28 de marzo de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Exmarido de Amparo Muñoz y ahora con Gloria Monis, el madrileño de origen vasco logró convertirse en el icono masculino del destape de los años 70

Muere Patxi Andion, el cantautor de la Transición: Una intensa vida, desde una Miss Universo a la hija de un banquero

Patxi Andión.
Patxi Andión.
El cantante y actor Patxi Joseba Andión González, conocido como Patxi Andion, falleció a los 72 años en la mañana del 18 de diciembre en un accidente de tráfico en Soria. El suceso tuvo lugar a las 8.55 horas en el kilómetro 59 de la carretera A-15, en el término municipal de Cubo de la Solana, en la provincia de Soria, al salirse de la vía el Land Rover que conducía. Su pasión fue la caza -quizá fue su último hobby-, la música y ser un seductor. Sus amigos afiman que "se nos va un gran tipo".

El conocido cantautor Patxi Andión tenía 72 años y este pasado noviembre publicó su último recopilitario titulado La hora del lobicán (producido por Lemuria Música y distribuido por Warner), el album con el que conmemoraba 50 años de vida artística desde que en 1969 lanzó su primer disco, Retratos.

Patxi Andión, madrileño de nacimiento, pero vasco de raíces y de sentimientos, se convirtió en el cantautor prototípico de los años de la Transición. Sus letras reivindicativas y su posición política de izquierdas le convirtieron en un nombre fundamental para la música comprometida de la época. Entre sus canciones destacan Una, Dos y Tres, La Bohemia, Estrellas de la Mar, Carta a mi padre o Así es ValleKas.

Llegó también a colaborar con diversas organizaciones antifranquistas como la UPA (Unión Popular de Artistas) o la FRAP (Frente Revolucionario Antifascista y Patriota).

Su atractivo físico le abrió las puertas del cine a pesar de ser un actor de recursos limitados. Debutó en El libro del buen amor en 1975 donde protagonizó un desnudo integral de espaldas. Fue sonado. Asi, si el desnudo frontal de María José Cantudo hizo que todo el mundo hablara de ‘el felpudo de la Cantudo’, el público comenzó a llamar al actor ‘el Patxi, el del trasero'.

Más generosos fueron sus desnudos en La otra alcoba en 1976, a las órdenes de Eloy de la Iglesia. Aquí compartío escenas de alto voltaje junto a la bella malagueña Amparo Muñoz, ya por entoncs Miss Universo. El amor surgió entre la pareja y el morbo estaba servido. La película se convirtió en todo un éxito de taquilla gracias al interés que despertó la unión entre los dos actores.

Del destape al triunfo de Evita

Convertido en la réplica masculina de las reinas del destape de la Transición, acompañó a muchas de las actrices de la época en un cine de alto voltaje erótico como Victoria Abril en Caperucita y roja, Ana Obregón en La pícara Justina o Concha Velasco en Libertad Provisional. Esta última estaba dirigida por su íntimo amigo Roberto Bodedas con el que rodó en otros filmes como Corazones de papel (1977).

Su mejor papel, sin embargo, fue en Asesinato en el Comité Central (1981) a las órdenes de Vicente Aranda donde se metía en la piel de Pepe Carvalho, el detective creado por Manuel Vázquez Montalbán. Además, se puso en la piel del Ché Guevara en el musical Evita, que supuso el gran triunfo de Paloma San Basilio en los primeros años ochenta. 

En los ochenta su carrera musical empezó a languidecer en plena era del pop y los nuevos vientos de la Movida Madrileña. En aquella época también se alejó del cine, aunque participó en la exitosa La estanquera de Vallecas (1987), de Eloy de la Iglesia.

En esos años se centró en la publicación de varios libros, aunque nunca abandonó la música. Ya en los noventa volvió al cine para acompañar a Yvonne Reyes en su debut cinematográfico en La sal de la vida (1995). La venezolana estaba en aquellos momentos en su punto de mayor popularidad televisiva.

Su última aparición en la pantalla grande fue en La virtud del asesino (1998), una cinta que dirigió su amigo Roberto Bodegas basada en la novela del mismo nombre que el propio Patxi publicó un año antes. Esta actividad, la de escritor la combinó con la de profesor en la Universidad Complutense de Madrid, donde daba clase en la Facultad de Ciencias de la Información, en el área de Comunicación Audiovisual y Publicidad. 

Una intensa vida privada

Su vida privada también ocupó grandes espacios en la prensa rosa durante muchos años. Le costó tiempo quitarse de encima la fama de conquistador y fueron muchas las relaciones sentimentales que le adjudicaron. La más comentada fue con una de las nietas de Franco, con Carmen Martínez-Bordiú.

En 1976, como ya se ha contado, se enamoró de la actriz y Miss Universo Amparo Muñoz con la que se casó ese mismo año sin ningun tipo de alardes. El matrimonio apenas duró un año y durante esos meses el cantautor mostró una cara sorprendente, revelándose como un machista marido, según fuentes próximas a la ya fallecida actriz malagueña. Durante esos meses de relación sólo permitió a la Miss Universo rodar una película: Acto de posesión, protagonizada también por él sobre un relato de Miguel de Unamuno.

A principios de los ochenta se unió sentimentalmente a Gloria Monis, nacida de la relación extramatrimonial de Alfonso Fierro, presidente y accionista del Banco Central, con Ana Cástor. Se casaron en 1984 y tuvieron tres hijos. A partir de entonces, la imagen del cantautor cambió para siempre mostrando un estilo de vida distinto al de sus orígenes marxistas y estando presente en muchas fiestas de la jet set, incluido los veranos en Marbella, donde el matrimonio siempre se fotografiaba con las figuras del papel couché del momento como Mila Ximénez o Carmina Ordóñez. Llegó incluso a tener una casa palaciega en Toledo. Alli, en la Ciudad Imperial, fue miembro de laJunta de Protectores de la Real Fundación de Toledo, en la que ingresó en 2009. 

Para muchos de los correligionarios de su juventuid el mensaje de Patxi perdió fuerza en su últimos años. Para muchos de ellos, eran contradicciones de su vida privada.

Sus actuales amigos le lloran, según señalan a elcierredigital.com, "se nos va un gran tipo y una gran persona. Activo y buen tertuliano, con una sapiencia innata en todos los campos". En los últimos tiempos publicó un libro sobre la caza, su gran hobby que empezó a practicar como montero desde su juventud. Desde 2006 a 2013 fue director de la Escuela Española de caza. Quizá su fallecimiento a los 72 años, en la mañana del 18 de diciembre en un accidente de tráfico en Soria, se deba a esa pasión.

Patxi Andión con su segunda esposa Gloria Monís en 2006. 

El suceso que le ocasionó la muerte tuvo lugar a las 8.55 horas en el kilómetro 59 de la carretera A-15, en el término municipal de Cubo de la Solana, en la provincia de Soria, al salirse de la vía el Land Rover que conducía.

Junto a la caza, la música y ser un perfecto seductor, fueron condicionantes en su vida, que nunca olvidó. Indudablemente, este cantautor y actor, que representó una parte de la Transición y mitificó un período importante de la España más reciente, deja un significado legado a sus espaldas.

COMPARTIR: