21 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Casada en tres ocasiones, la Baronesa Thyssen preside el Museo que alberga la colección de su marido desde 1993 y está pendiente de su renovación

Los 76 años de Tita Cervera, de Miss a más: de aspirante a actriz a administrar una de las grandes fortunas europeas

Tita Cervera
Tita Cervera
María del Carmen Rosario Soledad Cervera y Fernández de la Guerra, Baronesa Thyssen para muchos, Tita Cervera para las revistas del corazón, cumple 76 años en un momento en el que se encuentra a la espera de renovar o no el préstamo de la colección de arte Thyssen-Bornemisza con el Estado. Los que la conocen bien aseguran que la viuda de Heini Thyssen está a la espera de los resultados electorales del próximo 28 de abril para negociar con el nuevo Gobierno y no se lo pondrá difícil.

Carmen Cervera cumple 76 años en uno de los momentos clave de su vida, justo cuando está a la espera de renovar la Colección Thyssen con el Estado, mientras se hacen públicos los problemas con el Fisco de su hijo Borja y su nuera, Blanca Cuesta. Los problemas han unido a los Thyssen bajo la dirección de Carmen. Esta ha sido siempre la obsesión de la viuda de Heini Thyssen, que la familia se haga frente a los problemas externos.

La vida de María del Carmen Rosario Soledad Cervera y Fernández de la Guerra siempre ha estado marcada por una férrea voluntad de supervivencia. Ha declarado en más de una ocasión que nada estaba planeado en su biografía y que se ha dejado llevar confiando en el destino. No es para menos habida cuenta de cómo le ha ido en la vida. Si algo no ha faltado han sido las aventuras y giros de guión dignos de un culebrón. Pocos personajes públicos han pasado por etapas tan diferentes en su vida.

Nacida en el seno de una familia de clase media en la Barcelona de la posguerra, Carmen Cervera pronto tuvo en su madre Carmen a la mejor guía y consejera. La señora Fernández quería para su niña una vida mejor que la que ella había tenido. La propia Tita ha narrado en ocasiones que su infancia se había desarrollado entre la burguesía catalana. En momentos de delirio biográfico llegó a adjudicar a uno de sus abuelos el inexistente título de Conde de Valladolid. La realidad es que Carmen tuvo una formación escasa, aunque si estudió varios idiomas, algo que le vendría muy bien para su futuro.

Carmen Cervera, Miss Cataluña en 1961. 

En 1961 se convirtió en Miss Barcelona primero y posteriormente en Miss España. El título en un principio le sirvió para salir en el NO-DO y anunciar un eye-liner en prensa escrita. Cuando los medios se reencuentran con ella es por un motivo bien distinto. En 1964 El Caso le dedica varias páginas. Un hombre suizo le denuncia por robarlo un anillo. Según ella fue un regalo de pedida. Según recogió el conocido periódico en el citado reportaje, Tita trabajaba de institutriz de los niños. De la historia nunca más se supo y su siguiente aparición en una portada ya sería por una relación sentimental.

De Tarzán al Barón Thyssen

En 1965 se casó con Lex Barker, famoso actor de Hollywood por interpretar a Tarzán en las primeras películas en color del héroe en taparrabos. Con un largo historial amoroso que incluía varios matrimonios (uno de ellos con la mítica Lana Turner), Barker paseaba en los 60 su figura por varios filmes europeos. Casi todos, salvo La dolce vita de Fellini, de serie B, sobre todo en Alemania donde era una estrella. Junto a él, la ex Miss debuta como actriz. En un principio Lex no quería, pero finalmente hubo de ceder y su mujer apareció en dos de sus películas (Los matones y Míster Dinamita) acreditada como Tita Barker. Fue Barker quien le regaló a Tita la mansión de Tarragona, que en la zona es conocida como ‘La casa de la Tarzana’.

Boda con Lex Barker en 1965. 

Viuda de Barker en 1973, se casó con el productor y playboy venezolano Espartaco Santoni en 1975. Fueron estos los años más locos de la futura Baronesa. Tras descubrir que Espartaco había cometido bigamia y que la había arruinado, viró sus pasos hacia el cine del destape y las exclusivas en las revistas del corazón. Embarazada de su hijo Borja en 1980, dos años más tarde conoció a su tercer marido, Heini Thyssen-Bornemisza, uno de los hombres más ricos de Europa.

Casados desde 1985, la vida de Carmen dio un nuevo giro y convertida en miembro de pleno derecho de la jet set internacional, tendría un papel decisivo en el que el destino de la colección de arte de su marido, la mayor privada del continente, tuviese como destino la capital de España. Durante años, el matrimonio negoció con varios gobiernos. Suiza, Inglaterra y Estados Unidos quisieron albergar el museo que hoy se alberga en el Palacio de Villahermosa de Madrid, en pleno Paseo del Prado. Para proteger los árboles del mismo llegó Tita a encadenarse a un árbol para protestar contra la idea de Gallardón de talarlos.

Era 2005 y Tita, viuda desde tres años atrás, dirigía los destinos de una las principales pinacotecas de Europa, así como canalizaba inversiones inmobiliarias y se hacía la cabeza visible de un Emporio económico llamado Thyssen. No se ató entonces al árbol con la banda de Miss España y puede que haber sido mujer de Tarzán le viniese bien para la experiencia, pero desde luego era la prueba de que su destino había sido bien distinto a las de cualquier aprendiz de starlete y ama de casa de lujo. Se había convertido en una mujer de negocios que se mira de tú a tú con los nombres más poderosos del país.

Tita encadenada a un árbol del Paseo del Prado. 

Ahora, a sus 76 años todos esperan saber cuál será el futuro de la colección Thyssen. La relación entre Carmen Cervera y los distintos titulares de Cultura pasa se ha tensado y destensado en función de la permeabilidad de estos a aceptar las condiciones de la aristócrata. Muchos aseveran que la Baronesa quiere más dinero o mejores condiciones, como que el préstamo se mantenga entre 15 y 20 años para que coincida con la futurible sucesión de su hijo al frente del museo.

Ella sabe que el futuro de su colección pasa por el Gobierno que surja de las urnas tras las elecciones del próximo 28 de abril. Desde luego, gane quien gane, no lo tendrán nada fácil para negociar con Tita. Quienes conocen bien a la ex Miss España, luego tornada en actriz del destape y finalmente en coleccionista de arte, saben que es una mujer de armas tomar y dispuesta a defender lo suyo hasta el final.

COMPARTIR: