28 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Cultura Commodore centró sus 'Desayunos' sobre los desafíos de los intérpretes con Lisi Linder, Alicia Montesquiu, Rosalía Castro y Germán Torres

Los actores españoles piden su reconocimiento como 'coautores' de sus representaciones

Lisi Linder, Alicia Montesquiu, Germán Torres y Rosalía Castro.
Lisi Linder, Alicia Montesquiu, Germán Torres y Rosalía Castro. / José Bello.
En los desayunos de 'Cultura Commodore' los intérpretes Lisi Linder, Alicia Montesquiu, Rosalía Castro y Germán Torres han dibujado un escenario de la interpretación en nuestro país esperanzador, pero que necesitado aún de mayor apoyo institucional. Recordaron que el Tratado de Beijing sobre Interpretaciones y Ejecuciones Audiovisuales, adoptado el 24 de junio de 2012, y que entró en vigor el 28 de abril de 2020, se ocupa de los derechos de propiedad intelectual de los artistas intérpretes.

Esta semana, Cultura Commodore ha celebrado uno de sus 'Desayunos' en torno a los retos a los que se enfrentan los intérpretes españoles, como el del reconocimiento de su “coautoría” en su representación dramática, y en el que han participado Lisi Linder, Rosalía Castro, Alicia Montesquiu y Germán Torres.

El responsable de Cultura Commodore, David Felipe Arranz, ha abierto el debate con un par de ideas sobre los actores como mediadores entre el mundo de la gran literatura y del canon y el público actual, un hecho que ha calificado de “milagroso”, además de su importancia en el sistema cultural: “ellos forman parte por derecho propio del mundo cultural y educativo, porque son responsables de la encarnadura aquí y ahora de los clásicos y los modernos de la gran literatura”, ha comentado.

Rosalía Castro se considera optimista sobre el futuro de la profesión, ya que “siempre la situación de los actores ha estado difícil y hay muchos espacios”; por otra parte, ha hecho notar la necesidad de ayudar a los nuevos creadores y de ir sacando a la luz los proyectos que germinaron durante la pandemia: “todo lo que hemos retenido durante el confinamiento, está ahora estrenándose, toda esa creatividad retenida”, ha señalado. También ha hecho una invitación a la reflexión: “para mí el teatro es lanzar todo lo que tenemos desde dentro, un espejo de emociones”.

La coautoría del actor: una asignatura pendiente

Lisi Linder ha señalado que es un buen momento para los actores porque “hemos estado encerrados y siento que mi lenguaje, mi forma de expresión artística ha cambiado, porque me he atrevido a escribir. A nivel de creación, a muchos la pandemia nos ha llevado a expresarnos de muchas maneras”. Con respecto a la relación del actor con la creación dramática, ha hecho notar que “la de escribir no es una moda, sino una necesidad, porque ha habido un embudo en la pandemia, y ahora sale todo a la luz: ahora bien, hay que distinguir, porque no todo vale, ni un teatro público frente a otro privado o más pequeño marca la diferencia de calidad”, ha recordado.

Germán Torres, Lisi Linder, Alicia Montesquiu, Rosalía Castro y David Felipe Arranz. 

En ese sentido, el Tratado de Beijing sobre Interpretaciones y Ejecuciones Audiovisuales (2012) le parece fundamental, porque lucha por el reconocimiento de la “coautoría” del actor sobre el hecho dramático y sobre la representación teatral, sus derechos de propiedad intelectual como intérpretes o ejecutantes sobre las interpretaciones o ejecuciones audiovisuales. Así, ha hecho hincapié en que “hay directores escénicos que incluso te permiten cocrear la obra” e incluso públicos que se dejan “sanar” por el teatro: “los públicos más humildes y marginales son los más sinceros que he visto y con el corazón más abierto”, ha señalado Linder.

Por su parte, Alicia Montesquiu, no solo actriz, sino dramaturga, que acaba de estrenar Las hermanas de Manolete, considera que “el teatro es un reflejo, un espejo de la sociedad en la que el público se mira, el único lugar en el que reflexiona a oscuras sobre sí mismo”. Ha rememorado el tiempo de los grandes –Fernando Fernán Gómez, José Luis López Vázquez o los Gutiérrez Caba–, cuando existía el meritoriaje, el amor a la profesión, “siempre tan perentoria y difícil”, de cuando solo llegaban los que realmente valían. Para Montesquiu el panorama de la profesión ha cambiado: “ahora cualquiera puede ser actor y ves cómo alguien que no es actor ni actriz entra a trabajar en una obra de teatro”. Con respecto a la situación profesional, la escritora, cantante y actriz barcelonesa ha indicado que “hemos puesto toda la carne en el asador y ya no podemos esperar a que nos llamen”. Y, con respecto al método de trabajo, ha comentado que se trata de poner las emociones de cada uno al servicio de la obra, y gestionar después dichas emociones de forma eficaz y práctica.

Por último, Germán Torres ha recordado que con la crisis de 2008 se puso en marcha el proyecto de José Martret La Casa de la Portera, en el barrio madrileño de La Latina, que fue la cocina de muchos creadores actuales: “las crisis sirven para que emerjan el talento y las vocaciones porque a los actores nos ponen contra las cuerdas y sobrevive esa estirpe que viene de los antiguos griegos, manteniendo esa llama del teatro viva”. Para Torres, lo malo del teatro es el olvido, ya que “no queda un registro, solo en el alma de los espectadores” y por eso el actor es “un transmisor del texto, de la idea que tiene o tuvo el autor”.

Cultura Commodore

Cultura Commodore, a través de su programa de actividades, renueva así de la mano del Grupo Casa Remigio un espacio simbólico que ha sido lugar de encuentro y diálogo cultural, escenario obligado durante décadas en la historia reciente de España. Además, con carácter anual, se volverán a celebrar los Premios Commodore, que establecen siete categorías: Narrativa, Poesía, Teatro, Cine, Periodismo, Música y Talento joven, y que se fallarán en junio de 2022.

COMPARTIR: