25 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La cuestión generacional es una de las causas principales del aumento de no creyentes, especialmente entre menores de 34 años

El número de ateos se dispara en España, uno de los efectos que deja la pandemia

Religión católica en España.
Religión católica en España.
De acuerdo con el último informe de la Fundación Ferrer i Guàrdia, la pandemia ha acentuado la pérdida de religiosidad y la secularización entre la población española. Los datos indican que durante los dos primeros años de covid-19 el número de no creyentes pasó del 27,31% al 37,1%, un incremento de casi diez puntos porcentuales.

La Fundación Ferrer i Guárdia ha publicado un informe donde evalúa la relación entre religiosidad y sociedad en España durante los dos últimos años de pandemia. Según indican los datos recogidos en el estudio, en el año 2000 la población no creyente ocupaba un 13,2%, mientras que en el año 2019, las personas declaradas ateas se incrementaban hasta el 27,5%. La cifra siguió en ascenso en 2021, año en el que los no creyentes ya suponían el 37,1% frente a los que se consideraban católicos, que ocupaban el 58,8%, y el 2,5% de la población que se consideraba creyente de otras confesiones.

Por otra parte, el 63,5% de los ciudadanos entre 18 y 24 años señalaban que no tenían ningún tipo de creencia y el 56,2% de las personas entre 25 y 34 años se declaran ateos o agnósticos. Las personas mayores de 65 años que no tienen creencias religiosas ocupan solo 21,1%. Los datos han sido analizados por los autores del CIS, el Ministerio de Educación y Hacienda y la Conferencia Episcopal Española. 

Según apuntan los expertos, el 10% de descenso en la religiosidad puede estar relacionado con la época de fuertes cambios sociales que se han producido tras la pandemia. La Fundación ha señalado que las comunidades donde más personas se consideran no creyentes son Cataluña (41% de las personas se declaran no religiosas), Navarra (igual porcentaje) y País Vasco (37,8%). 

Por el contrario, Murcia (17,9%), Melilla (15%) y Ceuta (3,40%) son las comunidades con menor porcentaje de personas ateas. La adscripción religiosa oscila entre el 57,3% en Cataluña y el 96,7% en Ceuta. En Madrid se sitúa en el 66,5% , Andalucía, el 78,3% y en Extremadura el 81,8%.

Enlace matrimonial católico en España. 

Por otro lado, el informe destaca también que nueve de cada diez enlaces matrimoniales se han celebrado en la vía civil. En 2008, más de la mitad de los matrimonios fueron civiles y desde ese momento los matrimonios religiosos descendieron, marcando una cifra histórica en 2020, cuando sólo el 10,5% de los enlaces fueron bodas religiosas. Las comunidades donde menos se celebran bodas religiosas son Melilla, con un 93,88% de enlaces civiles; Cataluña, con el  93,88%, y en País Vasco, donde esta ceremonia civil ocupa el 93,55%.   

La retribución tributaria a la Iglesia católica

El estudio también aborda la evolución de la asignación tributaria a la Iglesia y a otros fines sociales, habiendo pasado la primera opción del 36,6% en 1998 al 11,30% en 2018.  Según el Ministerio de Hacienda, a partir del año 2018 el número de personas que eligieron la casilla de la Iglesia en la declaración de la renta desciende año a año.

En cuanto a la opción de destinar este porcentaje a otros fines económicos de interés social, la elección se ha incrementado del 29,20% en 1998 al 32,80% en 2018, según los últimos datos del Ministerio de Hacienda del año último disponible. 

¿Religión o alternativa?

Respecto al ámbito educativo, el informe aborda la situación de la asignatura de religión en las escuelas, donde el porcentaje de niños que eligen actividades alternativas a la religión crece hasta el 36,1%, según los datos del Ministerio de Educación. 

Las comunidades con mayor proporción de alumnos de primaria que cursan asignaturas optativas a la religión son el País Vasco (59,7%), Cataluña (58,4%) y Baleares (45,8%). En cambio, las comunidades que eligen en menor proporción esta materia son Andalucía (19,5%), Extremadura (13,6%) y Ceuta (8,6%). 

En los últimos meses, el alumnado que cursa la asignatura de religión ha descendido en 163.638 inscritos, a pesar del aumento de profesores que la imparten que alcanzan los 35.294 según los datos de la memoria anual de actividades de la Iglesia católica en España. 

COMPARTIR: