14 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Logró arrastrar a la juventud a las plazas y su vida privada fue objeto de atención, sobre todo durante su relación con Charo López

Ocho años de la muerte de Antonio Chenel 'Antoñete', el torero favorito de la movida madrileña y rey de los ruedos

Antonio Chenel 'Antoñete'.
Antonio Chenel 'Antoñete'.
Hace ocho años fallecía Antonio Chenel 'Antoñete' uno de los diestros que han marcado al reciente historia del torero. En la Feria de 1965 llevó a cabo la es considerada una de las mejores faenas de la historia con el conocido como 'Toro blanco de Osborne'. Fue en los años ochenta cuando se convirtió en un mito y consiguió arrastrar a la juventud a las plazas y codearse con la movida madrileña. También su vida privada fue objeto de atención, sobre todo durante su relación con Charo López.

A mediados de los años ochenta el torero con más éxito en los círculos intelectuales y la bohemia de la movida madrileña era un hombre de más de cincuenta años y un físico poco agradecido. Sin embargo, la leyenda de sus noches canallas y su vinculación a la izquierda le hacían especialmente atractivo. Era Antonio Chenel ‘Antoñete’, uno de esos diestros envueltos siempre en un halo de tremendismo. A medio camino entre poeta nocturno y hombre experto en demasiadas batallas, ‘Antoñete’ consiguió que en Las Ventas se sentaran para verle en lance desde Pedro Almodóvar o Massiel hasta Jaime Urrutia, entonces líder de Gabineta Caligari.

Chenel nacio el 24 de junio de 1934 en los alrededores de la plaza de toros de Las Ventas. Su padre trabajaba como monosabio del coso capitalino y perteneció al bando que perdió la Guerra Civil. Así las cosas, los primeros años de la vida de futuro diestro estuvieron marcados por el hambre. La falta de calcio en su infancia redundaría en el futuro en sus problemas en los huesos.

Su admiración por Manolete, el torero más famoso de la posguerra y la necesidad le convencieron de que jugarse la vida ante un toro era la mejor forma de sacudirse el hambre. Julio Aparicio le dio la alternativa el 8 de marzo de 1952 en Castellón, ante toros de Francisco Chica, siendo testigo Pedrés.

La confirmación fue el 13 de mayo de 1953. En la feria de San Isidro se presenta como doctor, con Rafael Ortega como padrino, quien le cede la muerte del toro Rabón, de Alipio Pérez-Tabernero Sanchón, en presencia de Julio Aparicio.

'Antoñete' en los años 60.

Durante los diez años siguientes se retiró y regresó a los ruedos varias veces. Con serios problemas personales y profesionales pensó incluso en meterse a banderillero cuando su cuñado, Paco Parejo, el empresario de Las Ventas, le ofreció una última oportunidad en 1965 y llegó asi su triunfo definitivo.

El 'Toro blanco de Osborne'

En la siguiente Feria de San Isidro acrecentó su mito con la que muchos consideran la mejor faena de la época. Pasó a la historia como el ‘Toro blanco de Osborne”, aunque el ensabanado se llamaba Atrevido. “Esto no es toreo de ayer, ni de hoy, sino de siempre; eso es torear sencillamente, pero con la sencillez de la elegancia, de lo delicado, de lo fino, de lo sutil”, escribió Antonio Díaz Cañabate en ABC.

En 1975, se retiró para volver en 1981 acuciado por las deudas. En esa época nace su mito y su capacidad de arrastrar fans. Sabedor de ello enfatizó uno de sus elementos más recordados: el mechón blanco. Ya en la treintena esa porción de pelo de color blanco llamaba la atención. Con el paso de los años empezó a teñirse la cabeza dejando dicho mechón sin tintar. Esto en una ocasión, en Sevilla, le jugó una mala pasada. El calor y el sudor hicieron que el tinte se desprendiera y empezaran a caer goterones negros por su rostro como Dirk Bogarde en Muerte en Venecia de Luchino Visconti.

El 27 de agosto de 1988 se retiró en Bilbao, aunque volvería puntualmente en 1999. Tras su retirada montó un bar, el Chenel en la calle Atocha de Madrid que fue frecuentado por los bohemios en los últimos coletazos de la movida madrileña. Su aventura como empresario de la noche duró unos años. El 16 de febrero de 2001, el Consejo de Ministros reconoció su trayectoria con la medalla al Mérito de las Bellas Artes.

La historia de amor entre Antoñete y Charo López. 

También fuera de las plazas el magnetismo de ‘Antoñete’ hizo acto de presencia. Son muchos los romances que le adjudicaron. En su juventud se casó con Pilar López Quesada con la que seis hijos. Tras su separación su relación más llamativa fue con una de las musas de la Transición, la actriz Charo López.

Su historia se hizo púbica cuando acudieron juntos una noche a la gala-homenaje que se tributaba a Rocío Jurado en la sala Scala-Meliá. La prensa del corazón hizo el agosto con una historia marcada por la pasión y los arrebatos que hacía que en los eventos públicos se comportaran como adolescentes sin importarles ser retratados por los fotógrafos.

A mediados de los noventa conoció a una joven fan, la francesa Karina Bocos y se convirtió en su segunda esposa y madre de su séptimo hijo que nació en 1999.

‘Antoñete’ falleció el 22 de octubre de 2011 a los 79 años en el hospital Puerta de Hierro de Majadahonda, donde estaba ingresado a consecuencia de una grave enfermedad respiratoria. Padeció durante años de un enfisema pulmonar. Murió acompañado de todos sus hijos y de Karina.

COMPARTIR: