25 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La interpretación errónea de los datos de un informe de Oxford en 2015 crean todavía hoy confusión respecto a la credibilidad de nuestras noticias

El bulo de que los medios españoles son los menos fiables: Los lectores siguen confiando en nuestro periodismo

Quiosco en Sevilla.
Quiosco en Sevilla.
El periodismo español ha sido cuestionado desde hace años. La información ofrecida, en muchos casos ha sido tildada de poco fiable y por tanto, diversas instituciones han estudiado el comportamiento de los consumidores frente a las noticias de los diversos medios de comunicación españoles. En 2015, un informe realizado por el Instituto Reuters de la Universidad de Oxford reveló que los medios de comunicación españoles eran los menos fiables, una información que resultó falsa.

La pandemia de COVID- 19 que asoló el mundo hace dos años trajo consecuencias devastadoras. Según iba avanzando la pandemia y a causa del confinamiento, la sociedad se mantuvo informada gracias a los medios de comunicación, en muchos casos, con información poco fiable y alarmante. 

La divulgación de material gráfico y de datos erróneos aumentó la sensación de que los medios de comunicación en España eran fraudulentos. Una sensación asentada debido a un informe elaborado por el Instituto Reuters de la Universidad de Oxford de cara al resto de Europa. Sin embargo, los titulares que ofrecían los medios de comunicación respecto a este resultaron ser un bulo en base a datos mal interpretados que, además, no se habían basado en el informe realizado en 2020 sino en el que corresponde al año 2015.

Un informe fake

En 2015, el Instituto Reuters de la Universidad de Oxford dedicado al estudio del ámbito periodístico publicó el informe “Reuters Institute digital newsreport 2015: Tracking the future of news” sobre la visión que tienen los consumidores de noticia sobre la información publicada en internet.

Periódico impreso.

Esta información comenzó a hacerse eco entre los principales medios de comunicación españoles y publicaron varios titulares en los que se tergiversó la información. Los titulares afirmaban que, según el informe, los medios españoles se colocaban como los menos creíbles de los doce países que habían sido consultados para realizarlo. Sin embargo, el estudio realizado estaba enfocado a la visión que tienen los lectores de las noticias y no sobre la fiabilidad que ofrecían los medios.

Los medios españoles no son los menos fiables de Europa

Uno de los últimos estudios realizados por el centro de investigación fue en el año 2020, centrado en la confianza de los lectores en las noticias ofrecidas por los medios de comunicación. Las naciones a consultar fueron España, Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, Irlanda, Dinamarca, Finlandia, Brasil, Japón y Australia. En el caso de España, un 85% de personas contactadas aseguró que consultaba habitualmente las noticias para informarse.  

Universidad de Oxford.

Además, el informe realizado por el instituto en el año 2020 revela que no fueron solo doce países a estudiar, sino cuarenta, y que de entre ellos España goza de muy buena posición frente a la confianza de la población de otros países. Un 43% de la población aseguraba que podían depositar su confianza en los medios de comunicación y un 35% afirmaba que se podía confiar en los periodistas. El informe Digital News Report realizado en 2020 sentencia que España se posiciona en el puesto número 23 de 40 por encima de países como Italia o Francia.

La pandemia y la información periodística

La claridad periodística y la información fiable eran dos de los puntos clave de los periodistas durante los meses de confinamiento. Las noticias fake y los bulos corrían por las redes sociales y en la mayoría de las ocasiones, infundían pánico y terror en la población.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias.

La demanda de noticias digitales se encontraba al alza y por supuesto, de carácter fiable. Los españoles apostaban por la información de calidad frente a la desinformación. Durante la pandemia, los consumidores mostraron preferencia por las principales cabeceras ya que se posicionaron como referentes del periodismo fiable. El periodismo digital estaba en pleno auge y los ingresos que obtenían los diarios de carácter impreso descendieron notablemente.

El consumo de la información en dispositivos electrónicos y en redes sociales aumentó respecto a las redes, que en la mayoría de ocasiones eran la vía de expansión de noticias falsas. Todo ello derivó en la denominada infodemia, es decir, un ambiente de sobreinformación en el que se ha dado una mezcla de noticias verdaderas y falsas. 

COMPARTIR: