23 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La silenciada vida de la popular actriz vuelve a ser objeto de debate y dudas en TVE por su noviazgo secreto con el empresario taurino 'Choperita'

La verdad sobre Lina Morgan: De su aparente vida solitaria a su gran amor, José Antonio Martínez Uranga

José Antonio Martínez Uranga y Lina Morgan.
José Antonio Martínez Uranga y Lina Morgan.
La popular actriz y vedette Lina Morgan, fallecida en 2015 por un cáncer de garganta, vuelve de nuevo a ser objeto de actualidad tras la emisión del programa 'Lazos de sangre' de TVE, donde familiares y amigos han desvelado secretos de la relación con el que fue su gran amor, el empresario José Antonio Martínez Uranga 'Choperita'. A pesar del eterno silencio de Lina Morgan, el entorno íntimo del empresario taurino ha confirma a 'elcierredigital.com' la veracidad del noviazgo.

María de los Ángeles López Segovia, más conocida por el nombre artístico de Lina Morgan, fallecía con 78 años hace más de un lustro –en 2015–. Como supuesto homenaje a la labor de la conocida vedette y actriz, la cadena pública RTVE repasó los episodios de su vida y trabajo en el programa Lazos de sangre, donde también se desveló el secreto de sus relaciones amorosas, entre los que destaca un nombre por encima de todos: el empresario taurino, José Antonio Martínez Uranga, conocido en el mundo del toro como 'Choperita'.

Entregada por entero a su carrera profesional y a su disfrute personal de forma más que discreta, la popular actriz madrileña escogía a sus amistades con sumo cuidado y su círculo de confianza siempre fue bastante reducido. Lina Morgan, nacida en Madrid en marzo de 1936, meses antes del inicio de la guerra civil española, nunca tuvo hijos ni contrajo matrimonio, y su vida privada siempre estuvo envuelta en un halo de misterio. 

Lina Morgan.

Morgan era santo y seña de la industria audiovisual y del negocio teatral en España, como prueban la infinidad de premios que obtuvo a lo largo de su longeva y exitosa trayectoria. No obstante, a pesar de todos sus éxitos una desgracia marcó para siempre su carrera. En 1995, fallecía uno de sus grandes apoyos, su hermano José Luis. Este trágico suceso frenó la actividad de Lina que, a partir de entonces, redujo significativamente su presencia en televisión.

Su hermano lo era todo para ella. Fue su mánager, su confidente y su gran aliado, e incluso, como lo calificó la propia Lina, “el amor de mi vida”. Nunca llegó a superar del todo su muerte.

El 'verdadero gran amor' de Lina Morgan

Pero en realidad sí tuvo un gran amor diferente al fraternal: el que le prodigó al empresario taurino José Antonio Martínez Uranga, conocido como 'Choperita', retirado hoy en día en su ciudad natal, San Sebastián. El entorno íntimo del apoderado taurino donostiarra ha confirmado a elcierredigital.com la veracidad de la existencia de esta relación amorosa.

El problema de que la relación entre Morgan y Martínez Uranga no prosperase se debió a que el empresario vasco ya estaba casado. Según comentó el biógrafo de Lina Morgan, Jesús García Orts, en el programa de Lazos de sangre, "en aquel momento todas las vedettes tenían un hombre casado en su vida, lo que pasaba es que no se decía".

Este romance "imposible" también fue confirmado en el mismo programa por Daniel Pontes, el chófer y valedor del patrimonio millonario de la actriz, convertido en heredero universal de Morgan tras su muerte y el mismo personaje que prometió que nunca hablaría de su "jefa" por respeto.

Sin embargo, a pesar de asegurar su silencio con respecto a los asuntos privados de "su jefa", Daniel Pontes desveló que ella "siempre ha llevado en vida la fotografía del empresario taurino en la cartera".

Según el antiguo chófer de la artista, Martínez Uranga gozaba de una buena posición y ofreció a Morgan irse con él a América, donde tenía grandes y rentables negocios taurinos, pero ella rechazó su propuesta: "Le dijo: Mira, cuando estemos fuera, si hace la comunión un niño tendrás que venir, si se pone enfermo un niño tendrás que venir, y yo, lo mío es mío y no lo comparto con nadie".

Dicen que tiempo después, la propia Lina Morgan confesó a su más íntimos sentirse bien con su decisión y tener "la conciencia tranquila" por no haber deshecho la familia del empresario. A pesar de su deseo interno por tener hijos, la actriz expresó más adelante "sentirse aliviada" por no haberlos tenido.

José Antonio Martínez Uranga. Foto: Mundo Toro.

Pero, ¿quién es José Antonio Martínez Uranga? Conocido como 'Choperita' en el mundo del toro es uno de los más importantes empresarios taurinos de España y de América. A pesar de residir en Madrid durante más de doce años, el empresario es de origen donostiarra, tierra vasca en la que a día de hoy reside.

Durante su longeva actividad, Martínez Uranga fue encargado de la gestión de la Plaza Monumental de Las Ventas, en Madrid, después de pasar por la empresa Taurovent/Taurodelta. Además fue el apoderado de grandes figuras del toreo como Paco CaminoPaquirri, Capea, Manzanares, Dámaso González, Galloso, Esplá o Litri. Martínez Uranga es calificado por su amigos como un personaje "sibarita, de inteligencia rápida y una sutil ironía, cuya vida está ligada a las carreras de las grandes figuras de la tauromaquia".

Este es solo otro episodio más de la biografía secreta y solitaria de la popular vedette madrileña, de la que sus amigos y personas más cercanas han ido desvelando algún que otro detalle en los años posteriores a su muerte.

Los problemas de Lina Morgan, según sus amigos

En septiembre de 2020, el antiguo representante de Lina Morgan, Ángel Gutiérrez, abría la caja de Pandora sobre la vida de la actriz –después de que lo hiciera su amiga Ana Valdi– en exclusiva para elcierredigital.com. Muchos de los detalles de su biografía habían estado ocultos para la opinión pública, especialmente en lo referente a los últimos años de vida de María Ángeles, nombre real de la artista.

Durante esa época, Morgan vivió apartada de sus compañeros y amigos, a excepción de su exchófer, Daniel Pontes, que acaparó toda la presencia y notoriedad dentro de su mundo. Tanto fue su protagonismo y la dependencia que la artista tenía de Pontes, que llegó a convertirse en el heredero universal de su fortuna que, según Ángel Gutiérrez, en 2006, solo en sus cuentas corrientes, había tres millones de euros. Según palabras de Gutiérrez, basadas en informaciones de terceros, esta fortuna fue repartida finalmente entre Pontes, otro chófer llamado Abelardo, el Padre Ángel y un sobrino de la actriz.

Lina Morgan, del brazo de su amigo, chófer y heredero Daniel Pontes.

Por otro lado, el exgestor del Teatro La Latina desveló cómo la artista, quizás influida por su exchófer, acababa con los servicios profesionales que le prestaba a consecuencia de ciertas dudas sobre desvíos de dinero en la contabilidad. Tiempo después, con dos auditorías positivas, se descubrió que no eran reales. Este despido produjo una gran batalla judicial entre ambos, durante la cual Gutiérrez sufrió un infarto.

Uno de los secretos mejor guardados de la artista fue el de la muerte de su hermano, José Luis, quien depositó, por la relación de amistad que tenían, la confianza en Gutiérrez y este, en varias ocasiones, fue el hombro donde encontró consuelo. “Lina no entendió que su hermano fuera homosexual. Esta circunstancia provocaba en ambos puntos de desencuentro y muchas de las discusiones que tenían. Yo he visto llorar a José Luis por este tema. Me decía que entrara a su despacho y allí se desahogaba conmigo", explicaba en declaraciones a elcierredigital.com el exgerente de la vedette.

José Luis, hermano de Lina Morgan, junto a la vedette.

El hermano de Lina fallecía en 1995 a causa del sida, sin embargo, hasta dos meses después el fallecimiento no se hizo público. Para que la prensa no descubriera los motivos de su muerte, la actriz había ideado un tétrico plan para sacar del domicilio el cuerpo sin vida de José Luis.

“Yo estuve presente en esa operación. Al hermano se le bajó por el ascensor al garaje en una bolsa de plástico. En la puerta principal de la casa había dos periodistas esperando a ver qué ocurría en el domicilio, porque sabían que Jose Luis estaba muy enfermo. Aprovechando que el vehículo mortuorio era pequeño, se le metió al garaje, que daba a otra calle y por ahí salió. Y dos meses después se enteraron de que había fallecido”, revelaba el exgerente a elcierredigital.com.

Lina junto a amigos, entre los que se encuentra Ángel Gutiérrez y su hermano José Luis.

Según declaraciones de Gutiérrez, Daniel Pontes fue el responsable de la filtración de la noticia de la muerte de José Luis. “Él siempre lo ha negado pero fue él quien divulgó que al hermano se le bajó en un ascensor para que la prensa no supiera que había fallecido. Yo lo supe por mi prima. Después llegó a los oídos de Lina y de Julia –hermana de Lina–. Y esta sí tuvo unas palabras bastante serias con Pontes”, cuenta el exgerente.

No fue la única deslealtad hacia su jefa. En momentos de confianza con el contable que había en el teatro, Pontes se despachaba a gusto. Decía de Lina que tenía unas grandes manías persecutorias y que no la aguantaba. Que estaba deseando de cumplir los 65 años y poderse jubilar”, asevera Ángel Gutiérrez.

Por otra parte, cinco años después de la muerte de Lina Morgan, su amiga, la actriz y escritora Ana Valdi, compartía, en exclusiva para elcierredigital.comlos detalles de porqué la actriz era tan hermética en su vida personal, a pesar de estar acostumbrada al público. 

Ana Valdi, junto a un retrato de su amiga Lina.

Según las declaraciones de Ana Valdi, Lina "quería ser ante los ojos de los demás esa chica buena que todos admiraban, y tenía pánico a desvelar su verdadero yo, que era todo lo contrario al de la ficción, pues la auténtica Lina disfrutaba derrochando cientos de millones en los casinos del mundo"

Además de ser hermética con la gente de su entorno, Lina no tenía apenas trato con los miembros de su familia. Tal y como expresaba a elcierredigital.com Ana Valdi, "Lina dio la orden en el teatro de que no se recibiera a nadie que viniera diciendo que era de su familia". Además, exponía, "desconozco los motivos por los que ella no quería ver a sus sobrinas nietas, pero estoy segura de que si les hubiera tendido un poquito la mano a esas pobres criaturas, ellas habrían conducido sus vidas de una manera menos traumática y desesperada".

Aunque la solitaria vida de Lina Morgan sigue siendo de lo más misteriosa, los sucesivos testimonios de amigos y personas cercanas a la actriz han ido desvelando la intrahistoria de la madrileña, llena de secretos y memorias oscuras.

COMPARTIR: