28 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La emisión radiofónica provocó la histeria en el estado de Nueva York, sumido en el caos por una falsa invasión marciana

Se cumplen 82 años de “La Guerra de los Mundos”: El “fake” alienígena con el que Orson Welles conmocionó a EEUU

Orson Wells puso patas arriba a todo un país con su adaptación de “La Guerra de los Mundos”.
Orson Wells puso patas arriba a todo un país con su adaptación de “La Guerra de los Mundos”.
La emisión radiofónica de “La Guerra de los Mundos” conmocionó a la sociedad estadounidense. Esta versión de la novela homónima catapultó a Orson Welles al estrellato y demostró hasta dónde podía llegar el influjo de los medios de comunicación de masas en la sociedad. Hoy, cuando se cumplen 82 años de este mítico episodio, recordamos lo que sucedió.

En la actualidad, buena parte de la población está familiarizada con el concepto de fake news. Se trata de noticias falsas, bulos que se difunden a través de diversos medios y que contribuyen a la desinformación. Hoy, se cumplen 82 años de uno de los momentos que muchos consideran el origen de esta mala praxis periodística, la retransmisión radiofónica de Orson Welles anunciando un mensaje apocalíptico, nada menos que una invasión alienígena.

Este acontecimiento supuso un verdadero punto de inflexión en la historia de la radio y demostró entonces lo que muchos ya intuían, que los medios de comunicación se habían convertido en agentes sociales con un inmenso poder e influencia sobre la población. Por desgracia, esta relevancia muchas veces se utiliza para lograr fines que poco tienen que ver con los principios de la deontología del periodismo, un problema que devalúa la profesión.

En cualquier caso, para conocer el episodio que abordaremos a continuación, conviene recordar el argumento de la novela de H.G.Wells, titulada “La Guerra de los Mundos”, que criticaba ferozmente el imperialismo británico. Este best seller, incluido por Le Mond entre los cien mejores libros del siglo pasado, reflejó por primera vez un tema tan recurrente en la cultura pop como las incursiones extraterrestres en nuestro planeta, y lo hizo con tal maestría y plausibilidad que, en tiempos venideros, sería versionada en infinidad de ocasiones en la literatura, el cine o, como hoy comprobaremos, en la radio.

Retrocedamos en el tiempo hasta 1938. En aquel momento, Estados Unidos todavía vivía parcialmente ajena a las circunstancias que acontecían al otro lado del charco, inmersa en salir del agujero negro generado a raíz del Crack de la bolsa neoyorkina en 1929 casi una década atrás. Las fuerzas de Adolf Hitler paseaban la esvástica por toda Alemania. Su remilitarización había concluido y ahora estaban dispuestos a pasar a la ofensiva. Mientras, los grandes dirigentes del viejo continente, temerosos de un conflicto a escala mundial, desplegaban una política de apaciguamiento con el objetivo de intentar mantener dragón en su guarida.

Welles es una leyenda de la historia del cine. 

Paralelamente, la sociedad estadounidense empezaba a asomar la cabeza tras la crisis. En el sector mediático, la televisión era un gigante aún en fase embrionaria y la radio, el santo y seña de los Mass Media. En estas circunstancias, un joven y ambicioso Orson Welles, que posteriormente sería una personalidad mítica del mundo del cine, buscaba su camino al estrellato tras varias incursiones en el mundo del espectáculo, con suerte dispar.

Su gran oportunidad acabaría llegando tal día como hoy hace ya 82 años. Welles se aprovechó de la trama de la novela de la Guerra de los Mundos y la adaptó brillantemente al formato radio para narrarla en el programa de la CBS, On the Air, en un especial emitido con motivo de la fiesta de Halloween. En lugar de ambientar los hechos en la orgullosa Inglaterra de Victoria I, quiso dar una vuelca de tuerca a la historia original y situarla justo en el momento que estaba atravesando su país.

Los tiempos de la radio confundieron a los oyentes, pues durante el comienzo de la retransmisión se explicó claramente que lo que se iba a narrar era una adaptación de la novela de ficción anteriormente mencionada, algo que se hizo en otras dos ocasiones durante el programa, una en el minuto 40 y otra en el 55. Welles lo avisó. Sin embargo, quienes se incorporaron posteriormente a la escucha pensaron que la información que se estaba ofreciendo era fidedigna. Aquí comienza la controversia.

El planteamiento de la trama fue brillante. La emisión se presentó como un programa de variedades interrumpido por una noticia de relevancia mundial. Se anunciaba ni más ni menos que la llegada de la “vanguardia de un ejército invasor procedente del planeta Marte” que había llegado a una zona rural de Grovers Mill, Nueva Jersey.  De hecho, ante la información que apuntaba a que los alienígenas habían transformado la torre de agua de esta ciudad en un arma de destrucción masiva, los vecinos del municipio salieron a la calle con armas y arremetieron contra el tanque de agua con armas de fuego.

Por supuesto, una narración de este calado contó con todo lujo de detalles. Conexiones en directo, efectos de sonido, música, un falso informativo, actores profesionales, una coherencia difícil de ignorar y 12 millones de personas escuchando atónitos la noticia del siglo. Se llegó a tal nivel de detalle que miles de estadounidenses salieron a la calle en el estado de Nueva York dominados por el pánico.

La histeria era la tónica general. Supermercados y comercios se abarrotaron de gente que quería aprovisionarse para una guerra inminente y los servicios policiales, al igual que los teléfonos de emergencias, estaban desbordados. Una hora de emisión que puso patas arriba a la nación más poderosa del mundo y que finalizó con la “muerte” del propio Welles como consecuencia de los gases tóxicos que los alienígenas habían lanzado al estudio de radio. Un final apoteósico digno de una emisión que ocupa un lugar de honor en los estudios de las ciencias de la comunicación.

Un fenómeno sin precedentes

Como el lector podrá imaginar, el día siguiente a la emisión los medios yankees fueron un clamor. Más de 10.000 artículos de prensa explicaron lo sucedido. Ciertamente, Welles tuvo algún que otro problema legal con algunos oyentes. No importaba. La realidad es que estos contratiempos fueron insignificantes en comparación con el premio que había conseguido. El especial radiofónico fue una verdadera catapulta en su trayectoria profesional. De hecho, tres años después, Welles fue contratado por RKO Pictures para dirigir Ciudadano Kane, un largometraje por el que recibiría el Óscar a mejor guion original.

El fenómeno radiofónico de “La Guerra de los Mundos” fue posteriormente analizado por diversos estudios. Todos ellos comparten el denominador común de considerar que los propios medios de comunicación exageraron notablemente los efectos de la emisión en la ciudadanía estadounidense. No obstante, su impacto fue innegable. En aquel momento Welles no era consciente de ello, pero con su emisión acababa de liberar de la caja de pandora del periodismo uno de sus grandes pecados, el de las fake news.

 

COMPARTIR: