19 de marzo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Es una pieza equilibrada en grasas y que acepta múltiples guarniciones y salsas

El solomillo de cerdo a las hierbas aromáticas: una receta saludable y muy sabrosa para enriquecer cualquier menú

El solomillo de cerdo es una opción muy sabrosa para el menú y sencilla de elaborar
El solomillo de cerdo es una opción muy sabrosa para el menú y sencilla de elaborar
Esta semana proponemos una receta sana, económica, sencilla de elaborar y que tampoco requiere la inversión de mucho tiempo en la cocina. El ingrediente principal es el solomillo de cerdo. Además, la carne queda en su punto, combina muy bien con las hierbas y podemos acompañarla con cualquier salsa sencilla o unas simples patatas fritas o al horno.

Esta parte del cerdo no es muy grasa y resulta sabrosa si se logra cocinar adecuadamente. El solomillo de cerdo es una opción ideal a tener en cuenta a la hora de programar nuestros menús semanales u ocasionales.

Ingredientes:

- Un solomillo de cerdo entero.

- Sal en escamas.

- Pimienta, tomillo, romero y orégano.

- Aceite de oliva virgen.

- Una cucharadita de miel.  

Preparación:

Se coloca el solomillo en una bandeja alargada o sobre papel de horno. Mezclamos la sal en escamas, las especias y abundantes hierbas aromáticas y rebozaremos con ello el solomillo.

Si queremos prepararlo con antelación, podemos dejarlo en el frigorífico y sacarlo una hora antes de hacerlo. Eso sí, lo mantendremos envuelto en el papel con todas las especies hasta que lo cocinemos.

Colocamos una sartén en el fuego y cuando esté muy caliente añadimos unas gotas de aceite de oliva. Ponemos el solomillo entero y previamente rebozado con las hierbas aromáticas. Si no nos cabe entero, lo partimos por la mitad . Vamos dándole la vuelta para que quede bien sellado.

El solomillo de cerdo a las hierbas aromáticas se adapta a múltiples combinaciones.

Una vez logrado ese sellado, se le añade una cucharadita de miel por encima, se baja el fuego al mínimo y lo tapamos con el fin de que se vaya haciendo lentamente.  Podemos mantenerlo así mientras nos tomamos el aperitivo o la ensalada, pero siempre prestando atención para que no se pase.

Justo antes de servirlo, se aparta del fuego, se coloca en una tabla y se corta en rodajas de un dedo de grosor aproximadamente. Por fuera  deben quedar doradas y por dentro rosadas, así resultará muy  tierno.

También lo podemos hacer al horno, previamente calentado a 200º. En unos quince o veinte minutos, dependiendo del tamaño del solomillo, estará cocinado.

Vale la pena probarlo, pues a pesar de su sencillez resulta un plato exquisito.

El solomillo de cerdo es siempre un bocado muy apetitoso 

Salsas para acompañarlo 

Salsa de pimientos del piquillo:

Esta salsa combina perfectamente con el solomillo cocinado de esta manera.

Para realizarla, sofreiremos un puerro y dos zanahorias, todo picado muy fino en un poco de aceite de oliva virgen extra.  

Cuando ya estén, añadimos cinco o seis pimientos del piquillo (el contenido de un bote pequeño).

Al cabo de dos o tres minutos añadimos un paquete de 200 ml de nata para cocinar.

COMPARTIR: