29 de mayo de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Fruto de la unión de la actriz española y el aristócrata italiano llevaba luchando contra la enfermedad desde su diagnóstico en 2018

Muere Alex Lequio, hijo de Ana Obregón y Alessandro Lequio, a los 27 años víctima de un cáncer

Alex rodeado de sus  padres, Ana Obregón y Alessandro Lequio.
Alex rodeado de sus padres, Ana Obregón y Alessandro Lequio.
Álex Lequio, hijo de Alejandro Lequio y Ana Obregón, falleció a los 27 años a causa del cáncer que padecía y ante el que luchó durante los tres últimos años. Lequio llevaba un mes ingresado en un hospital de Barcelona, donde recibía un nuevo tratamiento.

Álex Lequio ha fallecido a los 27 años. El hijo de Ana Obregón y Alessandro Lequio, tras tres años de lucha contra un cáncer, ha fallecido este miércoles 13 de mayo a causa de una leucemia.

La noticia la ha confirmado la revista ¡Hola! medio de confianza de la familia. Con estas palabras y una imagen preciosa de madre e hijo el medio citado daba la impactante noticia: “Aless Lequio, hijo de Ana Obregón y Alessandro Lequio, ha fallecido a los 27 años a causa del cáncer que padecía y que afrontó de manera admirable durante los últimos dos años”.

Alex ha sido un ejemplo para todos. Un joven luchador, vital y optimista, que pese a la dureza de la enfermedad jamás perdió la sonrisa ni las ganas de vivir, todo lo contrario. Con más ilusión que nunca afrontaba una etapa de desafíos y nuevos proyectos.

Desde que a su hijo le detectaran el cáncer en 2018, Obregón ha parado por completo toda actividad profesional para dedicarse en cuerpo y alma a Álex. De hecho, la fuerza del joven empresario ha sido un motor para su madre, así lo ha reconocido ella en diferentes ocasiones confirmando “que no solo le ha dado una gran lección a su corta edad, sino que le ha hecho ver las cosas de diferente manera porque es un chico muy fuerte, muy valiente y lleno de optimismo”.

Alex era famoso desde la cuna. 

Ana Obregón, que lo dejó todo para acompañar a su hijo en tan duro momento, habló abiertamente de cómo afrontan la enfermedad. “Cuando el médico me dice ‘su hijo tiene un tumor’, es como si se hubiera bajado de repente el telón de mi vida”, explicaba ¡Hola!. “Me pasé toda la noche llorando sentada al lado de mi hijo dormido”, aseguraba. Y tres días después se confirmaba el fatal diagnóstico: “Era maligno y, además, de un tipo del que había muy pocos casos en el mundo. Desde ese momento supe que yo ya no podía desmoronarme”. La bióloga y presentadora fue muy clara en cómo habían afrontado la enfermedad: "Mi hijo llegó a preguntarme si iba a morir", confesaba en Volverte a ver, el programa que presenta Carlos Sobera en Telecinco.

COMPARTIR: