25 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Una ha costado 160 millones de dólares y la otra menos de 10 pero las dos buscan hablar de lo mismo

Cine para los más jóvenes este verano: lo último de Marvel con Spiderman y la emotiva cinta ‘En los 90’

La nueva entrega de 'Spiderman' convence a los más jóvenes
La nueva entrega de 'Spiderman' convence a los más jóvenes
‘En los 90’ es una película que tristemente ha pasado desapercibida. Puede ser debido a que ni siquiera las grandes críticas que ha ido cosechando han sido suficientes frente a la baja financiación del filme. Me llamó la atención desde el primer momento que vi el tráiler, sobre todo por la calidad de la música junto con la sensación de originalidad y autenticidad de cada plano.

Afortunadamente, todas estas promesas positivas que se ven en el material promocional se mantienen durante todo el metraje. La vi con gran entusiasmo como uno de los grandes relatos que se hayan hecho sobre la adolescencia y la madurez. Consigue el complicado reto de no caer en clichés y transmite la sensación de estar viendo algo de verdad.

Tom Holland, como Spiderman, y Jake Gyllenhaal.

No me sorprendió cuando leí que el director y guionista Jonah Hill quería contar su infancia y cómo el skateboarding le dió todo lo que el valoraba cuando era adolescente: amigos...  A Jonah Hill lo conoceréis por coprotagonizar ‘El Lobo de Wall Street’. El joven actor ha pasado una década trabajando con los mejores directores: Martin Scorsese (El lobo...), Bennet Miller (Money Ball), Quentin Tarantino (Django Desencadenado) o los Hermanos Coen (Ave César).

Según dice, en estos títulos ha recibido la mejor educación posible para hacer lo que siempre había querido hacer: dirigir. No en balde le propuso  una hora de conversación a Scorsese para pedirle consejo y acabaron hablando cuatro horas sobre por qué hacer la película y sobre qué quería contar.

El nuevo filme de Spiderman es la secuela a la historia individual del trepamuros que se lanzó con un nuevo actor, Tom Holland, hace ya dos años llamada ‘Homecoming’. Esta nueva visión del personaje supo hacer varias cosas bien. Primero, Peter Parker realmente parece que tiene edad de ir al instituto, viene acompañado por un espíritu de película adolescente que recuerda a los clásicos de John Hughes (‘El club de los 5’, ‘Todo en un día’ o ‘16 velas’) que nos transmite que estamos viendo una película de adolescentes y por último, dado que todos conocemos las originales de los 2000 no nos vuelve a mostrar todo lo que ya sabemos: la muerte del tío Ben, los Osborne… etc.

‘Homecoming’ (2017) me dejó satisfecho y con ganas de ver la siguiente, además el personaje de Peter Parker ha tenido gran desarrollo en últimas películas de Marvel, especialmente ‘Infinity War’ (2018). El director John Watts que repite tenía varios retos: superar el gran trabajo que hizo con ‘Homecoming’ (2017), las buenas películas que se hicieron a principios del 2000 y la increíble labor que hicieron los hermanos Russo (directores de Infinity War) con el mismo personaje de Spiderman (es su superhéroe favorito) en términos dramáticos pero también estéticos.

Una secuencia de 'En los 90'

Así que tenía ganas de ver qué hacían con el personaje si añadimos que el gran actor Jacke Gyllenhall entraba a jugar. Tras haberla visto, encuentro similitudes con ‘Homecoming’, los personajes parecen más interesantes cuando desaparecen las mallas y las explosiones, tiene una buena lista de canciones icónicas y han sabido dar al villano cierto sentido.

A lo largo de sus dos horas de duración veía un conflicto constante entre grandes aciertos como pueden ser las apariciones de Zendaya o dos escenas en las que vemos a Spiderman y a Mysterio inmersos en escenas de acción en contra de algunas escenas que creo que son algo bochornosas como una secuencia con un autobús y un dron.

Cualquier película que no trate del espacio en la que incluyen satélites que toman protagonismo en la historia es fácil que salga mal, porque nos están pidiendo creer demasiado. No hay duda de que en la segunda mitad la historia recupera el ritmo y da algo de sentido a algunos de los ridículos de la primera mitad (como esos monstruos elementales).

Otro aspecto que me preocupaba era que uno de los temas era viajar por Europa, que es una técnica típica en sagas cuando no saben bien qué nuevos elementos incorporar a la historia. Acabó por no ser demasiado molesto y dió oportunidad a Zendaya a dar algunas frases buenas.

En cuanto al villano, está bastante bien llevado a la pantalla teniendo en cuenta que tiene un aspecto y una naturaleza que parecía que solo podía llevarse a cabo en los cómics. Mantiene la película y ofrece los mejores momentos. No terminan de atreverse del todo con él (si habéis leído ‘El viejo Logan’ sabéis las cosas que puede llegar a hacer), a lo largo de la historia dan una paso atrás en cuanto a las bases de su naturaleza.

Sin embargo, sí hay que valorar lo bien hilado esta todo, cómo algo que vimos en ‘Civil War’ (2016) vuelve a ser introducido en esta ocasión y le dan, sabiamente, una trascendencia a sus hechos que hacen que no sea un villano episódico (creo que le deben más que influencia al villano Síndrome de ‘Los increíbles’).

Para concluir, se salva gracias al carisma de sus actores y de dos o tres secuencias. También hay buen tratamiento de Peter en cuanto a todo lo que conlleva la muerte de Stark y el arco que tiene el ‘sentido arácnido’. Sin incluir un giro en la escena poscréditos que a pesar de resultar sorprendente parece el paso más lógico a seguir teniéndo en cuenta el mundo en el que vivimos. Nos plantea un futuro del hombre-araña (¿será la última?) mucho más interesante y quizás recuperar la calidad de ‘Homecoming’ o de las de ‘Sam Raimi’ (Spiderman 1 y 2). A pesar de todo esto pienso que se queda bastante atrás de las originales ‘Spiderman: Lejos de casa’, tiene algunos aciertos pero resulta una oportunidad fallida.

Así finaliza la fase tres del universo Marvel, creo claramente la mejor fase hasta ahora, empezando por ‘Civil War’, ‘Homecoming’, ‘Thor: Ragnarok’, ‘Black Panther’, ‘Infinity War’ y ‘Endgame’.

 

COMPARTIR: