25 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La publicación de la biografía de la vida del duque consorte reviva a una familia siempre en el candelero de la actualidad

El gran legado de los Alba-Martínez de Irujo: Rebeldes, terratenientes y seductores

La familia de los Duques De Alba.
La familia de los Duques De Alba.
La figura de Luis Martínez de Irujo, primer duque consorte de Alba, ha regresado al foco mediático gracias a una minuciosa biografía elaborada por el historiador José Miguel Hernández Barral. El aristócrata es uno de los miembros más desconocidos de la saga y siempre se mantuvo en un discreto segundo plano. Durante sus años en la Casa De Alba se encargó de la gestión del patrimonio histórico. Junto a Cayetana formó una de las familias aristocráticas más importantes de España.

De la saga de los Alba, la duquesa Cayetana Fitz-James Stuart tenía una personalidad y un carácter que eclipsaba a todos los que la rodeaban. Incluso tras su muerte, el 20 de noviembre de 2014. Una mujer adelantada a su tiempo y amada por tres hombres, entre los que figuraba Luis Martínez de Irujo, un reputado aristócrata español. 

A pesar de pertenecer a la nobleza española, el que fuera primer duque consorte de Alba, era un hombre absolutamente desconocido, a la sombra de la duquesa. El pasado 6 de septiembre se cumplían 50 años del fallecimiento del marqués a causa de una leucemia. Una pérdida que sacudió a la familia y dejó un gran vacío difícil de superar para algunos de sus hijos.

La enfermedad de Luis Martínez de Irujo fue un golpe para Cayetana. En aquella época, la enfermedad era sinónimo de muerte y, por ello, la duquesa de Alba tomó la dura decisión de mantenerla en secreto. Es más, se lo ocultó a sus hijos y a su propio marido. La muerte del duque de Alba, quien se trató en Houston, fue un durísimo mazazo para la saga. 

Ahora, la Casa de Alba ha dado luz verde al historiador José Miguel Hernández Barral para indagar en la figura del hijo de los duques de Sotomayor, quien ha elaborado Luis Martínez de Irujo, duque de Alba. El peso del nombre, una minuciosa biografía en la que se desvelan detalles hasta ahora inéditos sobre el duque consorte de Alba.

Cayetana y Luis, un enlace con 4.000 kilos de jamón

Una de las sagas aristocráticas más conocidas, tanto nacional como internacionalmente, es la Casa de Alba. Y no es de extrañar, pues la que fuera el nexo de unión y cabeza de familia, Cayetana Fitz James Stuart, sumaba más de 40 títulos nobiliarios. Seis ducados, un condado-ducado, 19 marquesados, 20 condados y un vizcondado, casi nada. 

La Duquesa de Alba, las instantáneas de su vida

La Duquesa De Alba.

La duquesa de Alba fue educada desde niña en el servicio del deber a España y en la importancia de pertenecer a una de las familias más importantes de la nobleza española. Vivió la Segunda República y el exilio durante la Guerra Civil, aunque uno de los momentos más duros de su vida fue el fallecimiento de su madre a los 33 años, víctima de la tuberculosis. 

Su progenitor, Jacobo Fitz James Stuart y Falcó, comenzaba a hacer hincapié en la necesidad de un duque consorte para su hija y tras su formación en algunas de las instituciones educativas más prestigiosas de Londres o París, la idea del matrimonio era tema de conversación habitual entre las paredes del Palacio de Liria.

La joven duquesa y Luis Martínez de Irujo tienen su primer encuentro tras una visita a Rafael Solís, un amigo que tenían en común. El encuentro fue la clave para que, tras un veraneo en el País Vasco y otras ocasiones en las que ambos coincidieron, anunciaran el compromiso el 1 de septiembre de 1947 en los jardines del Palacio de las Dueñas, una de las propiedades que la Casa de Alba en Sevilla. Esta era una de las ciudades por la que Cayetana sentía devoción.

Luis Martínez de Irujo y Cayetana de Alba: una boda en la Catedral de  Sevilla con 3.000 invitados y aires de Dior | Vanity Fair

Boda de los Duques De Alba.

Los jóvenes se querían muchísimo. Es más, Cayetana nunca habría aceptado un matrimonio impuesto. El enlace se celebró el 12 de octubre de 1947 y Sevilla se vistió de gala para uno de los acontecimientos más relevantes de la época. La novia estaba radiante con un vestido confeccionado por la diseñadora Flora Villarreal y llegó hasta el templo junto a su padre en una carroza tirada por caballos. A la boda asistieron 3.000 personas y para agasajar a tal cantidad de asistentes se recurrió a 4.000 kilos de jamón y 5.000 botellas de vino.

Eugenia Martínez de Irujo reivindica a su padre frente a Jesús Aguirre |  Casa Real

Los Duques De Alba. 

Hasta la celebración de la boda, la figura de Luis Martínez de Irujo pasaba desapercibida. Nació en 1919 en el seno de la familia formada por los duques de Sotomayor y marqueses de Irujo. La carrera del duque consorte estuvo marcada por su gran afición al arte, lo que le validó para ejercer como director de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, formar parte de la Real Academia Catalana de Bellas Artes de Zaragoza o como vocal en el Real Patronato del Museo del Prado. Además, estuvo al lado como jefe de la casa de la reina Victoria Eugenia hasta su exilio.

Los hijos de los duques: desencuentros entre hermanos, un hijo a la sombra y un verso suelto

La personalidad tan reservada de Luis Martínez de Irujo y el carácter tan burlón de la duquesa dieron lugar a una descendencia con gran disparidad de carismas. Como saga no ha estado exenta de divorcios, amores, desavenencias o situaciones trágicas.

Hace treinta años de la última gran boda de un heredero al ducado de Alba

Boda entre Carlos Martínez de Irujo y Matilde Solís.

Los duques de Alba tuvieron seis hijos. Su primogénito, Carlos Martínez de Irujo y actual Duque de Alba era considerado por su madre como “el más responsable”. Ha heredado la discreción que caracterizaba a su padre y actualmente continúa su legado al frente de la conservación del patrimonio artístico de la Casa de Alba. No obstante y a pesar de ejercer como cabeza de familia, ha saltado en diversas ocasiones al foco mediático por sus constantes enfrentamientos con su hermano Cayetano, con el que afirma que “no tiene nada que ver”.

Matilde Solís, la madrina de la boda del año, irá vestida de Caprile. Esta  es su vida digna de novela | Famosos

Matilde Solís y Carlos Martínez de Irujo junto a sus hijos, Fernando y Carlos.

Su boda con Matilde Solís de Beaumont en junio de 1988 fue una gran alegría para la duquesa, ya que adoraba a Mati. Aunque fue un matrimonio en el que la hija de los marqueses de la Motilla siempre estuvo buscando su sitio e intentó suicidarse en 1999. El matrimonio dio la bienvenida a dos hijos, Carlos Fitz James Stuart casado con la joven Sofía Palazuelo y Fernando Fitz James Stuart, quien contrajo matrimonio con Belén Corsini. 

Por qué todos los hijos de la duquesa de Alba se han divorciado

Boda entre Alfonso, duque de Hija y María de Hohenlohe.

Si Carlos suele ser uno de los personajes habituales en la prensa del corazón, Alfonso, duque de Híjar, prefiere mantenerse en un segundo plano. Junto a su hermano Carlos, con el que guarda un gran parecido, ha heredado la prudencia de su progenitor. Licenciado en Ciencias Económicas, es un gran aficionado a la música y muy receloso de su intimidad. En 1977, la Duquesa ejerció de madrina de la boda de su segundo hijo con María de Hohenlohe- Langeburg, miembro de la estirpe de los aristócratas alemanas de Hohenlohe. Con el paso de los años se ha sabido que la relación entre suegra y nuera nunca fue del todo buena. El matrimonio se separó tras diez años de unión en los que tuvieron dos hijos, Luis y Javier Martínez de Irujo- Hohenlohe. 

Jacobo, el hijo olvidado de la duquesa de Alba - Chic

Jacobo Siruela e Inka Martí.

El tercer hijo del matrimonio es al que algunos consideran el “verso suelto” de la familia. Se trata de Jacobo Siruela, que no Martínez de Irujo, pues decidió cambiarse el apellido por el nombre del municipio del condado del que ostenta el título. Se considera el vástago más bohemio de la duquesa. Su infancia transcurrió bajo la rectitud de sus dos hermanos mayores, aunque él siempre ha hecho alarde de su inquietud por la literatura y el mundo editorial. De hecho, en 1982 fundó Ediciones Siruela y en 2005 junto a su actual mujer, la alemana Inka Martí lanzó Ediciones Atalanta.

La excondesa de Siruela va más allá sobre Jesús Aguirre:

Maria Eugenia Fernández de Castro y la Duquesa de Alba.

El currículum amoroso de Jacobo está marcado por un matrimonio en 1980 con María Eugenia Fernández de Castro y Fernández-Shaw. Ambos tuvieron dos hijos, Jacobo y Brianda Fitz-James Stuart. Durante su matrimonio, la duquesa estuvo muy unida a Maria Eugenia, ambas tenían una excelente relación y de hecho, tras su separación, Cayetana no dudó en posicionarse del lado de su exnuera. A diferencia de la conexión que mantenía con Inka, pues la aristócrata no dudó de referirse a ella públicamente como “mentirosa, mala y envidiosa”.

Fernando, Eugenia y Cayetano Martínez de Irujo: conciliador, “mimada” y rebelde

Si hay una peculiaridad que caracteriza a Fernando Martínez de Irujo, marqués de San Vicente del Barco y cuarto hijo de la duquesa es la personalidad retraída. A sus 63 años, el aristócrata solo aparece en contadas ocasiones ante los medios de comunicación y en los constantes conflictos entre sus hermanos ha mostrado su lado más conciliador. Es el único de todos los hijos de Luis Martínez de Irujo que no ha pasado por el altar ni ha tenido descendencia. Fernando, que estudió derecho en la Universidad CEU San Pablo, trabaja como bancario en el Banco Santander y compagina su empleo en la banca con la gestión en la Fundación de la Casa de Alba. 

Fernando Martínez de Irujo, este martes en la exposición de...

Fernando Martínez de Irujo.

Al igual que sus dos hermanos pequeños sentenció que su relación con Jesús Aguirre, segundo marido de su madre, era muy mala. El jesuita no llegó de manera pacífica a la Casa de Alba y, a pesar de que la Duquesa declaró que “se casó con el amor de su vida”, los hijos pequeños de Cayetana no vieron con buenos ojos aquel matrimonio.

Cayetano Martínez de Irujo fue el que más sufrió esa relación, el quinto hijo de la Duquesa siempre ha sido el miembro más díscolo de la familia. Su relación con su madre estuvo marcada por la disciplina impuesta por la duquesa y las largas temporadas con las niñeras. El conde de Salvatierra siempre ha buscado su lugar en la Casa de Alba y a raíz de la publicación del libro “De Cayetano a Cayetana”, en 2019, se conocieron sus problemas con las drogas, algunos traumas y una infancia complicada. Durante los últimos años junto a su madre, ambos limaron asperezas y lograron recuperar el tiempo perdido.

Cayetano Martínez de Irujo: “Jesús Aguirre fue nefasto para todos nosotros”  | Gente | EL PAÍS

Cayetano Martínez de Irujo.

Con sus hermanos no es que presuma de tener una grata relación. Los desencuentros familiares a causa del reparto de herencia de la duquesa o las declaraciones del jinete han provocado que entre los vástagos de Cayetana se haya creado una brecha complicada de salvar. Durante la década de los noventa, Cayetano se posicionaba en la prensa del corazón como uno de los solteros más codiciados y entre sus conquistas figuran nombres como Mar Flores, Mónica Ridruejo, Sonia Martínez e incluso la Infanta Elena. Aunque pasó por el altar con la mexicana Genoveva Casanova en octubre de 2005 en Sevilla. Junto a ella es padre de Luis y Amina. 

Cayetano Martínez de Irujo y Genoveva Casanova con sus mellizos en San  Sebastián

Cayetano Martínez de Irujo y Genoveva Casanova.

“Es la más pequeña y la más mimada por todos”. Así definía la duquesa a Eugenia, condesa de Montoro. No vivió en primera persona el fallecimiento de su padre, por el que sentía gran devoción, al igual que por su madre, de la que ha heredado su pasión por el arte, pues colabora con la firma de joyas Tous y ha diseñado vajillas para la firma Sushita. 

Los 47 años de Eugenia Martínez de Irujo en imágenes

La condesa de Montoro junto a su madre.

La condesa de Montoro protagonizó alguno de los romances más sonados de la década de los noventa con personajes como El Litri o Colate Vallejo- Nágera, aunque su gran amor llegará de los ruedos. La joven comenzó una relación con el torero Francisco Rivera para gran alegría de su madre, pues ella no pudo vivir un amor en los tendidos.

Desarchivamos las bodas de ayer: Fran Rivera con Eugenia, y con Lourdes

Boda entre Fran Rivera y Eugenia Martínez de Irujo.

La boda, en 1998, se asemejó a un enlace real y tuvo lugar en Sevilla. Los novios estaban radiantes y Cayetano ejerció como padrino. Para gran alegría de la pareja, llegó Cayetana Rivera, su única hija y digna heredera de sus abuelas. Ambos anunciaron su divorcio en 2002 y la condesa no volverá a pasará por el altar hasta 2018, ya que le dio el sí quiero a Narcís Rebollo, presidente de Universal Music.

COMPARTIR: