25 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Lou Bega, Enrique Iglesias y Chayanne fueron los reyes de la música mientras Mar Flores y Carmina Ordóñez dominaban las revistas del corazón

'Qué fue del verano de...' (IV): 1999, el recuerdo del trágico accidente de John F. Kennedy Junior

John John Kennedy.
John John Kennedy. / El único hijo varón de JFK murió en un accidente de avioneta en el verano de 1999
El último verano de la década de los años 90 estuvo marcado por la nueva tragedia que asolaba al clan Kennedy. John John, el único hijo varón del que fuera presidente de Estados Unidos y Jackie Onassis, falleció el 16 de julio en un accidente de avioneta junto a su mujer. Lou Bega, Enrique Iglesias y Chayanne eran los reyes de la música mientras Mar Flores y Carmina Ordóñez dominaban las revistas del corazón.

El verano de 1999 centró toda su atención en un accidente que le costó la vida a John John Kennedy, el único hijo varón de JFK y Jackie Kennedy. Durante los años ochenta y primeros noventa, John John se había convertido en un joven atractivo con fama de playboy que vivió romances más o menos largos, pero todos seguidos por la prensa, con famosas como Christina Haag, Brooke Shields, Madonna, Julie Baker, Sarah Jessica Parker y Daryl Hannah, con quien estuvo cinco años. En los últimos años se había convertido en la gran esperanza de la familia Kennedy para volver al poder. Los rumores de su salto a la política se incrementaron cuando se estrenó la revista que llevaba su nombre. 

Además, había entrado en su vida la mujer definitiva, Carolyn Bessette. La joven publicista de Calvin Klein era un icono de estilo y muchos vieron analogías entre ella y la propia Jackie Kennedy Onassis. En 1996 se casaron a escondidas en la isla de Cumberland, en Georgia. Hacían buena pareja, se llevaban bien y debido a su atractivo físico y a su química mutua se convirtieron en el blanco perfecto de los paparazzi.

Con el tiempo, sin embargo, ella no se pudo adaptar a su ritmo de vida ni a estar en medio del foco público: se estresaba con la persecución de la prensa y varios amigos creen que se automedicaba para soportar el hecho de ser una figura reconocida. Por eso, aunque muchos estadounidenses consideraban idílico ese matrimonio, en realidad la pareja pasaba por una crisis. Por otra parte, se rumoreaba que mientras él quería tener hijos, ella no se sentía preparada y que en algún punto, poco antes de la tragedia, hablaron de separarse.

John John Kennedy fue el gran sex-symbol de América en los 90. 

No era el único problema que enfrentaba John durante los últimos meses de su vida. Su primo y mejor amigo desde la infancia, Anthony Radziwill, agonizaba por culpa de un cáncer y la revista George, el proyecto periodístico que había fundado, atravesaba una crisis económica.

En ese momento, John-John empezó a pensar seriamente en su futuro y en la misión de su vida y por primera vez se planteó la posibilidad de hacer política. Su padre no era tan lejano (incluso se refería a él como “papá”) y, de hecho, había decidido lanzarse a la gobernación de Nueva York. Según muchos, se trataba de un primer paso hacia la Casa Blanca.

También consiguió convencer a Carolyn de seguir adelante con la relación, tenía un plan para sacar su revista de la quiebra y estaba decidido a comenzar su carrera política. Sin embargo, el destino le tenía preparada otra cosa para él y su avioneta ese 16 de julio de 1999. El matrimonio falleció protagonizando una nueva tragedia para el clan Kennedy que impactaba a la sociedad estadounidense. 

Las reinas del couché 

Ese verano los fotógrafos tenían como objetivo a dos mujeres del mundo rosa: Mar Flores y Carmina Ordóñez. Para la primera, el último año de la década había empezado fatal, con la publicación en Interviú de unas fotos íntimas de ella con Alessandro Lequio. Esas imágenes probaban que durante su relación con el empresario Fernando Fernández Tapias le había sido infiel con el aristócrata italiano. En el momento de la publicación, ella trabajaba como presentadora para Canal 9 e intentaba retomar su carrera como actriz con una fallida serie junto a Carmen Sevilla en Antena 3. Su relación con Cayetano Martínez de Irujo, en un principio resistió el escándalo pero acabaron rompiendo. Tras ser fotografiada con Carlos Lozano y un miembro de la familia Díaz de Rivera, Mar retomó un amor del pasado: el empresario Javier Merino, con el que se acabaría casando y formando una familia retirándose de la farándula. 

Carmenina Ordóñez y Ernesto Neyra. 

Carmina Ordóñez, por su parte, inauguraba el verano con su tercer divorcio. En este caso, del bailarín Ernesto Neyra, con el que se había casado en noviembre de 1997. La separación, entre exclusivas mutuas, estuvo protagonizada por el rumor de violencia de género que la propia Ordóñez confesaría años después en el plató de Crónicas Marcianas

La banda sonora de ese verano 

Ese año arrasó Lou Bega con la puesta al día de una canción del director de orquesta Pérez Prado que había sido un gran éxito en los años cincuenta. Lo latino estaba de moda, y así lo demostraron ese verano el triunfo en las listas de Enrique Iglesias y el puertorriqueño Chayanne. El hijo de Julio Iglesias triunfó con la canción Bailamos. Chayanne, por su parte, desembarcó en España con Salomé, una canción que había editado un año antes. 

COMPARTIR: