20 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El gaditano ya es bastión de la innovación de este arte escénico con su nuevo espectáculo, en el Corral de la Morería hasta el 28 de febrero

El bailaor Eduardo Guerrero triunfa con 'Origen', una apuesta por la vanguardia del flamenco en la capital de España

Eduardo Guerrero en escena.
Eduardo Guerrero en escena. / Paco Lobato.
“Origen” se suma a sus últimos espectáculos: “Bailar no es solo bailar”, que se estrenará el próximo día 2 de marzo dentro de la XVII edición del Festival de Jerez, y “Debajo de los pies”, actualmente en gira y en continua formación, acaso el más personal, transgresor y ambicioso de su carrera. Guerrero ha llevado a cabo exitosas actuaciones en Estados Unidos, Rusia (Moscú), Brasil (Río de Janeiro, São Paulo y Brasilia), India (Nueva Delhi, Chandigarh y Bombay) y próximamente irá a París.

El éxito del estreno mundial de Origen, el nuevo espectáculo del bailaor Eduardo Guerrero, en el Corral de la Morería hasta el 28 de febrero, da un nuevo impulso al proyecto del artista gaditano, que ha realizado recientemente exitosas actuaciones en Rusia (Moscú), Brasil (Río de Janeiro, São Paulo y Brasilia), India (Nueva Delhi, Chandigarh y Bombay) y, próximamente, en Francia (París).

Origen supone una valiente apuesta con carácter interdisciplinar por la vanguardia del flamenco. En esta ocasión, el vestuario de Guerrero ha corrido a cargo del diseñador Palomo Spain como parte de este viaje extrasensorial, en el que se mezclan fantasía y realidad. Así, Guerrero renueva el género recuperando lo más profundo y radical del arte. Apasionado de la moda, el bailaor gaditano ha trabajado en anteriores ocasiones con diseñadores como Francis Montesinos para construir sus espectáculos.

Eduardo Guerrero por Pablo Padira. 

Origen se suma a sus últimos espectáculos: Debajo de los pies, actualmente en gira y con el que ha obtenido el Premio Lorca de las Artes Escénicas a Mejor intérprete masculino de danza flamenca (2022), acaso el más personal, transgresor y ambicioso de su carrera, en el que invita al espectador a disfrutar de una vasta escala de formas, volúmenes y cuerpos llenos de “augurios”; y Bailar no es solo bailar, que se estrenará el próximo día 2 de marzo dentro de la XVII edición del Festival de Jerez.

“Es mi aportación a esa vanguardia, desde la raíz y desde mi personalidad. ‘Origen’ es soñarme a mí mismo en la interpretación de un escenario mítico. ‘Origen’ es traspasar las fronteras de este escenario, crear un diálogo directo con el público, sumergirlo en el sueño de un viaje que mezcla fantasía y realidad”, indica Guerrero.

Guerrero ha asumido el reto de transmitir los valores culturales del flamenco a través de rasgos artísticos y estilísticos propios. La elegancia, la originalidad y el carisma son sus señas de identidad, características que han ido encontrando acomodo en diferentes proyectos, donde destacan los palos flamencos y las versiones de temas míticos que inspiran sus coreografías, con una estética actual, una técnica depurada, un profundo conocimiento de la esencia del flamenco y un físico portentoso.

Federico García Lorca según Eduardo Guerrero

En su estilo interdisciplinar, Guerrero también ha explorado las posibilidades de los textos literarios, como en JONDO. Del primer llanto, del primer beso, del ciclo Lorca y Granada, su particular homenaje al poeta de Fuente Vaqueros: “Lorca escribía sobre él todo el tiempo: no podía manifestar abiertamente que era Bernarda, Adela y don Perlimplín, porque sus personajes hablaban sobre su forma de ver la vida”, ha comentado Guerrero.

Eduardo Guerrero por Lucrecia Díaz. 

Se trata de cinco cuadros de danza para sendos personajes lorquianos que comparten con el cante jondo la tragedia sin destinatario y los “derrames” de su música, y que intervienen en la pena con quien observa y escucha, revueltos entre una queja de desdichas seculares como el amor. Son cinco los personajes, amantes sin ser amados: Rosita, don Perlimplín, Mariana, Adela y El Director.

Eduardo Guerrero: el flamenco elegante, vanguardista e internacional

Eduardo Guerrero (1983, Cádiz), uno de los bailaores más creativos e inquietos del panorama artístico, está realizando importantes giras internacionales por los grandes templos de la danza mundiales: recientemente en Brasil (Río de Janeiro, São Paulo y Brasilia), India (Nueva Delhi, Chandigarh y Bombay) y, próximamente, en Francia (París). Además, ha sido estrella invitada en el prestigioso Teatro Bolshói de Moscú o en el Teatro Real.

Comenzó a bailar a los seis años en la escuela de Carmen Guerrero de Cádiz con maestros de la talla de Mario Maya, Antonio Canales, Manolo Marín y Chiqui de Jerez, entre otros. Más tarde, estudió Danza Española en el Conservatorio de Danza de Cádiz y, posteriormente, amplió sus conocimientos de Danza Contemporánea con David Greenall y de Clásica con Montserrat Marín. A partir de 2002 empezó a trabajar con artistas y compañías de la talla de Aída Gómez, Eva Yerbabuena, Rocío Molina, el Ballet Español de Murcia –bajo la dirección de Javier Latorre–, la Compañía de Rafael Aguilar, con Amador Rojas, Antonio Canales, David Palomar, etc.

Eduardo Guerrero por Paco Lobato. 

En 2011, su coreografía Mayo obtuvo el Primer Premio del Concurso Coreográfico de Conservatorios Profesionales, al que siguieron reconocimientos como el Premio del Público en el Festival de Jerez de 2017 y el Desplante en el Festival de las Minas de La Unión (Murcia) en 2013 o el Premio Lorca a Mejor Intérprete de Danza Flamenca Masculina (2022) por Debajo de los pies.

Este 2023 se ha abierto para Guerrero con un nuevo premio: la Zapatilla de Plata de Indanza del Ayuntamiento de Almería, concedida el pasado mes de enero por su “defensa, difusión y alcance para realzar la danza española y el baile flamenco, tan definitorios del arte almeriense, andaluz y español”, y el Premio Alma de Andalucía por Trayectoria Internacional.

Sus producciones arrancaron en 2011 con Suite flamenca, a la que siguieron De Dolores en el Festival de Jerez (2012); Las Minas del Festival de Cantes de Las Minas en La Unión, Murcia (2013); Re-torno 2014, en el Teatro de La Abadía de Madrid (2014); Callejón de los Pecados de la XVIII Bienal de Flamenco de Sevilla (2014); Desplante en el Teatro de la Ciudad, Monterrey, México (2015); A Solo Piece for a Flamenco Dancer en Amsterdam Der Kappel (2016); Guerrero en el Teatro Mayor de Bogotá, Colombia (2017); Faro, Sombra Efímera en la XX Bienal de Flamenco de Sevilla (2018), Gaditania en gira por los Estados Unidos (2018), Etéreo en el Castillo de Santa Catalina (Cádiz) (2020), Debajo de los pies en el Teatro Villamarta de la XV edición del Festival de Jerez (2021) y JONDO. Del primer llanto, del primer beso en el Teatro del Generalife durante el ciclo de Lorca y Granada (2022).

COMPARTIR: