16 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El mayor de los ocho hijos del popular cómico y artista cuenta que el pasaje se encuentra entre San Mateo y Beneficiencia, en pleno barrio de Malasaña

Tony Leblanc Jr: "Por fin mi padre tiene el justo recuerdo que se merecía, una calle en 'su' Madrid"

El Cierre Digital en Tony Leblanc
Tony Leblanc
En el año 2020 desde AMIThE (Asociación Nacional de Amigos de los Teatros Históricos de España) se propuso al alcalde del PP madrileño, José Luis Martínez Almeida, que se pusiera el nombre del recordado actor a una calle de la capital de España, donde nació y forjó su éxito. Ahora, en 2022, el pleno del Ayuntamiento del distrito centro de Madrid ha aprobado conceder el nombre de Tony Leblanc a una calle. Está situada entre San Mateo Mateo y Beneficiencia, en el barrio madrileño de Malasaña.

El actor madrileño Tony Leblanc, fallecido en noviembre de 2012, será homenajeado con la inauguración de una calle con su nombre tras la aprobación por unanimidad del Ayuntamiento de Madrid. El mayor de los ochos hijos de Tony Leblanc, con el mismo nombre que su célebre padre, ha mostrado su orgullo e ilusión en una conversación telefónica con elcierredigital.com 

El hijo del reconocido actor nos recuerda que "esto siempre ha sido un proceso que lo inició hace años un gran amigo de la familia, Javier López Galiacho, presidente de la Asociación de Amigos de Teatros Históricos de España (Amithe). Le llegó a Santiago Segura, que fue la persona aceleradora de todo el proceso." Y añade que tras la petición familiar "en un principio nos dijeron que era muy complicado cambiar el nombre de una calle del centro de Madrid, nos daban como opción una calle en los extrarradios de la ciudad y eso no nos hacia mucha ilusión"

En 2022 y tras años de lucha para que el actor español tuviera su reconocimiento en la capital, surgió esta iniciativa por parte del distrito centro de Madrid. Los familiares explican a elcierredigital.com que "es una calle muy pequeñita pero más que el tamaño nos importa el reconocimiento a mi padre, dimos la aprobación sin dudarlo y estamos muy agradecidos al Ayuntamiento de Madrid"

Tony Leblanc Jr. cuenta a elcierredigital.com que "en la familia se ha vivido con mucha ilusión, afortunadamente mi padre en vida ya tuvo dos reconocimientos, el primero fue en la ciudad de Benidorm, en el año 2000, y luego en el año 2010 el Ayuntamiento de Villaviciosa de Odón tuvo también el detalle, a la calle donde tenía mi padre su domicilio le pusieron también su nombre"

Pasaje Tony Leblanc.

Afirma que "estas emociones no han sido nuevas porque mi padre ha sido muy afortunado por recibir homenajes en vida e, indudablemente, desde el cielo va a estar muy feliz". Pero cabe destacar que, dentro de los homenajes artísticos y humanos de la trayectoria de Tony Leblanc, este sin duda es especial, y su hijo reitera que "no se ha cansado de repetir su orgullo de ser madrileño y decía que ser madrileño era un orgullo y ser español un privilegio"

Se trata de una propuesta consensuada por todos los partidos políticos y esta circunstancia, según nos asegura Tony Leblanc Jr., es lo que más satisfacción ha producido en la familia. "Esta decisión municipal ha sido una confirmación del recuerdo de mi padre, que está vivo en todos los corazones." Añade que "nos han pedido la autorización para utilizar la imagen de mi padre y que la calle tenga una imagen suya, como la de Raffaella Carrà, nos haría mucha ilusión y estamos esperando la fecha de inauguración del pasaje"

Pasaje 'autoinventado' Modesto Martínez 

El pasaje, cuando se cumplan los trámites, contará por primera vez con un nombre oficial, pues hace años ya tuvo un nombre oficioso a raíz de una broma. El pasaje era conocido entre los ciudadanos como pasaje de Modesto Martínez, ciudadano que a finales del siglo XX decidió adjudicarse una calle que nació al abrirse un nuevo solar entre San Mateo y Beneficiencia.

El vecino colocó él mismo la placa con su nombre. Aunque al pasaje se le conoce así en varios foros e incluso en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid, la pervivencia oficial nunca llegó. Por aquel entonces el pasaje era ancho e incluso contaba con un solar con columpios que ahora se han convertido en un hostal.

Se trata de uno de los tantos nombres populares que los ciudadanos de Madrid ponen a los distintos lugares y que algunos llegan a consolidarse en la memoria durante años.

Tony Leblanc, el actor

“Conectaba con la gente porque era espontáneo, natural, y en aquella época tan dura era muy necesario reírse”, explica Leblanc Jr. Y es que en la posguerra muchos necesitaban distraerse y olvidar. Sin embargo, cuenta también que “como actor, él sentía que no se le reconocían realmente sus capacidades interpretativas por estar encasillado dentro del humor, y tenía ese aguijón clavado dentro”.

Tony Leblanc Jr.

Tony Leblanc Jr. cuenta que su padre tenía una preciosa capacidad de crear vínculos de amistad con sus compañeros de profesión: “Tenía una relación muy fraternal con Fernando Rey y con Paco Rabal, aunque apenas coincidieron en su carrera, y lo mismo le pasaba con Fernando Fernán Gómez”. Leblanc Jr. le da especial importancia porque estas amistades estaban basadas en vivencias externas a los camerinos y los platós, y eso los hace especiales y “muy significativos”.

“Pasó una etapa complicada a nivel psicológico tras sufrir el accidente”, explica, y es que aquel percance dejó a Leblanc en una silla de ruedas durante una larga etapa. “Fue Santiago Segura quien le sacó de ahí adaptando un papel de un hombre en silla de ruedas para mi padre”, un papel que le daría el premio Goya al Mejor actor de reparto en 1998. “Gracias a que Santiago Segura le convenció para volver a actuar, mi padre retomó la autoestima que le revitalizó”.

Tony Leblanc junto a Santiago Segura

Leblanc Jr. no pierde la oportunidad para recordar una tarea pendiente en este país, y es que “en España somos muy proclives a olvidar a nuestras figuras cuando no están en el candelero. Parece que si no te mueres no te dan el reconocimiento”, comenta, y pone el ejemplo reciente de Juan Diego. Sin embargo, reconoce y agradece que su padre, Tony Leblanc, corriera otra suerte: “Mi padre tuvo la fortuna de estar recibiendo reconocimientos y premios hasta el final de sus días, con 90 años”.

Tony Leblanc es una de las grandes figuras del cine español y su participación en cintas tan importantes como El día de los enamorados o Sabían demasiado, ambas junto a Concha Velasco, hicieron del actor una leyenda que seguirá recibiendo homenajes de aquellos que le admiran y valoran su trabajo.

COMPARTIR: