01 de diciembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El periodista Martín Bianchi recrea sus vidas en la novela histórica 'Bay y Crista, las hijas de Alfonso XIII. Dos Infantas marcadas por el exilio'

Un libro desvela los secretos de las Infantas Beatriz y Cristina, las desconocidas hijas de Alfonso XIII

Las pequeñas Beatriz y Cristina con su padre Alfonso XIII.
Las pequeñas Beatriz y Cristina con su padre Alfonso XIII.
Hace cien años, hubo dos Infantas que despertaban la curiosidad del público y la prensa, tal y como hoy lo hacen la princesa Leonor y su hermana Sofía. Se trataba de Beatriz y María Cristina de Borbón y Battenberg, las hijas de Alfonso XIII y Victoria Eugenia. El periodista Martín Bianchi relata su historia en el libro 'Bay y Crista, las hijas de Alfonso XIII. Dos Infantas marcadas por el exilio' (Esfera de los Libros).

Baby y Crista, como las llamaban, nacieron rodeadas de los privilegios y ritos de una monarquía decadente, pero con el estigma de la hemofilia, una terrible enfermedad heredada de su madre y de su bisabuela inglesa, la reina Victoria. Su infancia y juventud quedaron marcadas por tiempos turbulentos y episodios que moldearon la historia reciente de España. También sufrieron grandes tragedias familiares: La muerte inesperada de dos de sus hermanos, la separación de sus padres, las peleas dinásticas... Sin embargo, siempre aseguraron que su huida de España, la mañana del 15 de abril de 1931, y el largo y forzado exilio fueron sus mayores desgracias.

Martín Bianchi (Buenos Aires, 1983) relata su historia en el libro Bay y Crista, las hijas de Alfonso XIII. Dos Infantas marcadas por el exilio (Esfera de los Libros). Bianchi es actualmente es redactor jefe en la revista ¡Hola! Antes fue jefe de Sociedad en la revista Vanity Fair y jefe de Sección en el diario ABC, donde coordinó el suplemento Gente y Estilo del fin de semana. A lo largo de su carrera ha entrevistado a numerosos miembros de la realeza y de la jet set internacional, incluidos el rey Carlos XVI Gustavo de Suecia, el rey Constantino II de Grecia, el rey Simeón II de Bulgaria, la infanta Pilar de Borbón, la princesa Marie-Chantal de Grecia, la princesa Marta Luisa de Noruega, el príncipe Manuel Filiberto de Saboya o la princesa Gloria von Thurn und Taxis, entre otros.

¿Por qué escribir este libro?

Soy argentino y siempre digo que crecer en una república me hizo monárquico. Siempre me han interesado los temas de realeza. En ABC, entrevisté a Carlos Gustavo de Suecia o Simeón de Bulgaria. Yo iba con unas ideas en la cabeza y ellos me comentaron que les encantaría un libro sobre las hijas de Alfonso XIII. Son las más desconocidas de la era Alfonsina.

¿En el principio del libro hace un paralelismo entre la monarquía de Alfonso XIII y la de Felipe VI?

Alfonso XIII se enfrentaba a los mismos problemas que hoy acechan al Rey. Vivimos una etapa de nuevas tensiones políticas pero que son la de siempre como el asunto catalán. La verdad es que sorprende ver cómo ha pasado un siglo y seguimos igual.

Portada del libro de Martín Bianchi. 

¿Hay un asunto que siempre las marcó que es el fantasma de la hemofilia?

Dese luego. Por un lado, siempre estuvieron pendientes de sus hermanos Alfonso y Gonzalo aquejados de ese mal.  Por otro lado, había muchos candidatos que no se acercaban a ellas por ese tema. Estudiando sus vidas he descubierto que tenían una capacidad importante de reponerse frente al sufrimiento.

Entre sus conatos de matrimonio destaca la relación que tuvieron la Infanta Beatriz y el hijo del dictador Miguel Primo de Rivera.

Sí, pero a pesar de lo que se pueda pensar no fue por los Reyes sino por el propio Primo de Rivera que, como buen militar, respetaba mucho la jerarquía y pensaba que no estaba bien que su hijo se uniera con una Infanta. Para que la relación se enfriase decidió mandar al joven a Estados Unidos.

Llama la atención que con ese problema acechando a los herederos, no se cuidase más de la educación de Beatriz y Cristina.

No tenían formación, ni militar ni de Estado, ni siquiera compartían tutores con sus hermanos ni se les permitió acudir a las escuelas, pero para su contexto sí tuvieron una formación cultural aceptable. Pero más allá del Príncipe de Asturias no había una formación específica. Siempre se ha hecho lo mismo y en todas las monarquías.

Los que es evidente es que en ese sentido no se parecen en nada a Leonor y Sofía.

Hombre, hay un abismo. Leonor y Sofía van a un colegio con niños de su edad, y su educación es la misma independientemente de su sexo. Van a tener una visión más completa del mundo. Lo cierto es que ya en la anterior generación, la de Felipe VI y sus hermanas hubo un cambio sustancial. Hoy están más en contacto con la realidad de la gente. Cristina y Baby estaban rodeadas de una corte brutal. Por otro lado, ten en cuenta que Leonor es una heredera al trono y eso supone que va tener una preparación mucho más específica y especial.

Martin Bianchi:

Martín Bianchi.

En el exilio se casan con dos hombres bien situados económicamente. Beatriz fue la abuela de Alessandro Lequio. ¿Cómo llevó que en los años 90 se convirtiera en objetivo de la prensa del corazón?

La verdad es que era su nieto favorito y siempre lo apoyó. Se ha hablado mucho de si a la familia les molestaba eso. Realmente siempre respetaron todas las decisiones que han tomado sus miembros.

En la guerra por la sucesión al trono entre Don Juan y su hijo. ¿Qué posición tomaron las Infantas?

Cuando Franco se decanta por Juan Carlos, Crista va a Estoril para dar ánimos a su hermano Juan, pero también para convencerle de que no actuase a las bravas. Ellas respetaron a su padre y a su hermano como heredero, pero ante todo tenían claro que lo importante es que la monarquía volviese a España. Creían firmemente que la institución estaba por encima de las personas.

COMPARTIR: