21 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Fue una gala diferente con elegancia, innovación y algunos desastres que se vivieron en directo y en la que triunfaron Taylor Swift y Beyoncé

Analizamos los mejores y peores looks que se pudieron ver durante la entrega de los premios Grammy

La cantante Dua Lipa
La cantante Dua Lipa
La alfombra roja de los Grammy siempre está llena de glamur, brillo y mucha modernidad, y este año no iba a ser menos. En la 63ª edición de los premios que otorgan el máximo reconocimiento a la industria de la música en Estados Unidos, fue Trevor Noah, famoso por su exitoso programa “The Daily show with Trevor Noah“ quien sustituó a Alicia Keys como presentadora (que lo fue en las dos anteriores ediciones). Frente a él pasaron todo tipo de looks, algunos con éxito y otros no tan afortunados.

Hay cuatro nombres indiscutibles entre todas las estrellas que destacan por ser los mejor vestidos en esta gala: Dua Lipa, Bad Bunny, Harry Styles y Doja Cat. Estos cuatro cantantes llamaron la atención con sus outfits aunque ya estamos acostumbrados a que lo hagan siempre que suben a un escenario.

Dual Lipa nos sorprendió con un vestido de Versace con tirantes muy finos que sujetaban un precioso corpiño con pedrería y transparencias en tonos rosados, fue una de las más atrevidas, sexys y elegantes de esta edición.

Bad Bunny, como siempre, apostó por la elegancia y la diferencia, ganó su primer Grammy por su álbum llamado “YHLQMDLG” y lució un conjunto monocolor negro, compuesto por una gabardina larga, botas y dos elementos que rompieron con todo, un gorro de lana con dos orejas representando su nombre y un girasol, sobre el que se han especulado muchas teorías pero que sin duda ha llamado la atención. Todo un innovador que marca siempre tendencias entre la gente más joven.

Bad Bunny

La rapera y cantante Doja Cat nos sorprendió con un vestido del diseñador Roberto Cavalli, con un gran escote y plumaje de color verde y negro en la parte inferior. Su look se basó en uno de los más icónicos de los Grammy, el vestido de Versace que llevo la cantante Jennifer López. Sin duda, compitió con Dua Lipa y las dos fueron muy criticadas por ello.

Doja Cat

El cantante británico Harry Styles deleitó a todo el mundo con su conjunto a cuadros en tono amarillento, un estilo muy “college” tan de moda hoy en día, acompañándolo con una boa de color morado que dejó a todos los espectadores sorprendidos.

Harry Styles

No es la primera vez que sorprende, es difícil en los varones tener un estilo tan personal.  

Los desastres de la noche

Al igual que ciertos artistas destacaron por su innovación y elegancia a la hora de vestir, algunos de ellos llamaron la atención por todo lo contrario. Los principales “desastres” de esta edición fueron Julia Michaels, Taylor Swift y Megan thee Stallion.

Julia Michaels apostó por un vestido de cola con muchos volantes en la parte inferior, mezclando el blanco y el negro que, por lo general, son colores que fusionados quedan muy elegantes. Aunque en esta ocasión le salió mal la jugada y son muchos los analistas que afirman que los volantes estropearon lo que podría haber sido un atuendo elegante.

 

Julia Michaels

La cantante Taylor Swift suele destacar siempre con su vestuario, tanto para bien como para mal, pero siempre llama la atención. Su look en esta pasarela ha sido de los más comentados y las opiniones están divididas, a muchas personas les encanta el vestido floral del diseñador Óscar de la Renta por el que apostó, conjuntado con unas sandalias de tobillo rosas de Christian Louboutin, pero para otros de los analistas en moda era un vestido demasiado cargado que no favorecía para nada a su figura.

Taylor Swift

Por último, una de las estrellas más criticada fue la explosiva cantante Megan thee Stallion que se atrevió con un vestido muy voluminoso, con un gran lazo en la parte trasera, en tono naranja.

Megan thee Stallion

 En mi opinión, el color sí que le favorecía pero el vestido era más que excesivo para la ocasión.

 

 

 

COMPARTIR: