21 de enero de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Toda una deconstrucción del género de Agatha Christie manteniendo lo que funciona con unas particularidades que no hemos visto antes

“Puñales por la espalda”, Daniel Craig lidera una retorcida película de misterio al estilo Agatha Christie

Daniel Craig como detective en
Daniel Craig como detective en "Puñales por la espalda".
Cuando hago referencia al género de Agatha Christie, me refiero al asesinato en una ubicación pequeña, en la que la lista de sospechosos se revela desde un primer momento y poco a poco vamos descubriendo al asesino. Un género también popularmente conocido como “whodunnit”, término de la contracción de la expresión en inglés “Who has done it” o “quién lo ha hecho”.

En “Puñales por la espalda”  se nos presenta un intrigante misterio: un muerto, una familia muy egoísta y una gran fortuna. Cuando el renombrado novelista de misterio Harlan Thrombey (Christopher Plummer) es encontrado muerto en su mansión, tras la celebración familiar de su 85 cumpleaños, el inquisitivo y cortés detective Benoit Blanc (Daniel Craig) es misteriosamente reclutado para investigar el asunto.

A pesar de la popularidad de estas historias, han tenido siempre más éxito en la televisión. De hecho, no se ven muchos filmes de este tipo en el cine y menos, originales. Siempre están basados en alguna novela, como de la reconocida y afamada autora, la última fue “el asesinato en el Orient Express” (2017).

Su guionista y director, Rian Johnson es conocido por haber dirigido algunos de los mejores episodios de “Breaking Bad” pero también por realizar películas de género y aunque, respetando siempre sus pautas, aprovecha para renovar y ofrecer algo muy diferente. Lo hizo con el noir en “Brick” (2005), con la ciencia ficción en “Looper” (2012)  y con Star Wars (ya casi es un género en sí mismo) con (la bien recibida por la crítica, menos por los fans) “Star Wars: Los últimos jedi” (2017).

Johnson aquí mantiene su marca e incumple algunas pautas que hemos llegado a esperar de una película de este tipo, pero lo mejor es que pone todo patas arriba pero sin quitarnos la verdadera esencia y lo que buscamos cuando vamos a ver un thriller de este tipo.

Aunque tiene una larga lista de grandes actores Daniel Craig, Ana de Armas, Chris Evans, Jamie Lee Curtis, Toni Collette, Don Johnson…Todos tienen pequeñas escenas pero consiguen que clasifiquemos a sus personajes rápidamente. Los que verdaderamente sostienen la función son Daniel Craig con una interpretación muy divertida (exagerada intencionadamente),  Christipher Plummer, que tiene una escena de una emoción inesperada, Ana de Armas y Chris Evans.

El director de "Puñales por la espalda", Rian Johnson junto a Ana de Armas y frente a ambos, Chris Evans. 

Ana de Armas que se ha adueñado de Hollywood con “Perros de Guerra”, “Blade Runner 2049” y la próxima entrega de James Bond, también lo hace en esta historia con una inocencia y bondad emotivas. Por último, Chris Evans se desmarca de su heroísmo de las películas de Marvel para ser un auténtico capullo y lo hace maravillosamente.

Craig se despoja de su personaje de James Bond

Por mucho que me encante el trabajo de Craig en la saga Bond, creo que está bastante infravalorado, por eso os dejo algunos títulos que pueden sacarle del encasillamiento empezando con la película comentada, “Puñales por la espalda”, “Los hombres que no amaban a la mujeres” (versión americana), “Layer Cake”, “La suerte de los Logan”, “Camino a la perdición” y “Munich”.

Sin embargo, ninguno puede tacharse de la lista de sospechosos. Uno, varios o ninguno han podido tener que ver con el asesinato. Afortunadamente, y por muy complicado que sea, las pistas son mostradas y uno podría ser capaz de resolverlo antes de tiempo. Casi vendría bien un intermedio para poner en común impresiones.

En una gran racha para el cine durante las últimas semanas y sin llegar a “El Irlandés” o “Parásitos”, esta  es una muy buena película y que difícilmente alguien podría no disfrutarla. Si tuviera que poner una pega es que quizás antes de empezar con la última traca final, la historia se pausa un poco y le sobran 10 minutos. También hay que valorar con qué facilidad Rian Johnson te emociona, te hace reír y te perturba ante los egoísmos generales, todo esto sin desaprovechar la oportunidad de hablar del escenario político actual.

COMPARTIR: