28 de noviembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Con 75 años, la artista estaba casada desde hace cuarenta con el actor Ramiro Oliveros y ha sido protagonista de la vida española varias décadas

Muere la tonadillera Concha Márquez Piquer: Hija de 'Doña Concha', ex de Curro Romero y ahijada de Evita Perón

Concha Márquez Piquer.
Concha Márquez Piquer.
Concha Márquez Piquer falleció en Madrid a los 75 años. La tonadillera atravesaba en los últimos meses un momento delicado de salud a causa de una infección pulmonar que le ha obligado a permanecer ingresada las últimas semanas. La familia ha llevado con total discreción los problemas de salud de una artista que siempre se caracterizó por su sentido del humor y una formación cosmopolita que contrastaba con otras artistas de su generación.

Concha Márquez Piquer lo tenía todo para triunfar en el mundo del espectáculo: rubia, ojos claros, buena voz, hablaba idiomas y tenía un marcado sentido del humor. Sin embargo, era la hija de doña Concha Piquer, la inventora de todo un género artístico. La idea de lo que hoy entendemos como folklórica nació en gran parte con ella. Creó una forma de interpretar y un género, la copla, que bebía del flamenco y del cuplé francés. Con tales antecedentes era muy complicado no palidecer ante la comparación. 

Nació el 31 de diciembre de 1944 en Buenos Aires fruto de la relación de la tonadillera valenciana con el torero Antonio Márquez, al que llamaban 'el Belmonte rubio'. La madrina de la pequeña fue la entonces todopoderosa Primera Dama argentina Eva Duarte de Perón. Gracias a ella, la pequeña consiguió salvar la vida. Enfermó y en época de escaseces conseguir penicilina sólo estaba al alcance de manos tan poderosas como la Evita. 

Educada en Suiza y Inglaterra, se preparó para ser actriz con Vanessa Redgrave, y el productor Cesáreo González quiso lanzarla como estrella de cine. Sin embargo, en su vida se cruzó un torero, Curro Romero. Concha Piquer se oponía a la unión de ambos por la juventud de su hija. La guerra entre madre e hija duró una semanas. En una ocasión en la que en una reunión social Conchita se quejaba de su madre, Sara Montiel presente en la misma, le cruzó la cara. 

De poco sirvió que Saritísima le marcara los cinco dedos del destino en la cara. La joven con 17 años se casó en octubre de 1962 con el diestro. Juntos estarían 15 años casados y tendrían dos hijas: Conchitín y Coral. 

Pronto el matrimonio empezó a tener problemas. Conchita quería triunfar como artista y contaba con el apoyo de madre pero el torero no lo aprobaba. Conchita fue presentada oficialmente con el repertorio de su madre en 1969 en Valencia. El acto fue presentado por Fernando Vizcaíno Casas y Concha Velasco. Un año más tarde participó en el concurso Pasaporte a Dublín de Televisión Española que elegía el representante para la Eurovisión de 1971. La ganadora, Karina, contaba en sus memorias cómo doña Concha se presentaba en las grabaciones y le aconsejaba a su hija alejarse de ella para evitar que la eclipsase. 

"Nothing to do, Conchín"

En la década de los 70 intentó triunfar en el mundo del espectáculo. Lanzó un disco sin éxito, participó en la película Casa Flora junto a Lola Flores y estrenó la obra de teatro Un millón de rosas, sobre la vida de La Bella Otero. Sin embargo, muchos otros proyectos no fructificaron. 

Concha Piquer y Conchita. 

En el mundo del espectáculo es conocida una anécdota que se usa entre los actores para contar que un casting no ha salido bien. Doña Concha se dirigió a su hija en inglés, pensando que nadie la entendería, para comunicar a su hija que un proyecto había fracasado: "Nothing to do, Conchín". 

En otra ocasión la Piquer contactó con Antonio Gala para pedirle que escribiera un libreto sobre su vida para que Conchita lo interpretase. Sin embargo, el escritor se negó de forma tajante: "Su vida, doña Concha. Sólo se ha enamorado de un torero rubio y eso nos ha pasado todos". 

De Curro Romero a Ramiro Oliveros

Su matrimonio con Curro Romero llegó a su fin en 1978. En las memorias que publicó, tituladas Yo Misma, Márquez relata las constantes infidelidades y juergas nocturnas del torero. “Ponérmelos sí que me los puso, pero muchos años después de casarnos. A Curro le gustaba mucho la fiesta. Las juergas flamencas le duraban dos o tres días y cuando no, pues partidas de póquer interminables”. 

En 1981 conoció al actor Ramiro Oliveros, uno de los grandes galanes de la escena española. Se casaron en México, donde estaban rodando una película, el 31 de diciembre de 1982 y ya nunca se separaron. En esos años fue abandonando poco a poco su carrera artística. En especial, tras la terrible muerte de su hija Coral en una accidente de tráfico. Este suceso la marcaría para siempre. Dos años después dio a luz a Iris, la única hija de su matrimonio con Ramiro Oliveros. 

Con Ramiro Oliveros. 

Tras el fallecimiento en diciembre de 1990 de Concha Piquer, Conchita volvió unos años al mundo del espectáculo interpretando durante años las canciones que hizo inolvidables su madre. En especial tuvo una gran resonancia el espectáculo De la copla a Broadway donde demostraba su gran versatilidad artística. 

En esos años también se animó a contar en los medios de comunicación su relación con lo espiritual y su capacidad para predecir algunos acontecimientos futuros. Así vivió el tsunami en 2004 en Bangkok, junto a Ramiro Oliveros. “Lo intuí. Soy medio bruja y lo predije. Ramiro no me hizo caso cuando ayer le anuncié que iba a haber un terremoto. Me quedé mirando una lámpara impresionante que hay en el hotel Sheraton y le comenté que estaba segura de que iba a pasar. Él me decía “anda, anda” ¡Y mira si ha pasado! Dentro de dos días nos teníamos que trasladar a la isla de Phuket donde teníamos todo organizado para celebrar el Fin de Año, nuestro aniversario de bodas y el cumpleaños de mi marido. Pero ahora no sabemos qué hacer". Así lo relataba a los medios de comunicación.

Retirada desde hace más de un año de los medios, Conchita Márquez se ha ido envuelta en una elegante discreción que, pese a algunos acontecimientos de su vida, siempre la acompañó. 

COMPARTIR: