16 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El fin de la temporada alta permite conocer lugares por la mitad de precio y con temperaturas propias del verano

Septiembre es la mejor época para viajar: Estos son algunos lugares que debes visitar al final del verano

Las temperaturas de septiembre permiten mezclar el turismo urbano y de playa.
Las temperaturas de septiembre permiten mezclar el turismo urbano y de playa.
Los meses más calurosos del verano ya han terminado. Julio y agosto son los referentes de playa, sol y calor por excelencia. Millones de turistas a nivel mundial utilizan estos meses para desconectar y moverse de sus puestos de trabajo. Sin embargo, verano tiene un mes olvidado que podría ser el mejor para viajar si tomamos en cuenta el clima, los precios y la poca afluencia de veraneantes.

Las temperaturas en Europa para este septiembre se mantendrán estables en torno a los 25 y 30 grados centígrados en las orillas del mar mediterráneo, por lo que los destinos de playa son la estrella de este mes. A diferencia de agosto, la ocupación hotelera y de transporte hacia el mediterráneo cae bruscamente con la llegada de septiembre.

La primera opción podría ser Palma de Mallorca. Los vuelos a la isla caen en picado durante este mes, pudiendo encontrarse ida y vuelta desde Madrid desde 32 euros. En esta isla destaca la playa del Arenal y la cala de Dragonera.  La Catedral de Palma, las cuevas del Drach y Pollença son algunos de los sitios que ofrece la ciudad fuera del contexto costero, ya que la baja afluencia de turistas permite recorrer con tranquilidad las calles de la isla que además de buenas costas, cuenta con una fascinante historia.

Una de las playas de Sicilia.

Otra isla que destaca del Mediterráneo, es Sicilia. La histórica isla italiana es una de las mejores opciones para disfrutar del Mediterráneo en sus aguas se pueden pasar los últimos días de calor veraniego a la vez que se disfruta de un paisaje diferente. El valle de los templos y el Monte Etna son visitas obligadas para realizar este septiembre. Desde Madrid se puede viajar por solo 50 euros a esta isla del sur de Italia.

Más al oriente,  Salónica hace gala de sus pintorescos pueblos. Sus monasterios Bizantinos y la Torre Blanca están casi en el extremo de Europa, pero pueden visitarse con precios bastante bajos en el mes de septiembre. Algunos vuelos desde ciudades como Gerona pueden conseguirse por 50 euros. Antes de Grecia en medio del mar conseguimos a Malta, un viaje en el tiempo hacia un paraje natural de riscos y playas paradisiacas que puedes visitar por 45 euros. Además, del billete, Malta destaca como un paraíso con buenos precios en alojamiento y comida.

Gran Canaria es otra opción para viajar en septiembre. Algunos billetes pueden costar en septiembre la mitad que en agosto. Además, el número de turistas baja de forma considerable en todas las islas. Rabat, Casablanca y Marrakesh y Fez son destinos del vecino Marruecos, todas ciudades muy turísticas, pero con precios increíbles en varias aerolíneas que venden billetes por menos de 40 euros.

Las calles de Marrakesh son un viaje en el tiempo.

Además, los precios que ofrece Marruecos en alojamiento y servicios son insuperable. Entre sus calles se puede disfrutar de buenas temperaturas conociendo una cultura e historia completamente distinta al resto de Europa.

Portugal y otros centros de turismo urbano

Nuestro vecino siempre ha estado unido a España por muchos motivos, no solo su cultura e Historia, sino por los fuertes lazos de sus habitantes con España, que representa prácticamente toda su frontera. Es muy común que miles de españoles que viven cerca de la frontera crucen en fines de semana o días libres para pasar el día en alguno de los pintorescos pueblos lusos.

De ellos, destaca una de las ciudades más populares, Oporto. La segunda ciudad más grande de Portugal ocupa portadas de revistas de turismo. ¿A quién no le gustaría tomar una copa de Oporto viendo el atardecer desde una terraza del puerto?

Las vistas de Oporto son de las más bonitas de Portugal.

Lo que parece un sueño, puede ser más fácil que cumplir de lo que parece. Algunas aerolíneas venden vuelos ida y vuelta por 30 euros desde Madrid. Lo maravilloso de este destino es que es posible visitarlo en un día ¿Cómo? Los vuelos de Madrid a Oporto duran una hora aproximadamente, lo que permite a los viajeros con un solo día libre, ir en la mañana y volver en la noche. El servicio de metro podría sorprender a más de un turista y conecta el aeropuerto con la ciudad.

Oporto también permite visitar amplios zonas del norte de Portugal. Desde ahí, se puede conocer la desembocadura del río Duero, las zonas vinícolas y ciudades como Esposende, popular por sus playas llenas de piedras de colores, o Guimaraes, la ciudad “dónde nación Portugal”.

Si nos gustan zonas más hacia el sur para aprovechar el calor de septiembre en la Playa y al mismo tiempo hacer turismo urbano, podemos apostar por la capital Lisboa. Sus paseos empedrados y monumentos son un viaje al pasado y un lugar idóneo para la fotografía urbana.

Museo Guggenheim de Bilbao.

Para aquellos viajeros que no quieran salir de España, también hay muchas opciones para conocer. Entre ellas destaca, Bilbao, el País Vasco tiene una mezcla de urbanismo muy particular. Su situación cercana a Francia ha permitido el desarrollo de una arquitectura propia. Además, es un lugar obligatorio para quienes gustan del arte. El Guggenheim es el mayor exponente de la ciudad. Desde ciudades como Sevilla se pueden conseguir vuelos por menos de 30 euros a esta ciudad norteña.

Comienzan las auroras boreales

Y con septiembre llega también una de las temporadas más destacadas para quienes buscan nuevas experiencias. Este mes comienza la temporada de auroras boreales. Favorecidos por el aumento de horas de oscuridad, los habitantes del círculo polar comienzan a disfrutar de la época de visibilidad de este fenómeno, en el que luces de colores bailan y se mueven por el cielo nocturno.

Estar en medio del bosque a las una de la madrugada, tomando un té caliente, mientras vez esos destellos de luz verde, azul y amarilla moverse sobre tu cabeza es por mucho, una experiencia que hay que vivir, al menos, una vez. El viajero debe tener en cuenta de que la aurora es caprichosa, por lo que no se deja ver todos los días. Los lugareños recomiendan ir tres o cuatro noches para tener suerte de verla, siempre alejados de las luces de la ciudad, la aurora odia la iluminación.

Campamento de auroras en Laponia.

Hay muchos países que visitar para ver este fenómeno: Canadá, Groenlandia (Dinamarca), Islandia, Noruega, Finlandia, Suecia y Rusia. Por facilidad en visados, cercanía y precio, siempre será mejor ir a algún país europeo. Los vuelos más económicos son a Oslo, por menos de 60 euros. Sin embargo, la billetera puede llegar a doler en un viaje a Noruega. Suecia e Islandia pueden ser buenas opciones, en la primera, los trenes que viajan a la región de Laponia son bastante accesibles, en la segunda, las auroras son visibles en toda la isla.

COMPARTIR: