30 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Alejandra Romero, nieta mayor del primer presidente de la democracia Adolfo Suárez y actual Duquesa de Suárez, ha dado a luz a una niña

Una nueva heredera llega a los Suárez, una familia marcada por la enfermedad y un ducado

Alejandra Romero, II Duquesa de Suárez.
Alejandra Romero, II Duquesa de Suárez.
El Ducado de Suárez ya tiene heredera. Alejandro Romero, nieta mayor del primer presidente de la democracia Adolfo Suárez, ha dado a luz a una niña a la que pondrá el nombre de Mariam en homenaje a su madre fallecida en 2004 tras una larga lucha contra el cáncer. El Ducado de Suárez fue concedido por Juan Carlos I al expresidente en 1981. El título generó ciertas controversias entre la actual titular y su tío Adolfo Suárez Illana que según la prensa aspiraba al mismo.

Alejandra Romero, II Duquesa de Suárez, ha dado a luz a una niña en el Hospital Nuestra Señora del Rosario en Madrid. Mariam es el nombre elegido por Alejandra para su hija, escogido en homenaje a su madre, Mariam Suárez, la primogénita del que fuera primer presidente de la democracia, Adolfo Suárez González y de su esposa Amparo Illana.

Alejandra, de 30 años, se casó hace dos años y medio con Pedro Armas, también abogado y licenciado en Administración de Empresas. La boda tuvo lugar el 22 de abril en el Club Puerta de Hierro con la máxima discreción. Alejandra llevaba un vestido blanco de manga larga y cuello a la caja con dos grandes bordados en pedrería con forma de mariposa obra del diseñador Jorge Acuña.

Alejandra tiene así una heredera para un Ducado que generó problemas y enfrentamientos en el seno de la familia. La nieta del recordado presidente solicitó la rehabilitación del título a la muerte de su abuelo en 2014. Sin embargo, según recogió la prensa, su tío Adolfo Suárez Illana consideró que él era el legatario de ese título.

Alejandra Roemero el día de su boda con Pedro Armas.

Sin embargo, la legislación estaba a favor de Alejandra Romero. La Ley de Igualdad para la Sucesión de Títulos Nobiliarios, aprobada en 2006 recogía que el derecho le corresponde al mayor de los hijos, en este caso, Mariam, por lo que Alejandra se convirtió en ese momento en la heredera legítima, ya que su madre había fallecido una década antes. Hasta el momento de aprobarse esa ley los títulos nobiliarios los heredaba el primer hijo varón. Antes de este cambio en la Ley, un parecido enfrentamiento vivieron Natalia Figueroa y su hermano Agustín por el Marquesado de Santo Floro.

Según su publicó en su momento, Suárez Illana pidió en 2009 al entonces Jefe de la Casa del Rey Alberto Aza heredar el título él y no su sobrina. Sin embargo, la Ley no podía torcerse a gusto. Suárez Illana ha negado siempre ésta maniobra. Sin embargo, los medios publicaron ampliamente la tensión entre tío y sobrina.

Un clan marcado por la política y la enfermedad

La familia de Adolfo Suárez, a pesar de la obsesión por la discreción que caracterizó siempre a la matriarca Amparo Illana, se convirtió pronto en el objetivo de la prensa. En la España que salía del franquismo y con unos medios acostumbrados a laurear las andanzas de la particular troupe de descendientes del dictador, los Suárez Illana suponían un sople de aire fresco. Una familia presidencia sonaba ‘americano’ y los jóvenes hijos del primer presidente de la democracia ocuparían, a su pesar las primeras páginas de los periódicos.

La mayor Mariam se convirtió en los años posteriores a la salida de La Moncloa en la principal portavoz de la familia. En especial cuando las enfermedades se cebaron con la familia. Con la matriarca y con el propio Adolfo Suárez. Ella misma se convirtió en uno de los primeros personajes públicos españoles en hablar públicamente de lo que suponía padecer un cáncer. Su libro Diagnóstico cáncer fue todo un éxito y en él la hija de Suárez reflejaba sus temores, sus dudas y sus esperanzas. Un relato natural que hizo que mucha gente empatizase con ella. Mariam falleció después de su lucha contra la enfermedad en 2004 con tan sólo 42 años de edad. Su padre, que cuatro años antes había enterrado a Amparo Illana por la misma dolencia, no se enteró del fin de su hijo pues ya padecía la enfermedad degenerativa que le borró la memoria.

Mariam Suárez. 

“Tengo ganas de luchar porque tengo dieciocho mil motivos para vivir, mis padres, mis hijos, mi marido, una familia estupenda. Sé que me puedo morir, pero el tiempo que transcurra hasta entonces quiero vivirlo lo mejor posible”, había declarado la propia Mariam apenas unos años antes. La primogénita de Suárez abogada de profesión, se casó en 1988 con el economista Fernando Romero con quien tuvo dos hijos, Alejandra y Fernando. Fue durante el embarazo de este segundo cuando se le diagnóstico el cáncer y decidió no someterse al tratamiento de quimioterapia para que no afectara al feto. Esta postura fue utilizada, contra su voluntad, por grupos antiabortistas como ejemplo. Así lo hizo, entre otras, la entonces first lady Ana Botella.

El siguiente en la familia es Adolfo Suárez Illana, el único que decidió seguir los pasos de su padre en la política. Hoy diputado por el Partido Popular, en su día fue la gran a puesta de José María Aznar para intentar arrebatar a la presidencia de Castilla-La Mancha al socialista José Bono en 2003. Sin embargo, fue un rotundo fracaso. Durante su campaña electoral su padre dio un discurso donde se perdió en varias ocasiones, pero elogió a Aznar como presidente. El viejo amigo de Suárez, Santiago Carillo comentó con cierta crueldad que el notó que algo le pasaba el expresidente cuando le vio elogiar al líder del Partido Popular.

Suárez Illana, nacido en 1964, antes de la política estudió derecho y trabajó para el Banco Popular para luego montar su propio bufete. Sin embargo, la abogacía no le llenaba del todo y decidió probar suerte en el mundo del torero sin éxito. Su vinculación con la tauromaquia llegaría por otro lado. El 1998 se casó con Isabel Flores, hija del ganadero Samuel Flores. Con ella ha tenido dos hijos: Adolfo y Pablo.

Adolfo Suárez Illana. 

La siguiente hija de Suárez con interés mediático ha sido la periodista de la saga, Sonsoles. Nacida en 1967, ha participado ha presentado varios programas de televisión en Canal Plus y Antena 3. En 1992 se unió en matrimonio con peculiar personaje de la jet set, José María Martínez-Bordiú, más conocida como Pocholo, hijo del Barón de Gotor y sobrino del Marqués de Villaverde, yerno de Francisco Franco. El matrimonio no duró y se divorciaron dos años después de la boda. En 2012 se casó con el músico Paolo Wilson al que había conocido durante el tiempo que estuvo trabajando en la ONG Comisión de Ayuda al Refugiado (CAR) en Mozambique. Este matrimonio acabó en 2017. Sonsoles también ha tenido que enfrentarse al cáncer, enfermedad que, afortunadamente, ha superado.

Sonsoles Suárez con su segundo marido Paolo Wilson. 

La familia del que fuera primer presidente de la democracia se completa con Francisco Javier y Laura que siempre han pasado desapercibidos.

COMPARTIR: