16 de mayo de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Luis García Montero, Manolo Monereo o Jorge Javier Vázquez se convierten en nuevos apoyos del presidente socialista del Gobierno

Conocidos personajes de la Cultura cambian su apoyo político: Dejan a Pablo Iglesias por Pedro Sánchez

/ Luis García Montero. Foto: Instituto Cervantes.
El constante crecimiento electoral del PSOE está provocando una fuga de apoyos para Unidas Podemos, que está viendo con amargura cómo algunas estrellas de la política y la cultura se están pasando al lado de Pedro Sánchez. Este parece el caso de Luis García Montero, Manolo Monereo o Jorge Javier Vázquez. Esta fuga de intelectuales también la sufrió Santiago Carrillo en el PCE hace casi cuatro décadas.

Alberto Garzón advirtió en 2019 que la caída electoral de Unidas Podemos podía provocar que algunos militantes o partidarios de la coalición morada tuviesen la tentación de pasarse con armas y bagajes a la socialdemocracia. 

El coordinador federal de Izquierda Unida quizás recordaba el éxodo de intelectuales que sufrió el PCE de Santiago Carrillo cuando el partido marxista se desplomó en 1982. O cómo Manolo Vázquez Montalbán 'cambió' el PSUC (hermano catalán del PCE) por CiU. 

Estrellas que se pasan al PSOE

Jorge Javier Vázquez recibió con muchísimo entusiasmo el nacimiento de Podemos, pero con el paso del tiempo el presentador y actor teatral ha mutado este apoyo hacia el PSOE de Pedro Sánchez (que hace unos años entró por teléfono en 'Sálvame'). 

Otra personalidad tradicionalmente cercana a Unidas Podemos es su exdiputado Manolo Monereo, gurú de la Izquierda Unida de Julio Anguita y creador de la teoría de las dos orillas (esa por la cual 'El Califa rojo' decía que IU estaba en una orilla y el PP y PSOE compartían 'trinchera' en las cosas de comer). 

Tras el triunfo del PSC, Monereo asegura que "la operación Illa ha funcionado y dice mucho de la audacia del equipo electoral que gobierna el partido socialista desde los despachos de la Moncloa. Colocar como alternativa en Cataluña al responsable de la gestión de la pandemia era una decisión especialmente arriesgada". 

"Ahora se dice que es una victoria agridulce; no lo es. Pedro Sánchez sabía perfectamente que Illa no iba a conseguir una mayoría para gobernar, pero duplicar escaños y convertirse en la primera fuerza política es una proeza que legitima al candidato e, indirectamente, al secretario del partido socialista. Se podría decir que el Gobierno aprueba en su primera evaluación pública y que el desgaste ha sido menor de lo esperado", dice en un artículo publicado por cuartopoder.es

Con principios y con proyecto

Monereo afirma que tras las catalanas "Pedro Sánchez ha salido reforzado. Lo que habría que precisar es si este fortalecimiento lo es del Gobierno en su conjunto o solo del partido del presidente". ¿Le habrán pitado los oídos a Pablo Iglesias?

Manolo Monereo. Foto: Captura Youtube. 

Sigue el politólogo: "¿Cómo queda la correlación de fuerzas dentro del Gobierno? Intuyo que Pedro Sánchez gana capacidad de maniobra y la pierde Pablo Iglesias. El PSOE se recompone como partido empezando por unas nada fáciles elecciones autonómicas en Cataluña y en medio de una crisis que ha puesto en cuestión todos los dispositivos del Estado".

Y añade: "Se suele decir que Pedro Sánchez es un político sin principios y sin proyecto. Nunca lo he creído. El presidente del Gobierno es un político normalizado que se adecua al discurso dominante, que crea su propio espacio y que concede a las ideas un papel no demasiado relevante. Como todos. Ahora bien, siempre ha tenido un proyecto: convertir de nuevo al PSOE en la centralidad política del país garantizándole una larga permanencia en el Gobierno". 

"La palabra clave es reconocimiento. Pedro Sánchez lo que ha pretendido siempre es ser reconocido como el interlocutor indispensable de los grandes poderes económicos, el hombre capaz de asegurar la estabilidad de la Monarquía parlamentaria, neutralizar el conflicto social e impedir el surgimiento de una alternativa al sistema de poder dominante. Lo ha tenido que hacer en condiciones muy difíciles en un país que cambiaba, con un movimiento social como el 15M, con una fuerza política como Podemos; frente a un aparato de partido viejo y amanerado, demasiado escorado a la derecha y, esto es decisivo, en un momento que la historia se acelera y muta", subraya. 

Luis García Montero: de candidato de IU a estrella del PSOE

Luis García Montero fue el fallido candidato de Izquierda Unida a la Asamblea de Madrid en 2015. Pero su lista no sacó ni un solo diputado y el poeta granadino se resarció políticamente aceptando la oferta del PSOE para dirigir el Instituto Cervantes tras la moción de censura protagonizada por Pedro Sánchez en 2018. 

No parece muy contento ahora García Montero con un partido con el que se le presumiría afinidad ideológica, Unidas Podemos. Y es que en Infolibre denunció la querencia de Iglesias por evidenciar sus disensos con Sánchez: "Agradezco que a través de las redes se divulguen artículos de calado político. Pero los políticos deberían dejar que las pataletas en forma de tuit quedasen reducidas a las personas sin responsabilidad pública que necesitan por desgracia vociferar".

"Asumir el vocerío desde las cabezas visibles de los partidos, ya estén en la oposición o en el Gobierno, deshace la dignidad de un espacio público que negocia y toma decisiones según principios y realidades, no según las ocurrencias en los ataques de rabia. Algunos amigos deberían descansar en unos meses por lo que se refiere a la tuitería", afirma. 

Gaspar Llamazares suma y sigue

El excoordinador federal de Izquierda Unida está cada vez más lejos de su antiguo partido y asegura que el progresismo español sufre "las secuelas de las heridas infringidas por la esterilidad del populismo, que todavía hoy actúa de tapón, y lo hará durante el tiempo que tardemos en construir un proyecto de izquierdas". 

Gaspar Llamazares. Foto: Captura TVE. 

Llamazares, que en sus manifestaciones públicas cada vez se muestra más cercano a los postulados del PSOE, dice que "lo que queda del Podemos original es tanto y tan poco como lo único que puede producir el populismo: liderazgo carismático, antagonismo, gestos sin contenido y la nostalgia del 15M como paradigma seminal de la movilización". 

El exdirigente asturiano dice que "el Podemos original albergaba su propia esterilidad y riesgo democrático, la ilusión la causaban agentes externos: crisis, esclerosis de la política… Podemos era una gran ilusión populista". 

 

 

COMPARTIR: