18 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La sede catalana permanece sin obispo tras la dimisión de Xavier Novell, fanático del catalinismo nacional y participante del referéndum en 2017

Otra polémica en la Diócesis de Solsona: Una familia se lleva el féretro ante la negativa a oficiar en castellano

Interior de la Iglesia de Cardona, Barcelona.
Interior de la Iglesia de Cardona, Barcelona.
Los hechos ocurrieron en el municipio barcelonés de Cardona, donde los allegados de la fallecida aseguraron que el cura no respetó su última voluntad. A pesar de que la diócesis a la que pertenece esta parroquia, la de Solsona, ha declarado que el cura ofició el 80% de la misa en castellano, la familia lo consideró "un acto de intolerancia", por lo que decidieron salir de la iglesia con el féretro antes de que terminase la ceremonia.

La Diócesis de Solsona se ha visto envuelta este jueves en un nuevo escándalo relacionado con el catalanismo y los problemas con el uso del castellano en sus parroquias. En este caso, la polémica ha tenido lugar en la Iglesia de Sant Miquel i Sant Vicenç –en el municipio barcelonés de Cardona–, donde la familia de la fallecida, Dolores Bastida Navarro, celebraba su funeral. Antes de que concluyera la ceremonia, los allegados retiraron el féretro de la capilla ante la "negativa" del sacerdote, el padre Carles Pubill, a oficiar la misa previa al sepelio en castellano, tal y como había establecido Dolores como última voluntad.

En declaraciones a los medios de comunicación, el Obispado de Solsona, al que pertenece esta parroquia, ha asegurado que el sacerdote oficiante "hizo la mayor parte de la eucaristía en castellano y únicamente una pequeña parte en catalán porque le avisaron con poco tiempo y no pudo preparar los misales solicitados".

A pesar de las palabras de la diócesis, la familia de la fallecida ha considerado "un acto de intolerancia" que el religioso se negara a cumplir la última voluntad de Dolores. "Mi madre contrató en vida un seguro de decesos y había varios apartados, uno de ellos era las últimas voluntades. Allí, expresó que quería que su misa de funeral fuera en castellano. En la compañía de seguros nos dijeron que cuando ocurriera el deceso, en la funeraria nos tomarían nota. Sin embargo, cuando llegó el día, el sacerdote empezó hablando en catalán. Yo avisé a los de la funeraria, que estaban también allí, y ellos hablaron con el sacerdote. Este paró, se fue y al cabo de unos minutos volvió con otro misal en las manos. Sí siguió en castellano un rato, pero cuando acabó de leer los Evangelios, volvió al catalán", relata la hija de la fallecida a Abc.

Cuando la familia de Dolores volvió a solicitar el uso del castellano para oficiar la misa, el cura alegó que "ya había hecho una parte en castellano y que seguiría en catalán porque no tenía los libros para continuar con la primera lengua". La hija de Dolores intentó negociar con él y terminó pidiéndole a la funeraria que sacara el féretro de allí. "Fue fuerte y muy triste para nosotros. No me sirven disculpas ni excusas. Tampoco sé qué movió al cura a hacer lo que hizo, pero debería haber sido más caritativo y profesional. Para nosotros el daño ya está hecho", concluye.

La familia ha elevado una queja a la Diócesis de Solsona, que ya se ha disculpado y ha excusado al padre Pubill diciendo que él no sabía que la misa tenía que ser en castellano y que no tenía los materiales necesarios para ello. Su versión coincide con la de la familia de la fallecida, además de añadir que estiman que "ha sido un problema de falta de comunicación de la funeraria, que no se lo comentó al sacerdote antes de la misa, como se hace en estos casos».

De la misma manera, Carles Pubill defiende que nadie le avisó y que hizo la parte que pudo en castellano porque no tenía los libros. "No entiendo todo este alboroto, si me hubieran avisado con tiempo, lo habría hecho como querían porque yo ya he hecho muchas otras misas y funerales en castellano. Aquí, en Cardona, hay muchos castellanoparlantes», relata el sacerdote ante Abc. "Por desgracia, todo esto se está utilizando políticamente", concluye Pubill –uno de los 300 sacerdotes que en 2017 firmó un manifiesto defendiendo la celebración del referéndum del 1 de octubre.

La Diócesis de Solsona, todavía sin obispo

El Obispado de Solsona, bajo el que se encuentra amparada la parroquia de Cardona, ya había presenciado un escándalo relacionado con la polémica lingüística catalana-castellana. El puesto de obispo de esta diócesis permanece vacante desde que, en agosto de este año, el sacerdote Xavier Novell dimitiera para irse a vivir con Silvia Caballol, escritora de novelas eroticosatánicas.

Xavier Novell, ex obispo de Solsona.

Xavier Novell, nombrado obispo con 41 años, era conocido por su adhesión al nacionalismo catalanista. De hecho, fue el único obispo catalán que participó en el referéndum ilegal de 2017. También tiene fama por haber visitado en la cárcel a los políticos condenados por desacato a la ley. 

Según ha publicado recientemente Crónica Global, la boda de Xavier Novell y Silvia Caballol será inminente, aunque tiene implícito un proceso largo y dificultosos trámites para poder llevarse a cabo. Tal y como informó el medio, la pareja debía dar un plazo de 15 días para que quien se opusiera al enlace presentara sus alegaciones. Este plazo terminó el 30 de octubre, un día antes de que saliera a la luz la noticia de que la pareja estaba esperando gemelos. Es por ello que se prevé que los trámites se vean acelerados.

COMPARTIR: