30 de noviembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Su muerte le impidió realizar las esperadas reformas políticas que hubieran transformado el régimen existente en una verdadera democracia

Las claves del asesinato del presidente de Gobierno José Canalejas al cumplirse 109 años

José Canalejas.
José Canalejas.
El 12 de noviembre de 1912, se cumplen hoy 109 años, el entonces presidente del Gobierno José Canalejas fue asesinado en la madrileña Puerta del Sol. Su muerte le impidió llegar a realizar las esperadas reformas políticas que hubieran transformado el régimen existente en una verdadera democracia.

¿Se imaginan ustedes al actual Presidente del Gobierno, el señor Sánchez, paseando solo, sin guardaespaldas, sin acompañantes por la Puerta del Sol a plano sol del día y deteniéndose ante el escaparate de una librería para ver las ultimas novedades?... ¡¡Imposible!! ¿Verdad? Pues, así iba caminando aquella mañana del 12 de noviembre de 1912 don José Canalejas, en ese momento Presidente del Gobierno, por la Puerta del Sol, y al pasar ante la librería San Martin, casi esquina con la calle Carretas, cuando se detuvo a contemplar las novedades, tan tranquilo, tan seguro, o tal vez, tan insensato, y el terrorista Mariñas se le acercó por la espalda y de un disparo en la nuca lo mató… ante el asombro de los viandantes que no pudieron hacer nada para evitarlo y asustados contemplando el cadáver del Presidente del Gobierno ensangrentado y tirado en el suelo.

No era el primero que caía asesinado también en las calles de Madrid, porque años antes, también murió asesinado el General Prim, siendo Presidente del Gobierno, en la calle del Turco (hoy Marqués de Cuba), cuando volvía del Congreso de los Diputados a su casa que era el Palacio de Buenavista, o sea, la Sede del Ministerio de la Guerra.

Ni sería el ultimo porque todavía estaba reciente la muerte de Canalejas cuando no muy lejos, en la Puerta de Alcalá, esquina Serrano, caía asesinado el también Presidente del Gobierno don Eduardo Dato.

Eduardo Dato. 

Y muchos madrileños y muchos españoles nos hemos preguntado qué pasa en España para que el primero que paga el pato de las situaciones difíciles sea el Presidente del Gobierno… y otra interrogante curiosa, que nunca se ha sabido realmente quiénes estaban detrás de esos asesinatos. Lo que sí está comprobado en la historia es que en el momento de las muertes la situación económica, social y política de España era de incertidumbre o de desastre.

Pero ¿quién fue don José Canalejas y quién le disparó a muerte?

Infancia y formación

Nació en Ferrol, provincia de La Coruña, el 31 de julio de 1854. Era hijo del ingeniero de los ferrocarriles y director del periódico El Eco Ferrolano José Canalejas y Casas y de María del Amparo Méndez Romero. Niño prodigio, a los diez años tradujo del francés y publicó una pequeña obra titulada Luis o el joven emigrado. A la edad de once años era ya corresponsal político de prensa con el seudónimo de ‘El cantor de Mugardos’. Se trasladó con su familia a Madrid, y en octubre de 1867 se matriculó en el Instituto de San Isidro, "porque en aquella época no podían los colegios incorporados enseñar los dos últimos años de los seis que componían el bachillerato".

Ya en la Universidad Central de Madrid, obtuvo las licenciaturas de Derecho en 1871 y de Filosofía en 1872, y el grado de doctor en ambas facultades. En 1873 era auxiliar de cátedra, pero fracasó en dos oposiciones a cátedra, por lo que abandonó la enseñanza. Ingresó en la compañía de los Ferrocarriles de Madrid a Ciudad Real y a Badajoz, donde alcanzó el cargo de secretario general y defendió como abogado a la compañía en pleitos con otras empresas ferroviarias españolas.

Carrera política

Simpatizante del Partido Demócrata Progresista, de ideas republicanas, cuando se produjo la Restauración borbónica abandonó estas ideas para incorporarse al Partido Liberal de Sagasta, dirigido a la sazón por Cristino Martos.

En las elecciones de 1881 resultó elegido diputado en Cortes por el distrito de Soria. En los siguientes procesos electorales obtuvo acta de diputado por el también soriano distrito de Ágreda (1884), y por el distrito gaditano de Algeciras (1886). A partir de 1891 y hasta su muerte obtendría escaño por el distrito alicantino de Alcoy en los sucesivos comicios celebrados. Llegaría a renunciar a los escaños, por los que también fue elegido, de Madrid (electo en 1891), Ciudad Real (electo en 1905) y Ferrol (electo en 1910). Presidió el Congreso de los Diputados entre 1906 y 1907.

Alfonso XIII y el presidente del Gobierno. 

Durante la Regencia, siempre en gobiernos presididos por Sagasta, fue ministro de Fomento entre el 14 de junio y el 11 de diciembre de 1888, ministro de Gracia y Justicia entre el 11 de diciembre de 1888 y el 21 de enero de 1890, ministro de Hacienda entre el 17 de diciembre de 1894 y el 23 de marzo de 1895 y, ministro de Agricultura, Industria, Comercio y Obras Públicas entre el 19 de marzo y el 17 de mayo de 1902, departamento desde el que impulsaría la creación del Instituto del Trabajo. Posteriormente, durante el reinado de Alfonso XIII, sería nuevamente ministro de Agricultura, Industria, Comercio y Obras Públicas entre el 17 y el 31 de mayo de 1902 también con Sagasta y ministro de Gracia y Justicia entre el 29 de junio de 1911 y el 12 de marzo de 1912 en un gabinete presidido por él mismo.

Renovador de la izquierda

Canalejas no solo era un hombre de gran inteligencia y gran personalidad, era también uno de los hombres más cultos de aquella España. Hablaba idiomas, francés e inglés, y procuraba estar bien informado de lo que sucedía en otros países europeos… y además en el Parlamento destacaba por su excelente oratoria y por encima de todo fue, o quiso ser, “el principal renovador de la izquierda liberal española”.

La “ley del candado”

Pero la medida estrella de su mandato fue la denominada “ley del candado”, por la que se limitaba la extensión de las órdenes religiosas, que en aquellos momentos atravesaban una etapa de fuerte crecimiento. Sobre todo, por la llegada de numerosas congregaciones extranjeras, procedentes básicamente de Francia, de donde habían sido expulsadas a raíz de los conflictos entre el Estado y la Iglesia. Estos religiosos disfrutaban de una gran influencia gracias a sus instituciones educativas y sus contactos con las clases altas.

Su apuesta era en favor de una “gran política democrática y expansiva”. Canalejas suponía que esta línea reformista disfrutaría del apoyo de la Corona, con vistas a poner fin a la dialéctica destructiva de las dos Españas. Si algo no llevaba bien de la política era la necesidad de someterse a la protección de los guardaespaldas. Jugaba, en ocasiones, a despistarlos. No imaginó que, en el momento en que más iba a necesitarlos, estos no podrían reaccionar a tiempo.

Su muerte

Son innumerables las incógnitas sin despejar en el asesinato de Canalejas. Se sabe quién es el asesino y cómo lleva éste a cabo su crimen. Lo demás queda todo confuso y hasta misterioso. ¿Por qué matan a Canalejas? ¿Quién está detrás del asesino? ¿A quién beneficia su muerte? ¿Fue un acto individual o existió complot? ¿Es cierto que el asesino esperaba al Rey y se encontró con el Jefe del Gobierno? ¿Por qué la Policía dejó libertad de movimientos a un anarquista sospechoso y fichado? ¿Qué medidas tomó el ministro de la Gobernación? ¿Tuvo algo que ver en la preparación del atentado el socialista Pablo Iglesias? ¿Es cierto que un hombre bien visto en palacio había dicho tiempo atrás que "hay que matar a este hombre"?... Sí, ciertamente son muchas las interrogantes y poco, muy poco, lo que quedó para la posteridad. El caso es que don José Canalejas, presidente a la sazón del Consejo de Ministros, cae asesinado la mañana del 12 de noviembre de 1912, o sea, hace exactamente 109 años. 

El diario ABC publicaba en su número del día 13 la siguiente información: "Para las once y media de la mañana de ayer hallábase en el Ministerio de la Gobernación el Consejo que habían de celebrar los ministros. El señor Canalejas, que una hora antes había estado en el regio alcázar con objeto de despachar con S. M. el Rey, marchó desde palacio a su domicilio de la calle de las Huertas, y desde allí se dirigió a pie, por la plaza del Ángel, calle de Espoz y Mina y Puerta del Sol, al Ministerio de la Gobernación. 

Muerte José Canalejas. 

A las once y veinticinco minutos, y ya en la Puerta del Sol, antes de llegar a la calle de Carretas, se detuvo frente al escaparate de la librería del señor San Martín con objeto de ver algunos de los libros que se hallaban expuestos. (Según otra versión periodística, lo que atrajo la atención del señor Canalejas en el escaparate de la librería fue un mapa que se exponía sobre la marcha de los acontecimientos en la guerra de los Balcanes, pues el Jefe del Gobierno venía siguiendo con gran interés los detalles de la misma.) En aquel momento, un hombre de aspecto joven, que vestía zamarra clara, pantalón azul marino y que llevaba un sombrero flexible de color negro, se acercó al presidente y, casi apoyándose en su hombro, le hizo un disparo con una pistola Browning. El criminal hizo un segundo disparo, y al ver que el señor Canalejas había caído al suelo y que la gente se arremolinaba a su alrededor, trató de huir, y buscó refugio entre dos coches de alquiler que se hallaban en la parada de coches inmediata. Antes de esto, uno de los agentes de policía que de lejos seguía al presidente dio un palo con un bastón al criminal, y éste entonces volvió el arma contra sí e hizo dos nuevos disparos, cayendo al suelo moribundo. 

La mucha gente que transitaba a aquella hora por la Puerta del Sol corrió apresuradamente en auxilio del señor Canalejas, y al ver que éste al caer al suelo había muerto instantáneamente profirió en gritos de indignación contra el asesino. El señor Canalejas había recibido una herida en la región occipital, con orificio de entrada detrás de la oreja izquierda y de salida por el oído derecho. El guardia municipal número 121 fue uno de los primeros en acudir al lugar del suceso, y él fue quien, en unión de otros guardianes y de algunos transeúntes, recogió el cadáver del Jefe del Gobierno y lo trasladó al Ministerio de la Gobernación. El asesino fue trasladado en estado agónico a la Casa de Socorro del distrito del Centro, establecida en la plaza Mayor". 

Desde su nombramiento como jefe del gobierno, Canalejas dispuso de una escolta policial. Sin embargo, este no era muy entusiasta de ir moviéndose por Madrid con sus escoltas. En la mañana del 12 de noviembre de 1912 fue asesinado por el anarquista Manuel Pardiñas Serrano cuando miraba el escaparate de la desaparecida librería San Martín en la madrileña Puerta del Sol. Los policías de escolta no reaccionaron a tiempo de salvar la vida a Canalejas, pero sí lograron acorralar a Pardiñas, que se suicidó.​ Su muerte le impidió llegar a realizar las esperadas reformas políticas que hubieran transformado el régimen existente en una verdadera democracia.

COMPARTIR: