08 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La joven empresaria de 27 años organiza diversas actividades para promocionar la tauromaquia en todo el mundo y tiene miles de seguidores en Instagram

Ksenia Tinyakova, presidenta del Club Taurino de Rusia, apasionada de la tauromaquia desde que conoció España

Ksenia promueve la tauromaquia en su país, Rusia.
Ksenia promueve la tauromaquia en su país, Rusia.
Ksenia nació en Moscú, tiene 27 años, es empresaria y Licenciada en Derecho especializada en Administraciones Públicas. Pero Ksenia también se ha formado en el mundo del toro y ha aprobado hace un año el curso para Presidentes de ANPTE (Asociación Nacional de Presidentes de Plazas de Toros). Según afirma, "hay que decir con la cabeza bien alta 'soy taurina', igual y con el mismo orgullo con el que decimos soy español, ruso, mejicano o japonés".

Actualmente, esta mujer de origen eslavo es una auténtica apasionada del toreo, tanto que la ha llevado a convertirse en la presidenta del Club Taurino de Rusia. La conocemos más profundamente a través de una entrevista en la que ha quedado patente su conocimiento en la materia, que suele plasmar en su instagram. 

Ksenia Tinyakova.

Ksenia, ¿Qué es para ti la tauromaquia?

La tauromaquia es llorar de emoción, sentir, pasar miedo, reír de felicidad, estar vivos. Pero sobre todo es un arte, una parte inseparable de la cultura española. Reúne en torno a ella muchas expresiones culturales, música, danza, etc. Te puedo decir que es a través de esta expresión cultural que puedo expresar mi pasión por la cultura española.

Ksenia, ¿es cierto que en el programa educativo del colegio en el que estudiaste en  Moscú se imparte una clase dedicada a la tauromaquia donde se explica el ritual taurino?

La verdad es que ya no me acuerdo bien (ríe), pero tengo claro de que se nos explicó el ritual como parte de la cultura española, al igual que podía ser el flamenco. Allí no se esconde, sabíamos lo que eran las banderillas, conocíamos las tres suertes pero, repito, entendido como parte del acervo cultural español.

Sabes que esto en España es casi impensable, ¿Qué opinión te merece que en la cuna del toreo casi se sienta vergüenza de serlo?

Desgraciadamente es así. Creo que es una tendencia mundial, quizá todo parte de un excesivo cariño a los hijos que intenta alejarles de todo aquello que pueda significar  la sangre, la muerte… La realidad del mundo, en suma. Lo que se debe de hacer es darles más información para que ellos puedan decidir por sí mismos, como se hace con otros temas de la vida –religión, política…-.

¿En Rusia también se ven afectados por estas corrientes animalistas?

Sí, pero sobre todo, por la influencia europea, aunque no tanto como en España y más en las ciudades que en mundo rural.

Ksenia Tinyakova con José Ignacio Herce Álvarez. 

¿Cómo nace la afición al toreo en un ruso?

Muy fácil, por el interés cultural. Cuando vienes a España hay muchas cosas que ver y una de ellas son los toros, evidentemente. Yo no conocía nada de toros antes de venir a Madrid, una vez aquí fui a la plaza una vez, luego otra y otra… (ríe) y me enganché porque cada tarde es diferente, siempre hay algo por descubrir y  porque en cada corrida te das cuenta de que cada vez necesitas aprender un poco más  (ríe). Además, como te dije, va ligado a otras actividades culturales, lo que hace que te enganches cada vez más.

¿Que sientes cuando ves una corrida de toros?

Cada día veo algo nuevo y no me canso nunca, siempre estoy esperando algo. Es como un temblor que me recorre el cuerpo a la espera de  descubrir algo cada vez. Siempre estoy esperándolo, y por eso no me canso nunca de ir los toros. Aquí sabes que todo es verdad y que se juega una  vida, lo que te hace estar aún más pendiente de lo que ocurre en la arena. Cuando suena la música, los pasodobles… se me pone la piel de gallina (ríe). De hecho me gusta ir sola a la plaza para no distraerme con nada.

¿Últimamente te estas llevando decepciones en las corridas a las que asistes?

Bueno, alguna vez lógicamente, pero ahora me estoy dedicando sobre todo a ir a novilladas y festejos populares, y de ahí nunca salgo decepcionada porque viendo las ganas de los chavales, aunque toreen mal,  siempre salgo satisfecha. Me alegra mucho ver las plazas llenas en los pueblos.

Como contraste con ese entusiasmo de los jóvenes, ¿te decepciona el comportamiento de alguna de las grandes figuras?

Sí, por supuesto, pero también lo estoy de los carteles repetitivos, de los toros sin trapío…

¿Torista o torerista?

No me defino por uno u otro, hay tardes que disfruto enormemente con el toro  -caso de los Santa Coloma que no me canso nunca de verlos- y otras con la faena. Pero hay muchas otras cosas más en las que fijarse como la suerte de varas, las banderillas… Creo que ningún extremo es bueno y hay que mirar el conjunto.

Ksenia, orgullosa de su asociación taurina en Rusia.

¿Te gusta el toreo actual más dirigido quizá al espectador?

Desgraciadamente no tengo punto de comparación. Yo ya lo conocí así, pero es cierto que este tipo de toreo es más de muleta y exige por tanto un tipo de toro adecuado aunque no puedo decir que sea mejor o peor que antes. Quizá dentro de veinte años las cosas hayan cambiado y se eche de menos el toreo de hoy día. Lo que no me gusta son ciertos comportamientos y actitudes en el público un poco chocantes. Yo soy de mantener la liturgia y en ese aspecto, La Maestranza es mi referente.

¿Cómo se ve desde Rusia la corrida de toros?

La mayoría la respeta como parte de la cultura del país, puede gustarles o no pero lo respetan siempre. Los toros se conocen en Rusia, pero  el problema es que muchos  allí piensan que en España ya no existen corridas de toros desde la prohibición de Barcelona que salió en todos los medios y que, por una mala información, hizo pensar que se extendía a todo el país.

 ¿Lo taurino está acorde con el carácter ruso?

Bueno, creo que somos gente bastante unida a tradiciones como la caza,  la pesca y la cultura rural en general. También es cierto que estas actitudes están  más ligadas sobre todo a los hombres, las mujeres podríamos decir que son… más sensibles (ríe).

Pese a todo, ha habido  también algún torero ruso como Román Karpukhin "Finito de Moscú" o la rejoneadora Lidia Artamonova, ¿Mantienes  contacto con alguno de ellos?

Curiosamente, Artamonova se ha declarado partidaria de la corrida a la portuguesa, es decir, sin muerte. Por el contrario, “Finito de Moscú”, desde su retiro en Moscú, sigue muy activo en el mundo del toro. Ahora mismo, que yo sepa,  no hay ningún torero ruso en España.

La rejoneadora Lidia Artamonova, que llegó a actuar en cosos de España, Francia y Portugal, fracasó en su intento de organizar una corrida en Moscú en 2001, ¿Por qué?

Hay muy pocainformación sobre ello, esta todo silenciado. Parece que se unieron factores políticos y económicos que hicieron que al final no se llevara a cabo.

¿Tú, como empresaria y emprendedora, no te animarías  a hacerlo?

No, todo tiene su sitio y su lugar, y yo creo que los toros hay que verlos en los países taurinos. Habría que hacer muchas modificaciones para adaptarlas al momento actual en Rusia como quitar el tercio de varas o suprimir la muerte... Y para eso, no merece la pena hacerlo.

Tu  afición te ha llevado a recorrer buena parte de las plazas y festejos españoles y franceses ¿no es así?

Sí, este año llevo vistos casi 100 festejos. Me gusta viajar, conocer gente nueva y sobre todo me intereso por los novilleros y darlos a conocer a través de las redes porque nadie se ocupa de ellos.

¿Qué es lo que más te ha impresionado de todo este recorrido?

Estoy descubriendo los  festejos populares como el toro de cuerda -hasta me han dejado sujetarlo- y he participado activamente en el concurso de emboladores de Val de Uxo, donde me han permitido incluso poner el fuego al toro… Me emociona mucho vivir estos festejos de cerca.

¿Qué es el Club Taurino de Rusia?

Es un Club que va creciendo día a día, ya tenemos socios en Rusia y en España, aunque en Rusia quizá esta la parte más activa. Nuestra página web os va a costar entenderla porque está en ruso (ríe). Además de actividades culturales y visitas, lo más importante quizá sea el haber organizado el Congreso Universal de Tauromaquia, otro proyecto mío que persigue lograr mayor papel de las sociedades taurinas de cada país y legalizarlas en cada país ya que la mayoría no están ni registradas oficialmente como tales pese a tener años de antigüedad. Así, todos juntos podremos  luchar por la tauromaquia  a nivel internacional.

Está demostrado que afición tienes pero, has probado también la práctica, ¿Qué ha sido para ti la Asociación de Aficionados Prácticos  de Jesús Perez, “El Madrileño”?

Empecé con ellos hace cinco años en El Batán y hasta el día de hoy habré estado en ocho tentaderos, y la verdad es que se  te mete el gusanillo en el cuerpo (ríe), Me llevé volteretas, moratones... Pero te engancha, el problema es que exige mucha dedicación y yo no podía dedicarle el tiempo necesario,  aunque me habría gustado ser la primera torera rusa (ríe).

Parece que no le tienes miedo a nada pero, ¿Te atreverías a ponerte delante de un morlaco de 500 kg en medio de Las Ventas?

No, eso desde la barrera (ríe). Ni se me ocurre.

Como aficionada que eres, dime tus referentes taurinos.

Sin duda para mí, Manolete, me apasiona. Tengo incluso un premio de la Biblioteca Caraquiri sobre su  biografía. Ahora mismo no me decanto por ninguno, me intereso más por el cartel en conjunto, no iría a una corrida por ver solo a un torero. Si tuviera que decir uno, me gusta mucho Román por su manera de atraer a los jóvenes, por su cercanía y por transmitir lo sacrificado que supone estar en el mundo del toreo.

¿Qué opinas de las mujeres torero? ¿Conoces a alguna?

Por el hecho de ser  mujer cada vez atraen más al público. Es complicado que nos traten igual que a los hombres, pero no lo necesitamos, el toro siempre pone a todos en su sitio. Ahora, novilleras, hay varias muy destacadas como Carla Otero, Marta Reillo, Estrella Magán…

¿Qué opinas del animalismo?

Como te dije, no me gusta nada que sea radical, les diría que se informen, que empiecen viendo cómo vive el toro, que no existiría si no fuera por la tauromaquia, que entiendan que ese es su destino forjado durante muchos años. En fin, creo que  es un tema demasiado politizado.

Tú has dicho La tauromaquia borra fronteras, explícamelo.

Todo el mundo es capaz de entender la tauromaquia, solo viéndola, sin hablar.

Ksenia es un descubrimiento como persona y sobre todo como aficionada taurina. Ideas claras, empuje, ilusión, sonrisa permanente  y sobre todo mucha, mucha pasión por el mundo del toro. Desde su Club tiene mucho por hacer por la tauromaquia y lo hará, seguro que lo hará y, si me lo pide estaré ahí para ayudarla, sobre todo en ese proyecto de conseguir universalizar el mundo de la tauromaquia.

COMPARTIR: