02 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Su libro "Justicia perversa. Crónica viva de un atropello judicial" cuenta su drama por la 'trama' de licencias en Madrid y cómo fue su cautiverio

Carmen E. Ibáñez, acusada por el 'caso Guateque': "Estuve 35 días en prisión hasta que se demostró mi inocencia"

El Cierre Digital en Carmen Ibáñez / Portada
Carmen Ibáñez / Portada "Justicia Perversa"
Carmen Ibáñez es jurista y actualmente ocupa el puesto de jefa en la sección de Fiscalización en el Ayuntamiento de Albacete. Pero su camino no ha sido fácil. En el año 2007 se destapa el "caso guateque", que supone la detención de 16 funcionarios del Ayuntamiento de Madrid, entre ellos, nuestra entrevistada. A partir de ahí comenzó su calvario, 35 días en prisión. Una década después se confirmó la inocencia de estos trabajadores y, ahora, Carmen cuenta su historia a través de su nuevo libro.

Carmen E. Ibáñez es jurista y ocupa actualmente el puesto de jefe de la sección de Fiscalización en el Ayuntamiento de Albacete. Está especializada en temas administrativos sobre todo en el ámbito del derecho ambiental. Ha colaborado en la revista El Consultor de los Ayuntamientos y es autora del libro de formularios La gestión municipal del medio ambiente (año 2004). Ha participado en actividades docentes como profesora en la Escuela de la Policía Local de Castilla-La Mancha y en la Escuela de Práctica Jurídica de Albacete, y ha impartido diversos cursos y seminarios. Entre sus estudios, destaca el curso superior de Administración Pública del Instituto Universitario Ortega y Gasset. 

"Justicia perversa. Crónica viva de un atropello judicial", es su libro más reciente, publicado en julio de 2022, y en él cuenta su historia del "caso Guateque". Se destapó en noviembre de 2007 y supuso la detención de 16 funcionarios del Ayuntamiento de Madrid, entre los que se encontraba nuestra entrevistada, Carmen Ibáñez.

El "caso guateque" fue considerado una de las mayores 'tramas' de licencias municipales en Madrid, sin embargo, la grabación que dio lugar a la investigación fue nula puesto que se consiguió “sin autorización judicial y al margen de cualquier procedimiento penal”. Una década después, el Tribunal Supremo confirmó la absolución de los funcionarios, procesados por corrupción al ser ilegal la grabación aportada como prueba

Carmen, en una entrevista concedida a elcierredigital.com, cuenta cómo fue su cautiverio de 35 días y qué ha supuesto en su vida la acusación. 

-¿De qué le acusaron y que opina del retraso que sufrió el procedimiento?

Me acusaban principalmente de que tramitaba expedientes muy rápidamente. Y es que las autoridades sostenían que allí se tardaba en tramitar los expedientes dos años. Sin embargo, eso era incierto, había expedientes con retrasos y sin retrasos. Después me acusaron de cohecho porque había un expediente del que yo había informado que no procedía que se autorizara, porque era un sitio en el que no se podía. Yo había dado una resolución en sentido negativo y la fiscalía interpretó que yo lo hacía para que me pagaran. Esta acusación se unió a la anterior, y me acusaron de prevaricación relacionada con delitos ambientales.

-¿Qué significó para ti el "caso guateque"?

Pues como persona, un desastre absoluto, me tuvieron 35 días en Soto del Real. A partir de ahí me despidieron del Ayuntamiento de Madrid. Después, en Albacete tampoco me admitieron, tuve que presentar un contencioso simplemente para volver a mi puesto de trabajo. Había expedientes sancionadores en Madrid y en Albacete. Un desastre personal, pero yo estaba segura de mi posición, soy jurista y sé como defenderme. Aun así, para cualquier persona normal seria una ruina moral y económica.

-¿Qué nos puedes contar de la querella que le rechazaron? A la que después recurrió y a la que siguió que el juez dejara la carrera a los tres días. 

Aproveché que el juez se había ido a la Audiencia Provincial cuando concluyeron los cinco años de la detención. Esto estaba precedido de un sinfín de denuncias porque en ocasiones él, para no tramitar un recurso, me llegó a argumentar que yo traspapelaba y no me concretaba ninguna acusación. Me querellé contra el juez y se inadmitió, entonces yo recurrí. No sé qué presión se estaba ejerciendo, no sé lo que habría, pero a mí me pareció muy raro que en vez de pedir una excedencia se fuera de la carrera voluntariamente. De ese asunto, no sé cual es la trastienda, eso me ha quedado por averiguar.

-¿Qué le pareció la decisión del PP de destituirla del puesto de jefa de urbanismo en Albacete después de lo ocurrido?

Lo de Albacete fue la continuación de la instrumentalización política en la que todo se convirtió. En el proceso había una serie de irregularidades enfocadas a atacar al Ayuntamiento de Madrid y a su alcalde, que en aquel momento era Ruiz Gallardón. En Albacete, como yo provenía del Ayuntamiento de Madrid, se convirtió en lo mismo. Había un gobierno del PSOE y entonces, primero dijeron que no me admitían al venir de Madrid y, posteriormente, con el gobierno del PP, en un principio las cosas trascurrieron de forma normal. Sin embargo, en un momento dado, cuando la gerencia de urbanismo se queda vacante, me la ofrecen. Y yo dije que sí, que me venía bien un cambio, pero aquello se convirtió desde el primer momento en una lucha del PSOE con el PP. Hubo noticias desactualizadas y me atacaban, hubo dos plenos por mi causa cuando no tenia nada que ver la situación de Madrid con la de Albacete y después de bastante años. Me hicieron la vida imposible y me pareció muy mal que el PP optara por cesarme. No tenia sentido porque no había nada irregular y solo se basaban en cuestiones que venían de Madrid.

-¿Cómo ha sido para ti volver a un puesto en Albacete, esta vez como jefa de la sección de Fiscalización en el Ayuntamiento?

No tengo problemas, es un puesto distinto como jefa de fiscalización, controlo temas económicos y fiscalizo contratos, es una cosa jurídica sin relación con el público. Vivo tranquila y bien, aunque después de esta experiencia procuro mirar con lupa estas cosas, yo intento ser lo más rigurosa posible como siempre he sido. No he cambiado en mi conducta y siempre me ha gustado mucho mi trabajo, he escrito un libro sobre medioambiente, aunque ahora es cierto que le tengo respeto, me parece peligroso.

Justicia perversa - Crónica viva de un atropello judicial

Portada "Justicia perversa"

-¿Qué pretende mostrar al público con su libro "Justicia perversa. Crónica viva de un atropello judicial"?

El libro es una denuncia sobre la instrumentación que se hace de estos puestos que están politizados, es una denuncia de lo que ocurre en la actualidad, son miles de personas las que se ven afectadas y los medios, cuando estas personas son declaradas inocentes, no les dedican tiempo, solo cuando les acusan. También quiero dar un testimonio de lo que yo considero un procedimiento inquisitorial y lo que es una caza de brujas. 

-¿Qué espera del libro, pretende que suponga un cambio en cuanto al sistema?

No puedo hacer mucho por cambiar el sistema, pero puedo dar testimonio de lo que me ha ocurrido a mí y a otras muchas personas, hay muchas cosas coincidentes. Ahora, después de sufrirlo, tiendo a fijarme en estas cosas y siempre digo que mi libro es como una aventura. Las coincidencias indican que el sistema no esta funcionando con unos parámetros de corrección adecuados. No creo que mi aportación pueda cambiar nada, no tengo poder, pero sí tengo un testimonio documentado y quiero que los jueces y las personas afectadas sean conscientes de lo que está pasando.

-¿Porqué decidió narrar su historia?

La primera parte del libro la hago en mi cautiverio por una razón egoísta, me encarcelan en menos de 24 horas, sin razón alguna, tenía una rabia y una ansiedad monstruosa y me di cuenta de que escribir me relajaba, me hacia sentir mejor. Después entendí, según psicólogos, que cuando sufres una situación así una forma de gestionar tu ira es escribir y yo lo hice. Lleve un diario con todo lo que me ocurría. Y, posteriormente, escribí la tramitación, los recursos, las denuncias… poco a poco el libro salió solo y ya con una sentencia absolutoria.

-¿Cómo fue su 'estancia' en prisión y su relación con los reclusos? 

Las personas que en realidad tenían cargos rápidamente te lo explicaban, no se cubrían. Y después la situación allí con los reclusos fue en general buena, no tuve problemas, yo las podía ayudar y como hablaba inglés podía traducir.

-¿Algún dato relevante que añadir en cuanto a sus vivencias tras el caso?

Me gustaría darles algunos datos que a mí me han sorprendido y son referentes a que un importante porcentaje de las personas que sufren prisión preventiva al final son declaradas inocentes, o no culpables.

Aunque no existen estadísticas oficiales al respecto, consultando las Resoluciones del Consejo de Transparencia he podido averiguar que en solo 2 años (2018 a 2019) las reclamaciones interpuestas por responsabilidad patrimonial por esta causa ascienden a 2.199. Y aun suponiendo que el Estado finalmente les reconociese el derecho a ser indemnizadas, tan solo les abonaría la astronómica cantidad de 27 euros al día por una privilegiada estancia que no olvidarán en sus vidas.  

El Club Liberal Español y su presidente, don Carlos Entrena Palomero, junto a Carmen Ibáñez realizarán la presentación de "Justicia Perversa" el próximo jueves 22 de septiembre de 2022 a las 19:30 horas en Madrid, Hotel Wellington, calle Velázquez, 8. 

En la presentación estarán presentes, para comentar el libro, Juan Luis López-Galiacho, director de elcierredigital.com, escritor, periodista y profesor de la Universidad Rey Juan Carlos, y Carlos Berbell, periodista y director de Confilegal. Asimismo, al finalizar se abrirá un coloquio entre los asistentes. 

COMPARTIR: