25 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En este libro recopila y amplía sus hilos de Twitter donde rastrea la historia de homosexuales célebres de la Historia, desde la antigüedad hasta hoy

Ramón Martínez, autor de 'Maricones de Antaño': "Hay referentes mucho más allá de Cristina Ortiz, La Veneno"

El escritor Ramón Martínez.
El escritor Ramón Martínez.
A todos nos han explicado en clase alguna vez los enredos amorosos de grandes autores y personajes históricos, pero solo cuando eran heterosexuales. Nunca nos han contado que también existieron cientos de personas LGTB que, en muchas ocasiones, lograron amar y expresarse con cierta libertad y dejaron testimonio de sus experiencias. Ramón Martínez recopila sus historias en ‘Maricones de antaño’ (Editorial Egales) con ilustraciones de Juanma Samusenko.

La historia LGTBI es la de sus miembros. Una parte del relato de nuestra Historia que siempre se nos ha escamoteado. Escritores, políticos, artistas, hombres de iglesia, militares… todos ellos componen el conjunto de protagonistas de "Maricones de antaño" (Editorial Egales), de Ramón Martínez.

Fue en 2018 cuando el autor de esta obra empezó a publicar en Twitter una serie de «hilos» en los que iba desgranando las aventuras vitales y amorosas de todos aquellos #MariconesDeAntaño que ahora recoge en este inusual libro.

- Antes del libro llegaron los hilos de Twitter.

- Sí, en una reunión informal conté una historia sobre Federico García Lorca y gustó, así que un amigo me explicó cómo se creaban los hilos en esa red social porque yo no tenía ni idea. Normalmente, los que nos dedicamos al ámbito académico siempre contamos este tipo de historias en conferencias o charlas para darle un toque especial pero nunca lo hacemos de forma profesionalizada. Lo cierto es que poco a poco se fueron haciendo más conocidos y la gente los compartía. Como sobre la historia de nuestro colectivo hay tan poco de manera clara, para la gente todo es nuevo y lo agradecen.

Portada del libro. 

- Tanto el título de los hilos como del libro, para muchos pueden resultar políticamente incorrectos.

- La verdad es que yo no soy de los que piensa que apropiarse de la palabra maricón esté bien, siempre tiene un fondo que no es positivo. Yo defiendo otros términos como el ‘epéntico’ de Lorca. Aunque también soy consciente de que falta mucho para llegar a un punto de igualdad y mientras tanto, puede estar bien quitar una herramienta al homófobo. Cuando creé los hilos de twitter necesitaba una palabra que utilizar como hashtag y que sirviera para toda la serie y esta puede ser llamativa y supongo que eso también ayuda a que se conozca el libro.

- ¿Por qué no nos han contado estas historias?

- Cuando no sabemos nada de un personaje histórico se presupone que es heterosexual. Hay personajes en el libro de los que, más que certezas aporto dudas, como en el caso de Cervantes. El problema de este asunto es que mucha gente tiene el pensamiento de que cuando se habla de la homosexualidad de un poeta, un pintor o un monarca, esta condición le resta prestigio. Es entonces cuando se excusan para no hablar de ello diciendo que no es necesario. Sin embargo, cuando en el instituto te cuentan a Lope de Vega nos aprendemos la nómina de sus amantes. O es igual para todos o para nadie. No se pueden entender algunas obras de creadores como el propio Lorca sin atender a su homosexualidad. La verdad es que si no nos cuentan esto en el instituto es porque están incumpliendo la Ley. Ya en las anteriores reformas educativas se especifica que hay que enseñar la diversidad pero sinceramente creo que se hace por desconocimiento. Nos han escamoteado durante años nuestra propia historia.

- Algo útil sobre todo para las nuevas generaciones, ¿no?

- Claro. Recuerdo una anécdota que me impactó mucho. Unos amigos de una asociación acudieron a dar una charla a un instituto y había un chico que dijo que de mayor quería ser peluquero porque era gay. Como si no hubiera otras opciones. Bueno, pues a través de estas historias pueden descubrir que se puede ser gay y Premio Nobel como Benavente o incluso padre de la Constitución como Gregorio Peces Barba.

Una de las ilustraciones de Juanma Samusenko que aparecen en el libro. 

- A veces tenemos el mito creado de que en la antigüedad era más fácil ser homosexual que más tarde, con la llegada del cristianismo. En el libro se da una idea muy distinta.

- Es que los conceptos de sexualidad entonces no eran iguales a lo que son para nosotros. A veces tendemos a pensar que las categorías de la sexualidad humana han sido siempre los mismos, pero no. Con el cristianismo pasa un poco lo mismo. Tendemos a pensar que la postura que hasta hoy mantiene la Iglesia Católica sobre esto es la misma que en el caso de los primeros cristianos. En el Nuevo Testamento sólo se habla del tema claramente en tres partes y se deben principalmente a San Pablo que parece que era el que tenía una visión muy determinada. De todas formas el texto bíblico se puede prestar a demasiadas interpretaciones.

- Más allá de Lorca, que es el clásico en estas lides, hay autores sobre los que parece que existe un silencio interesado.

- Sí. De Vicente Aleixandre por ejemplo. Parece que no se quieren entender algunos de sus textos y son muy claros. Pero ocurre también con San Juan de la Cruz, cuando habla del amor y todos creen que el origen de ese sentimiento es algo abstracto y no un hombre de carne y hueso.

- De los protagonistas del libro hay dos que van a sorprender por la libertad con la que vivieron: Luis Fernando de Orleáns y el escritor Álvaro Ratana.

- El primero es el eterno olvidado de la casa real española. Era hijo de la Infanta Eulalia, y su primo el Rey le retiró el título de Infante por sus escándalos homosexuales. Una vez más, había una doble moralidad. No hizo nada distinto al resto de los Borbones pero no era heterosexual. Nadie recuerda que tuvo el valor de enfrentarse a los nazis durante la ocupación de Francia. En cuanto a Álvaro Retana, escribió novelas fundamentales como "Las locas de postín" y es, en parte, nuestro Oscar Wilde. Es una pena que su obra no sea conocida por las nuevas generaciones. Hay referentes más allá de La Veneno.

- Da la sensación que es más fácil hablar de estos temas cuando se trata de personajes lejanos en el tiempo que con los más recientes.

- A nadie le molesta que se cuente de Alejandro Magno. Lo vemos como algo lejano y con cierta condescendencia: era otra época, otras costumbres… Sin embargo, no estamos dispuestos a aceptarlo de un Rey o un Papa y mucho menos de personajes que están vivos y de los que no se puede hablar.

COMPARTIR: