03 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Ve a la moda creándote tu propia ropa

En muchas ocasiones, lo que se convierte en una actividad de ocio va más allá, ayudándonos en el día a día y generando claros beneficios para ti y para los que te rodean. Esto es lo que pasa en la cocina, por ejemplo, algo que puede empezar como una afición y que acaba en proporcionando comida sana y variada para toda la familia. Lo mismo puede pasar con la costura. Una afición que puede ayudarte a ir a la moda ahorrando dinero y con un estilo propio.

Pero para ello es importante buscar una buena máquina de coser como las que te recomiendan los especialistas de maquinasdecosertop.com. La gama es inmensa, puedes iniciarte, por ejemplo, con el modelo Singer 2282 con excelentes prestaciones. Toda la gama está preparada para adaptarse a ti, a tu experiencia, a que innoves y te atrevas a realizar proyectos más arriesgados, pero todo ello poco a poco.

Cómo empezar a hacer tu propia ropa

 

Aunque parezca lógico muchas veces se comienza con un gran error, lanzarte a algo que te gusta pero que no es fácil de elaborar. Comienza con algo simple. No lo más complicado es lo único útil, tenemos muchas prendas sencillas con diseños adaptados para quien empieza a elaborarse su propia ropa.

Uno de los puntos clave para disfrutar haciendo tu propia ropa es precisamente la satisfacción de haberlo logrado. Por ello, por ejemplo, los vestidos de tres piezas son perfectos. Evitando, en la medida de lo posible, que lleven cremalleras o botones (que requieren ojales). Los pijamas o prendas elásticas son también ideales en esta primera fase, por el contrario, prendas que a priori pueden parecer “fáciles” como las camisetas hay que dejarlas para una segunda fase.

La importancia de la elección de la tela

A la hora de elegir la tela dependerá, por supuesto, de la prenda que vayamos a hacer pero con cierta flexibilidad. Estamos ante un punto muy importante a la hora de confeccionar nuestra propia ropa ya que la imagen y el resultado final del proceso en muchos casos dependerá de la tela que elijamos.

Por todo ello es importante saber identificar los distintos tipos de tejidos, familiarizarnos con ello, con su mayor facilidad o dificultad para la prenda, de cómo quedará finalmente y de nuestra destreza.

Por ejemplo, aunque las prendas elásticas, sin botones ni cremalleras. sean sencillas en los primeros pasos tienen la dificultad de ser un tejido duro y no tan fácil de tratar. Por ello, debemos asegurar que a la hora de elegir nuestra máquina de coser lo hagamos asesorado por los mejores profesionales para conseguir un modelo versátil que no frene nuestros proyectos.

Los patrones

Es uno de los puntos más complejos a la hora de hacer tu propia ropa, aunque, cada vez es más fácil comenzar accediendo a todo tipo de patrones que adaptaremos a las medidas de nuestra prenda. Si antes las revistas se convertían para muchos en la fuente de información primordial para buscar patrones ahora son las nuevas tecnologías las que nos permiten acceder a todo tipo de patrones.

Queda lo más complicado saber adaptarlos para crear tu prenda final. Todo es cuestión de práctica y experiencia. Con ello sabremos ajustar bien las medidas, saber ver las diferencias entre partes delanteras y traseras, adaptar bien los bajos y, finalmente, conseguir una pieza lista para el paso final, el acabado con nuestra máquina de coser.

Familiarizarte con tu máquina de coser y sus prestaciones

Podemos conseguir un enorme partido a la máquina de coser, pero no pienses en hacerlo el primer día. A medida que hagamos más prendas sacaremos mejor partido a sus prestaciones y nos atreveremos a hacer un siguiente paso.

Siempre puedes además optar por apuntarte a un taller de costura en la que además de enseñanza, compartir experiencias y dar pasos hacia adelante con mayor seguridad. Y es que, una máquina de coser permite desarrollar tu imaginación para crear diseños únicos para ti y para todos los que te rodean.

COMPARTIR: