporada 2022-2023. Desde el principio, todos los clubes deberán tener césped natural en sus estadios y cumplir con un mínimo de aficionados en sus gradas. A partir de la temporada 2023-2024, los campos darán cabida como mínimo a 4.000 aficionados. La iluminación es otra de las cuestiones para la que se establece requisitos, entrando en vigor esta misma temporada.

Estadio Alfredo Di Stefano, campo del Real Madrid Castilla de noche

En cuanto a los criterios deportivos, la Primera División RFEF estará dividida en dos grupos de 20 equipos. Se disputarán 38 jornadas, con su respectiva ida y vuelta. Los primeros de cada grupo en temporada regular serán los clasificados para la segunda división española y los dos puestos restantes se jugarán en un playoff de ascenso. Este minicampeonato tendrá lugar en una ciudad neutral y competirán del segundo al quinto clasificado siendo eliminatorias a partido único y sin penaltis. En caso de empate en el final de la prórroga, ganará el equipo mejor colocado en la tabla de clasificación.

El descenso lo marcarán los peores clasificados de la temporada, desde el decimosexto hasta el vigésimo de cada grupo lo que dejará a diez equipos fuera de la Primera División RFEF. Descenderán a la Segunda División RFEF, la actual tercera división.

COMPARTIR: