16 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los empresarios del sector han solicitado al ICAA recuperar esta medida debido a la pérdida de un 42% de la recaudación

Las salas de cine piden 100 días de ventana de exhibición antes de pasar al ‘streaming’

Sala de cine.
Sala de cine.
Desde que una película se estrena en las salas de cine hasta que pasa a las plataformas de ‘streaming’ pasan 45 días. Esta nueva ventana de exhibición fue implementada con la pandemia y, según la Federación de Cines de España (FECE), ahora supone “un gran perjuicio para las salas de cine”. Por eso, han solicitado ampliarla a 100 días para una recuperación más rápida de un sector que ha perdido un 42% de la recaudación previa a la pandemia. Un hecho que ha provocado el cierre de algunas salas.

La pandemia del Covid-19 cambió el modo de vivir de todos los ciudadanos. La distancia social y el hecho de tener que evitar grandes reuniones de personas hicieron que muchas de nuestras tradiciones e industrias se debilitaran. Especialmente, las dedicadas al ámbito cultural, como el sector musical o el del cine. Las plataformas de ‘streaming’ se convirtieron en un gran aliado para minimizar daños en el parón forzado que sufrió este último, pero ahora parecen haberse convertido en el gran enemigo de las salas de cine.

La Federación de Cines de España (FECE) ha solicitado al ICAA ampliar la actual ventana de exhibición de las películas en cine a 100 días. Actualmente, se encuentra en 45 días después del estreno en salas. Una medida que fue implementada en la pandemia para dar salida a aquellas películas con bajas recaudaciones en taquilla por las restricciones, pero que ahora supone “un gran perjuicio a las salas de cine”, según explican en un comunicado, y que está “retrasando la recuperación del sector”.

Sin embargo, esta reducida ventana no es la única de las soluciones que se encontraron durante la pandemia al estreno de las películas. Medidas como estrenos simultáneos, según afirman los empresarios, han provocado que el espectador reciba “mensajes contradictorios sobre cuándo y dónde ver las películas, y este es uno de los principales obstáculos con los que se está encontrando la industria a la hora de conseguir la vuelta de los espectadores a las salas”.

La caída de la recaudación de los cines desde la pandemia

Debido a todo esto, los empresarios se muestran a favor de las ventanas de distribución de las películas. Estas se implementaron en los años 80, y tenían como objetivo maximizar la recaudación que tenían los filmes en los diferentes canales (cine, DVDs, plataformas y televisión, por lo que se establecía un tiempo predeterminado durante el que permaneciesen en una de estas ‘ventanas’ antes de pasar a la siguiente. Tradicionalmente, se presuponía que las películas se mantenían en cines cuatro meses, tras los cuales, pasaban a la siguiente ventana, la venta de DVDs. Posteriormente, se abrían a los servicios de vídeo bajo demanda y, por último, a la televisión en abierto.

Plataformas de streaming.

Ahora, la FECE solicita reducir ligeramente estas cantidades y las limita al ámbito de las salas de cine, pidiendo “una ventana exclusiva de 100 días para todos los estrenos que pasen por cartelera”. Esto, según afirman, contribuirá a “una recuperación más rápida en una situación todavía delicada, con una caída del 42% de la recaudación respecto a la media de los últimos años antes de la pandemia (2017-2019)”.

Lo cierto es que la disminución de la actividad en las salas de cine es palpable. Así lo demuestran los diversos cierres de cines en el centro de Madrid, al que se han unido recientemente los cines Conde Duque de Santa Engracia y los de Alberto Aguilera, que ni siquiera notaron afluencia el día antes del cierre.

Trabajadores de estas salas, afirmaban que solían ser cines a los que acudían personas mayores, que comenzaron a acudir menos por la pandemia. Sin embargo, también se apunta a los 'blockbusters' —las películas más comerciales y rentables en la actualidad— como posible causa del cierre de las pequeñas salas.

Sin embargo, los empresarios apuntan como una posible solución a la ampliación de la ventana de exhibición. Por ello, en su petición han querido comparar la situación de España con la de otros países como Francia, con una ventana de 15 meses hasta el estreno de las películas en plataformas de streaming, o Italia, que dispone de 90 días de exclusividad en salas.

El auge de las plataformas de ‘streaming’ por la pandemia

Si el cine fue uno de los grandes damnificados por la pandemia, se podría decir que las que resultaron como grandes beneficiadas fueron las plataformas de streaming. Netflix y Filmin fueron las pioneras de un mercado en el que prácticamente cualquier cadena de televisión está intentando abrirse un hueco —como Atresplayer Premium o Mitele Plus en el caso de España—, pero no son las únicas.

Recientemente, la distribuidora A contracorriente anunciaba su intención de lanzar una nueva plataforma que quería desmarcarse de todas las demás. Una oferta de lanzamiento a precio reducido y el regalo de una entrada de cine mensual en sus suscripciones superiores eran sus principales diferencias con el resto.

Esta decisión ponía de manifiesto un interesante debate sobre la relación entre el consumo de cine en plataformas ‘streaming’ y en las salas. Estas últimas vieron como grandes estrenos como Dune, West Side Story o The Batman, eran retrasados un año sin mucho éxito. Sus recaudaciones no eran lo que se esperaba, y mientras que los 40 millones de 'Dune' fueron buenos resultados por entonces, los poco más de 10 de 'West Side Story' no fueron suficientes para el nombre de Spielberg.

Las estrategias de estrenos en plataformas de ‘streaming’

Aplazar los estrenos en la mayoría de los casos resultó efectivo, aunque algunas compañías probaron diferentes alternativas para obtener los resultados deseados. Una de las más innovadoras al respecto fue Disney+, que se lanzó con 'Mulán' al estreno exclusivo en su plataforma, con un coste adicional a la suscripción. La medida no estuvo exenta de polémica debido al alto precio (22 euros en España), pero obtuvo buenos resultados para la compañía, que volvió a innovar con otro de sus estrenos: Viuda Negra.

Cartel de acceso premium de 'Viuda Negra'.

La película protagonizada por Scarlett Johansson también sufrió un retraso de un año en su estreno (previsto para 2020, finalmente llevado a cabo en 2021), pero la compañía propietaria de Marvel usó una estrategia nueva: el estreno simultáneo del filme en salas de cine y en su plataforma, tal y como se hizo con Mulán. Una medida que resultó un éxito, ya que un tercio de la recaudación total se consiguió a través del servicio de 'streaming'. Un beneficio que fue íntegro para la compañía, a diferencia del obtenido por la distribución en salas.

La estrategia seguida por Disney no fue solo usada para estrenos posteriores de la multinacional, sino que la productora Paramount (que tiene en Estados Unidos la plataforma Paramount+) decidió copiar la estrategia y estrenar 'Un lugar tranquilo 2' en cines y en su plataforma con el correspondiente coste adicional para los usuarios.

Posteriormente a esta medida, se implementó la ya mencionada reducción de las ventanas de distribución. Esto permitió que a los 45 días desde el estreno en cines de las películas apareciesen en una de las grandes plataformas de ‘streaming’. Tradicionalmente, había que esperar un mínimo de cinco meses para disfrutar del cine en los televisores.

Si bien es cierto que para las plataformas ha podido ser una medida beneficiosa, las salas podrían haber notado la pérdida de potenciales espectadores que, ante estrenos con peores críticas, prefieran esperar a su estreno en una de las plataformas que tengan contratadas. Si finalmente se decide implementar la medida solicitada por la FECE, se podrá comprobar si estas ventanas son tan efectivas como proclaman o, por el contrario, los 45 días de espera se convertirán en la norma.

COMPARTIR: