21 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En 2018 el Tribunal Superior de Justicia de Madrid declaró nulo el Plan Especial de Manuela Carmena que sentaba las bases para su uso

La reforma del histórico frontón Beti Jai sigue parada hasta una resolución de los Tribunales

La reforma del Beti Jai, el único frontón que queda en Madrid, continúa paralizada a la espera de que los tribunales resuelvan su futuro. Los defectos del Plan Especial redactado por el Gobierno de Manuela Carmena y los múltiples recursos presentados ante la Justicia han provocado que a día de hoy siga pendiente la elaboración de un proyecto que defina el uso que finalmente se le dará al edificio. Un hecho que preocupa al grupo socialista que ha pedido “blindar su carácter público”.

La esperada reforma del centenario Beti Jai, ‘siempre fiesta’ en vasco, continúa paralizada a la espera de que los tribunales resuelvan su futuro. Inaugurado en 1894, el edificio llegó a albergar en su interior desde un taller de coches hasta una comisaría, pasando por una cárcel y el lugar de ensayo para bandas musicales falangistas, entre otros. A finales de siglo, el frontón quedó semi abandonado llegando a deteriorarse gravemente su estructura.

Fue finalmente en el año 2015 cuando el edificio, sito en la calle Marqués de Riscal, pasó a manos públicas después de que el Ayuntamiento de Madrid finalizara el proceso de expropiación por casi 31 millones de euros para, al año siguiente, invertir 4,9 millones de euros más en tareas de reparación y restauración.

El Beti Jai antes de las obras de rehabilitación. 

Desde entonces el futuro del Beti Jai, declarado monumento nacional en 1991 y Bien de Interés Cultural en 2011, ha sido incierto. Los defectos del Plan Especial redactado por el Gobierno de Manuela Carmena que sentaba las bases para su uso, provocaron que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid lo tumbara en dos sentencias fechadas a finales de 2018.  El TSJM declaró nulo el Plan Especial tras estimar dos recursos interpuestos por el PSOE y por la Asociación Madrid, Ciudadanía y Patrimonio. Los socialistas argumentaron que el plan carecía de los informes de viabilidad económica, de impacto acústico y de impacto de género. Además, los demandantes alegaban que la cubierta de cristal que se pretendía construir suponía una «alteración importante» y podía atentar contra la protección patrimonial del edificio.

Además de quedar anulado el Plan Especial, Carmena realizó un concurso de ideas para la adecuación y rehabilitación del edificio que también fue recurrido ante el TSJM por incumplimiento de las bases. Dicho concurso quedó finalmente anulado por un decreto del propio Gobierno municipal, que ya había dictado la adjudicación, y el estudio ganador presentó un recurso contencioso-administrativo que todavía está pendiente de resolución.

El Beti Jai por fuera.

Ahora, el grupo socialista en el Ayuntamiento de Madrid ha reclamado al Gobierno de José Luis Martínez-Almeida que blinde el carácter público del Beti Jai. En la comisión municipal de Desarrollo Urbano y Obras y Equipamientos, la edil Mar Espinar ha criticado que el plan que defina los usos del frontón siga pendiente y ha alegado que el Consistorio "se resiste a tramitarlo" para así poder ceder la gestión del inmueble a un inversor privado.

El delegado de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes, de Ciudadanos, ha defendido estar intentando resolver "la chapuza" heredada del anterior Ejecutivo de Manuela Carmena. No obstante, todo indica que no será hasta que finalice el procedimiento judicial cuando el área de cultura decida qué uso darle al frontón.

Mientras la controversia acerca de la futura función del edificio se mantiene, y a la espera de que se recupere también como espacio para eventos, el Beti Jai, el único frontón que queda en pie en Madrid, se puede conocer en visitas guiadas que organiza el Ayuntamiento de forma puntual.

COMPARTIR: