23 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El exconcejal menorquín del PSOE Alonso Carvajal es uno de cuatro candidatos a liderar la institución filosófica internacional con cerca de 300 años

Los mitos y secretos que rodean a la masonería en España ante la próxima elección de su Gran Maestro

Masones en la Logia
Masones en la Logia / Miembros en una reunión de la organización
Las elecciones al próximo Gran Maestro de la masonería española están en marcha. José Antonio de Haro, Txema Oleaga, Adolfo Alonso y Luis Alcaina son los cuatro candidatos para ostentar el cargo durante los próximos cuatro años. La masonería se inició en el siglo XVIII y existen logias tanto de hombres como de mujeres.

La Gran Logia de España (GLE) ya tiene a sus cuatro candidatos para postularse como Gran Maestro de la masonería española. José Antonio de Haro, Txema Oleaga, Adolfo Alonso y Luis Alcaina se enfrentarán para liderar la Logia, que se define a sí misma como “el cuerpo masónico que mantiene lazos de amistad y reconocimiento con todas las Grandes Logias regulares de todo el mundo”.

La elección de Gran Maestro es un proceso que se da cada cuatro años y que se vota de manera democrática entre los Venerables Maestros de las logias, según ha expresado un masón a elcierredigital.com. “Cuando entras eres Aprendiz, luego pasas a Compañero y luego a Maestro. Pero los maestros no pueden votar todos ellos, solo los que han sido venerables maestros en sus logias”, confirmaba el masón.

Dicha votación tendrá lugar durante diez días, en los que los Venerables Maestros podrán elegir a su candidato de forma telemática o bien presencial. Un 40% del censo total que votará está compuesto por aquellos masones de nacionalidad no española que están auspiciados bajo la Gran Logia de España.

Los candidatos a Gran Maestro de la Gran Logia de España

Txema Oleaga es uno de los candidatos a convertirse en Gran Maestro. Senador por el PSOE, es el que ofrece una alternativa más rupturista con el actual Gran Maestro, Óscar Alfonso de Ortega. Luis Alcaina, otro de los candidatos, opta por una opción más reformista mientras que José Antonio de Haro apuesta por continuar con el legado de su predecesor.

El último candidato, Adolfo Alonso, es Doctor en Derecho y abogado de familia. Su programa, a diferencia de los anteriores, es más moderado. De este modo, busca tender puentes y que la logia sufra una evolución sin dejar atrás al pasado. “Por supuesto que es necesario un cambio constitucional. Por supuesto que hay que poner límites y control a las actuaciones de nuestros Grandes Maestros. Por supuesto que nos urge un cambio. Pero, por supuesto, que no a cualquier precio y, menos aún, al precio de perder nuestros valores masónicos”, afirmaba el candidato en un artículo en el que defiende su candidatura.

Adolfo Alonso Carvajal

Alonso Carvajal renunció en octubre del pasado año a su cargo de concejal en el Ayuntamiento del municipio menorquín de Sant Lluís para postularse a Gran Maestro de la Gran Logia de España. El abogado, dos veces candidato al Congreso de los Diputados por el Partido Socialista en el País Vasco y conocido por llevar la defensa de Francesco Arcuri, expareja de Juana Rivas, dejaba a un lado la política y oficializaba su candidatura a máximo responsable de la que es la principal institución masónica de España.

Inicios de la masonería

“La Masonería es una institución filosófica, filantrópica y progresista a nivel internacional con alrededor de 300 años de antigüedad cuyo objetivo máximo es estimular el perfeccionamiento moral e intelectual de hombres y pueblos buscando obtener la fraternidad universal”. Así define la Gran Logia de España qué es la masonería. Sus 300 años de antigüedad se remontan al año 1717 en Reino Unido. Fue allí donde los caballeros londinenses fundaron la Gran Logia de Inglaterra, un espacio en el que sus integrantes (con diferentes creencias religiosas) podían compartir inquietudes e ideas con total libertad. Con el objetivo de conseguir el desarrollo personal, la masonería se divide en grupos llamados logias, que se encuentran bajo el amparo de las grandes logias nacionales.

En España, la Gran Logia posee alrededor de 3.000 miembros distribuidos en 170 logias. Aunque al hablar de ellas hay que establecer una diferenciación fundamental que indica quién puede pertenecer a cada una de ellas: las logias regulares y las logias liberales.

La Gran Logia de España es de las consideradas logias regulares, es decir, que se rigen por la Gran Logia Unida de Inglaterra, de la que forma parte. Es este tipo de logia el que marca un claro requisito para ingresar en ella. “Para ser miembro es preciso ser varón, mayor de 21 años, sin distinción de nacionalidad, grupo social o religión, tener una mínima capacidad de comprensión de los conceptos filosóficos de la Orden y disponer de una ‘ciencia, arte, oficio, o renta’”, especifica la web de la GLE.

Los mitos de la masonería: no admiten mujeres y son sociedades secretas

Es esta diferenciación entre los dos tipos de logias lo que hace creer popularmente que la masonería no admite mujeres. Según confiesa Adolfo Alonso en una conversación con elcierredigital.com, “hay dos organizaciones que solo admiten mujeres. Hay una que solo son hombres. Hay otra que son hombres y mujeres. Cada uno opta por lo que quiere con total libertad. No es cierto esa idea de que si la masonería no quiere mujeres”. Además, añade que “las grandes feministas de finales del siglo XIX y principios del XX fueron masonas. Clara Campoamor era una de ellas. La mujer ha estado presente siempre en la masonería en España y, sobre todo, muy vinculada con el feminismo”.

Una de las logias femeninas es la Gran Logia Femenina de España, en cuya web afirman que existen desde el comienzo de la masonería. También existen las logias mixtas como la logia Logos de Mallorca. Todas ellas formarían parte de las denominadas logias liberales, en las que sus miembros no son exclusivamente hombres.

Según un masón consultado por elcierredigital.com, “oficialmente está prohibido que los masones regulares vayan a reuniones de irregulares y viceversa. Pero extraoficialmente nos consideramos hermanos”. Además, afirma que la exclusividad de hombres en las logias regulares viene marcada por la tradición.

Otro de los mitos relacionados con la masonería tiene que ver con el secretismo que la envuelve. Según Adolfo Alonso, ese tópico de organización secreta no es real y, en el caso de España, “viene del siglo XIX y del siglo XX, especialmente de la Guerra Civil” ya que, durante esta época, Franco se posicionó muy contrariamente a los masones. Sin embargo, en la actualidad, Alonso afirma que actualmente no existe ese secretismo: “Las logias están en internet. Es absolutamente fácil de ver y de contactar con ellas”.

COMPARTIR: