10 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

AMAZONA REAL Y EMBAJADORA DE CHANEL, LA HIJA DE LA PRINCESA CAROLINA VIVE JUNTO A SU FAMILIA EN MÓNACO, AUNQUE SIEMPRE LEJOS DEL FOCO MEDIÁTICO

Carlota Casiraghi cumple 36 años: Así es la discreta royal graduada en Filosofía y apasionada de la moda

/ Carlota Casiraghi.
El Principado de Mónaco celebra el 36º aniversario de Carlota Casiraghi. La hija de la Princesa Carolina de Mónaco y el deportista Stefano Casiragui se ha convertido en un símbolo de la realeza europea. Desde su nacimiento, Carlota Casiragui ha estado perseguida por los flashes y ha heredado la elegancia que caracterizada a las mujeres de la Familia real monegasca. Apasionada por el mundo ecuestre, la filosofía y la moda, la nieta de Grace Kelly vive junto a su familia lejos del foco mediático.

El glamour es una particularidad que ha caracterizado desde hace décadas a la Familia Grimaldi.Y una característica que han heredado las mujeres de una de las dinastías más importantes de Europa, como es el caso de Carlota Casiraghi. La adorada hija de la Princesa Carolina de Mónaco cumple 36 años y ha logrado convertirse en uno de los miembros royals más aclamados por ser un ejemplo de elegancia y discreción. 

Ocupa la undécima posición en la línea de sucesión al trono del Principado de Mónaco y se la considera la amazona real por excelencia debido a su pasión por la hípica. Su padre, Stéfano Casiraghi le inculcó el amor por los deportes. Su tío, el Príncipe Alberto de Mónaco siente una gran debilidad por su sobrina. Carlota Casiraghi forma parte de una nueva generación en la Familia Grimaldi marcada por la mesura, distinción y el encanto.

Sin título nobiliario, una infancia marcada por la tragedia y amor por la filosofía

Carlota María Pomelina Casiraghi llega al mundo el 3 de agosto de 1986 en el Hospital Princesa Grace y desde su nacimiento ha sido uno de los objetivos principales de la prensa del corazón. A pesar de ser hija de princesa, no ostenta título nobiliario a causa de las leyes sálicas que rigen en el Principado de Mónaco. 

La princesa de Mónaco y Stéfano Casiraghi junto a sus hijos.

Junto a sus hermanos Pierre y Andrea Casiraghi, la Princesa Carolina de Mónaco y el deportista Stéfano Casiraghi, con quien se casó en 1983, forman familia perfecta. Pronto, la tragedia golpeará sus vidas. A los cuatro años de edad, Carlota se quedará huérfana de padre. El empresario Stéfano Casiragui fallecía el 3 de octubre de 1990 a bordo de su embarcación Pinot di Pinot mientras participaba en el mundial off-shore en Montecarlo.

Tras la muerte de su padre, la Princesa Carolina sumida en la tristeza y la soledad se traslada junto a sus hijos a Saint Rèmy. Andrea, Carlota y Pierre se formaran en el colegio religioso de Les Dames de Saint-Maur, donde la hija de la Princesa Carolina destacará por sus grandes dotes para los estudios.

Carlota Casiraghi durante su niñez.

Junto a su familia, regresarán al Principado dos años después y continuará sus estudios, en un primer momento en el Instituto François Couperin de Fontainebleau donde ya comenzó a sentir atracción por el mundo de la filosofía y en 2007, se graduará en la Universidad Sorbona de París. A pesar de no poseer título nobiliario, se la conoce como la “princesa” filósofa.

Varios romances y alejada del foco mediático

Como ya le sucedió a su madre en el momento en el que se traslada a cursar sus estudios en París, Carlota Casiraguhi crece y se convierte en una joven atractiva, simpática y elegante. Copaba las portadas de las revistas del corazón y pronto comenzarán a lanzar rumores sobre sus posibles romances. 

Carlota Casiraghi junto a Hubertus Arenque Frankensdorf.

Ha mantenido varias relaciones desde su adolescencia. Con Hubertus Arenque Frankensdorf mantuvo un affaire siendo muy joven y se mostraron cómplices en unas vacaciones en la estación austríaca de esquí en Zurs. El actor francés Felix Winckler, hermano de una de sus mejores amigas, llegó a su vida en 2004. Una de las relaciones más longevas que mantuvo la nieta de Grace Kelly fue con Alex Dellal, hijo de Guy Dellal, un importante empresario multimillonario, de hecho el romance llegó a consolidarse de tal manera que la pareja acudía a actos oficiales e incluso a la boda de Alberto de Mónaco y la princesa Charlene. La ruptura se dió en 2012. 

La soltería durará poco en la vida de Carlota Casiraghi. La prensa nacional e internacional lanzaba una exclusiva sobre un nuevo amor en la vida de la hija de la Princesa de Mónaco. Gad Emaleh, un actor de origen marroquí afincado en Francia, 16 años mayor que ella y con fama de galán llegaba a la vida de Carlota. Y no tardaría de llegar un miembro más a la Familia Grimaldi. Tras apenas un año y medio de relación daban la bienvenida a su hijo Raphaël Elmaleh

Carlota Casiraghi y Dimitri Rassam durante su boda.

Una serie de discrepancias en la relación y la diferencia de edad, dieron lugar a la ruptura de la pareja. Dos años más tarde, Carlota Casiraghi volvía a enamorarse. Esta vez de Dimitri Rassam, un productor de cine. Juntos tuvieron un hijo, Balthazar, nacido en 2018. Tras la llegada del bebé contrajeron matrimonio en una ceremonia civil celebrada el 1 de junio de 2019 en el Palacio de Mónaco. Carlota Casiraghi ha logrado formar una familia, alejada del foco mediático, que desgraciadamente no pudieron tener ni su madre ni su abuela. 

Embajadora de Chanel y pasión por la moda

Si hay un hecho que se puede afirmar de Carlota Casiraghi es que es digna heredera de su madre. Ambas se han convertido en dos íconos royals referentes en el mundo de la moda. La Familia Grimaldi ha mantenido unos estrechos vínculos con algunos de los diseñadores referentes en la moda internacional. Como fue el caso de Karl Lagerfeld, del que su madre era íntima amiga. La unión que mantienen con la Casa Chanel es de sobra conocida, es más, en el Carlota Casiragui abrió el último desfile de la Maison montada a caballo y en los actos oficiales a los que acude, es habitual ver a la nieta de Rainero de Mónaco vestida con diseños de la firma. 

La Princesa Carolina de Mónaco junto a Carlota Casiraghi.

La moda es una de las grandes pasiones de Carlota Casiraghi. Ha sido fotografiada por Mario Testino para protagonizar portadas de algunas de las revistas más prestigiosas del mundo de la moda como Vogue. Además, también es embajadora de la firma italiana Gucci e imagen de su línea dedicada a la hípica.

Carlota Casiraghi en el desfile de Chanel.

Carlota Casiraghi, a sus 36 años, es una de las personalidades royals más relevantes, prefiere mantener una vida alejada de las cámaras junto a su marido y sus hijos, un hecho del que no pudieron presumir el resto de mujeres de su familia, de las que ha heredado el glamour que tanto le caracteriza. 

COMPARTIR: