22 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Un minucioso análisis literario de Davide Maffi que muchas veces abruma por la cantidad de información

Los últimos Tercios: Un libro rompe la versión oficial sobre la decadencia del Ejército de Carlos II

El reinado de Carlos II, “el Hechizado”, es estudiado como un periodo lleno de fracasos y derrotas. Es cierto que el último de los Austrias españoles está muy lejos de los dos primeros monarcas que abrieron la dinastía, pero, como saca a la luz Davide Maffi, el papel tantas veces denostados de los “anticuados” tercios no fue ni tan decadente ni débil como se ha empeñado a señalar buena parte de la historiografía clásica.

Batallas como Fleurus (1690) o Marsaglia (1693) han entrado en la historia como dos abrumadoras derrotadas del ejército español frente a la imparable potencia bélica que en ese momento era el ejército francés de Luis XIV. Pero incluso dentro de episodios bélicos tan nefastos como estos de la Guerra de los Nueve Años, un análisis profundo desmiente el papel de un ejército “decadente, anticuado y sobrepasado” como muchas veces se ha calificado a las tropas españolas de esta última fase del siglo XVII. En Fleurus, por ejemplo, el ala de los españoles resistió la acometida de diferentes oleadas francesas y en Marsaglia mantuvo su posición mientras los aliados de los españoles cedían terreno.

Batalla de Marsaglia

Este es un ejemplo de la enorme riqueza en el estudio de los acontecimientos de ese periodo que ofrece uno de los mayores especialistas en historia moderna y en los últimos de los Habsburgo, Davide Maffi, en su última obra Los últimos Tercios. El ejército de Carlos II editado por Desperta Ferro. En su análisis minucioso de los episodios bélicos, por ejemplo, demuestra que el español era un ejército mucho más flexible que supo adaptarse a las nuevas circunstancias y que, como mínimo, se lo puso muy difícil a todos sus enemigos.

Demasiados frentes de guerra

El estudio del profesor de Historia de la Universidad de Pavía abarca todas las facetas y rompe muchos mitos: desde la profesionalidad de los ingenieros hasta una armada a la que también se le ha culpado de buena parte de la decadencia del periodo. Así, realizando muchos esfuerzos financieros -a pesar de la falta de fondos- y logísticos España consiguió armar un ejército en calidad equiparable al del resto de las grandes potencias y que solo estaba en clara desventaja por el francés, por el enorme número de efectivos que podía movilizar Luis XIV, gobernante del país más poblado de Europa occidental.

Los últimos Tercios de Carlos II es una obra minuciosa que rompe muchos de los tópicos de la época

El mayor problema al que se enfrentó España era tener demasiados frentes abiertos: Países Bajos, Cataluña, Italia, Norte de África…. Muchos lugares y plazas que defender y una Hacienda pública completamente exhausta solo podía conducir al fracaso y, aún así, el buen hacer de las fuerzas armadas españolas, dirigidas por unos oficiales que igualmente no eran tan incompetentes como tradicionalmente se ha afirmado, conllevo a que, aun cediendo en algunos lugares, se mantuviera una posición mucho más fuerte de lo que se podría esperar.

Un trabajo minucioso rico en fuentes

Para llegar a estas conclusiones Davide Maffi ha realizado un ejercicio académico de investigación abrumador que se refleja en cuadros resúmenes, comparativas, detalles de la narración y la riquísima bibliografía final.

Con todo ello tenemos una obra que podemos decir ya que va a ser imprescindible para quien quiera conocer más en profundidad esta época y desterrar mucho de los tópicos. Si además la juntamos con otras enormes obras de Desperta Ferro sobre la época como “De Pavia a Rocroi” o los dos volúmenes de “La Guerra de los Treinta Años” tendremos una fuente de conocimiento sobre los ejércitos de los Austrias españoles de lo más completa.

COMPARTIR: