04 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Surgió para denunciar el acoso sexual en el mundo del cine a raíz de las acusaciones contra el poderoso productor Harvey Wenstein

El movimiento “Me too” cumple cinco años: La revolución que comenzó a golpe de tuit

Durante todos estos años ha ido en escala su presencia y la idea del movimiento. Nunca antes un movimiento similar a este había producido un revelación a todos los niveles: desde ambientes geográficos, culturas o diferentes generaciones hasta su presencia en la política. Esta omnipresencia ha sido utilizada por algunos partidos, que han hecho del lema una consigna propia.

Fue el 15 de octubre de 2017 cuando la actriz y activista Alyssa Milano rompía el silencio que durante mucho tiempo las mujeres habían guardado. A golpe de tuit escribía: “Si ha sido acosado o agredido sexualmente, escriba #yotambien (en inglés, el famoso #metoo)”. Esta sencilla frase de contenido tan grave produjo un verdadero terremoto, miles de personas, sobre todo mujeres, hacían temblar los cimientos al significarse reconociendo que también ellas habían sido víctimas de abusos o agresiones sexuales. 

AlyssaMilano_MeToo_Tweet

El tuit que publicó Alyssa Milano

Días antes, el New York Times había destapado uno de los temas más escandalosos en la historia de Hollywood. El magnate Harvey Weisntein, una de las personas más importantes de la industria del cine, se veía envuelto en numerosos casos de abusos y violaciones. En 2020 fue condenado a 23 años de prisión y se enfrenta a un nuevo proceso en el que ha sido acusado de once cargos nuevos por violación y abusos sexuales a cinco mujeres.

Las noticias sobre sus supuestos acosos y agresiones fue lo que hizo que Milano hiciera su declaración en la red social que, en tan solo 24 horas, "el mensaje de la actriz cuenta con casi 50.000 réplicas, la etiqueta #MeToo ha sido tuiteada casi 500.000 veces, hay unas ocho millones de menciones en Facebook y otras partes del mundo se han hecho eco al traducir la iniciativa a Yo también", narraba el diario El País el 17 de octubre de 2017.

Este movimiento iniciado en las redes sociales es considerado como uno de los movimientos feministas más importantes del siglo XXI. Las confesiones que fueron haciéndose públicas gracias a la iniciativa de Milano impulsaron a muchas mujeres a hablar y a contar sus casos, lo que a su vez animó a otras a hacerlo. También hubo hombres que se sumaron al movimiento. 

El problema que había sido ocultando durante muchos años había salido a la luz y parecía no dejar de crecer. Tuvo una gran repercusión y la sociedad empezó a tomar conciencia sobre ello. Cada historia sobre violencia sexual y abuso era singular y particular, pero a la vez todas tenían unas características comunes. 

El movimiento actualmente

El movimiento, todavía vigente, tenía como objetivo visibilizar y luchar contra los delitos sexuales y las actitudes agresivas o acosadoras contra las mujeres, y que estos delitos sean juzgados. A la vez, romper con el miedo a denunciar y poner en evidencia a las personas que abusan de su poder para llegar a estas mujeres. Se quiso decir en alto, para que fuera escuchado por todos, el sufrimiento que durante años había sido ocultado por las víctimas e incluso, por las instituciones, que sabían de lo que sucedía y también callaban.

El uso de las redes sociales y de internet también ha ayudado a que estos casos sean juzgados y a hacer público el abuso de poder de algunos hombres sobre las mujeres. La normalización de la denuncia social ha conseguido en el ámbito judicial objetivos que no se alcanzaban con otras campañas o iniciativas: esto es, incrementar las denuncias de estas situaciones. A su vez, este incremento de las denuncias y la visibilización del problema ha supuesto reformas en el derecho civil y penal para que estos delitos puedan ser condenados.

Y aunque el movimiento también cuenta con detractores, el hashtag Me Too sigue presente y activo en todo el mundo. 

COMPARTIR: