18 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La universal plaza de toros de Las Ventas acoge con gran éxito la tercera de la series de la obra gráfica del pintor aragonés

La exposición de la Tauromaquia de Francisco de Goya, la gran estrella de la Feria taurina de San Isidro en Madrid

Un cartel de la exposición.
Un cartel de la exposición.
La plaza de toros de Las Ventas acoge en la Sala Antonio Bienvenida la exposición Del trazo a la luz: la Tauromaquia de Goya en las fotografías de Kallmeyer sobre La tauromaquia de Francisco de Goya.

La muestra puede visitarse desde el pasado martes 21 hasta el próximo 29 de mayo, en horario de mañana de 10 a 13.30 horas y de 18 a 19 horas. Según ha informado la Comunidad de Madrid en un comunicado. Así, esta exposición, a cargo del Centro de Asunto Taurinos en colaboración de la Junta de Castilla y León, sale a la luz después de que Aku Estebaranz depositara en 2014 los negativos que componen la serie del fotógrafo Roberto Kallmeyer de los grabados de Francisco de Goya para la edición de La Tauromaquia, que Rafael Casariego publicó en 1960.

Desde entonces, la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León, la Filmoteca y el propietario comenzaron a estudiar una manera novedosa de dar a conocer la existencia de este material singular en una exposición que ahora llega a Las Ventas. "La originalidad de la muestra reside en la búsqueda de puntos de vista no habituales a través de las posibilidades que ofrece la ampliación de la imagen", han destacado sus responsables.

Una de las obras de la exposición.

Así, los visitantes podrán contemplar "los detalles de los rostros de los personajes que protagonizan la lidia, de la actividad en el ruedo, de sus atuendos y útiles para el toreo, de la tensión, del peligro y del público de las gradas de las plazas de comienzos del siglo XIX". Además, la exposición permite apreciar la "minuciosidad" de Goya con su trabajo de pintor y grabador y recuperarla a través de dichas ampliaciones.

Cronológicamente, La Tauromaquia es la tercera de la series de la obra gráfica de Goya que, junto a Los Caprichos, fue comercializada bajo la supervisión del propio artista en plena posguerra napoleónica.

Asimismo, Goya trabajó las planchas de cobre alrededor de 1815, todavía afectado por los episodios de la Guerra de Independencia contra Francia de los que fue testigo directo. Esa violencia vivida se refleja en sus estampas taurinas, con un alto grado de dramatismo y crudeza. Sus trazos presentan así a los verdaderos protagonistas de la tauromaquia: el hombre y el toro.

COMPARTIR: