02 de julio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El primer matador de toros de descendencia árabe debutó con picadores en Ibiza en 1983 y tomó la alternativa en Benalmádena (Málaga) en 1999

El único torero árabe Said Kazak 'El Palestino', homenajeado en Madrid 'por unir civilizaciones' gracias a este arte

El Cierre Digital en “El Palestino” Said Kazak Manzor.
“El Palestino” Said Kazak Manzor. / Primer torero árabe.
“El Palestino” Said Kazak Manzor, el primer torero árabe que tomó la alternativa en Benalmádena (Málaga) en 1999, ha sido homenajeado este miércoles en Madrid en un Encuentro Taurino hispano-árabe al que han acudido diplomáticos del mundo árabe. El objetivo primordial de este acto, celebrado en Boadilla del Monte y al que asistió el único matador árabe, fue el de acercar la tauromaquia como parte de nuestro acervo cultural a países de otras civilizaciones pero cercanos en historia y cultura.

En la tarde-noche del pasado 15 de junio, en un “marco incomparable” como es el Palacio del Infante Don Luis situado en Boadilla del Monte (Madrid), tuvo lugar una iniciativa pionera en nuestro país encaminada a dar a conocer el mundo de la tauromaquia mas allá de nuestras fronteras.

Se celebró un “Encuentro Taurino Hispano-Árabe” durante el que se llevó a cabo un homenaje a la figura de Said Kazak “El Palestino” -el único matador árabe que ha tomado la alternativa-, con el objetivo primordial de acercar la tauromaquia, como parte de nuestro acervo cultural, a estos países de otras civilizaciones pero cercanos en historia y cultura. Fue un acto muy dinámico en el que se interpretaron pasodobles entre las diferentes intervenciones que amenizaron este encuentro cultural.

Las intervenciones se iniciaron con la del Alcalde de Boadilla, Javier Úbeda,  que dio la bienvenida a los asistentes e hizo hincapié en la tradición taurina de la localidad y en el interés del consistorio por continuar trabajando en el fomento de la fiesta de los toros. También quiso recalcar el esfuerzo del gobierno regional de la Comunidad Madrid para defender a un sector de gran importancia social, económica y cultural como es el taurino.

Said Kazak le entrega un capote al alcalde de Boadilla del Monte.

A continuación, intervino Malec Twal, embajador de la Liga de Estados Árabes en nuestro país -que engloba a un total de 22 países de Oriente Próximo y el Magreb-, quien recalcó la tradición cultural que une a los países árabes con nuestro país, y cómo la tauromaquia, pese a ser una gran desconocida en ellos, se puede convertir en un vehículo de acercamiento entre nuestras culturas, "ya de por sí cercanas". Se manifestó muy interesado en conocer el arte taurino y en acercarlo a los países integrados en la Liga Árabe.

Dentro del emotivo acto intervino posteriormente Fernando Goma, vicepresidente de la Fundación Toro de Lidia y Presidente del Instituto Juan Belmonte, que dio una conferencia sobre “Tauromaquia, cultura y mundo árabe”, que cautivó a los asistentes por el rigor científico de la misma, así como por haber descubierto aspectos históricos poco conocidos y que vinculan al mundo árabe con la tauromaquia, sin omitir, por supuesto, los aspectos culturales que rodean a nuestra fiesta nacional.

Said Kazak rodeado de diplomáticos y otras personalidades políticas.

Entrando ya en el núcleo central del acto, que no era otro que el homenaje al matador Said Kazak, el embajador de Palestina, Husni Abdel Wahed, procedió a enumerar la trayectoria de Said a nivel humano, profesional y taurino, destacando el triunfo de su afición cuando se proviene de un país sin vinculación con el mundo taurino. Así mismo, se reconoció absolutamente interesado en conocer más el mundo taurino y “aprender sobre él”.

Por ultimo se interpretó el pasodoble Said Kazak “El Palestino” por parte de la banda de la Asociación Cultural Ateneo Noroeste de Boadilla, que se vio acompañado por una coreografía interpretada por dos bailarines profesionales que aunaron el folclore y los toros. Un pasodoble cuyo autor es Miguel Martin y con el que se dio por cerrado el acto.

La banda y la coreografía del pasodoble de Said.

Cabe destacar que además de los ponentes se contó con una nutrida representación de embajadas de países árabes, diputados de la Asamblea de la Comunidad de Madrid, alcaldes, concejales, periodistas nacionales y de países árabes y, cómo no, representantes del mundo taurino como críticos, ganaderos y toreros como Uceda Leal, novilleros como Curro Valdeón  y representantes de peñas taurinas como la Peña Taurina Popular, La Peña Los Cabales y la Peña Taurina de Melilla “La Mezquita del Toreo”, entre otros muchos aficionados tanto españoles como provenientes del mundo árabe.

Said Kazak Manzor, primer torero árabe

Said Kazak Manzor tiene el honor de ser el primer torero árabe de la historia en tomar la alternativa. Lo hizo en 1999 en Benalmádena, Málaga, habiendo realizado durante su carrera profesional en el mundo de los toros más de cien paseíllos por las plazas de España y México.

Hombre culto donde los haya, es licenciado en Ciencias Químicas, en Filosofía y Letras y, a su vez, empresario, "una área de la que ha vivido durante muchos años porque de los toros -como él confiesa- me hubiera sido imposible hacerlo".

En una reciente entrevista con elcierredigital.com, Said se presentaba como "una persona sencilla, amigo de sus amigos, que vive una vida tranquila intentando llevarse bien con todo el mundo porque, al fin y al cabo, "estamos en esta vida cuatro días. Nací en Tierra Santa, he vivido en Damasco, en Estados Unidos, en Méjico, en Canadá, aunque la mayor parte de mi vida la he pasado en España, más de cuarenta años… Esto me hizo cambiar no solo de territorio, sino de cultura y hasta de manera de ser y pensar".

Hablando de sus comienzos, el torero árabe recuerda: "Es evidente que en Oriente no hay toros, pero con catorce o quince años yo veía en los medios de comunicación muchas cosas sobre Manuel Benítez “El Cordobés” -curiosamente no de otros grandes de la época como Puerta, Camino o el Viti- y películas de una guapísima Sara Montiel, y me dije “Pero qué hago yo aquí… (Sonríe). El mundo del toro me atrajo desde el principio, me llamaba la atención la personalidad del torero, el peligro…"

Según explicaba a elcierredigital.com, "siempre quise venir a España a estudiar y cuando lo conseguí -en contra de los deseos de mi padre, por cierto- conocí a un filólogo en la Facultad de Filosofía y Letras que me inició y me orientó para entrar en este mundo, me llevó a Las Ventas a diferentes corridas".

Además, cuenta que posteriormente conoció al rejoneador Manuel Baena "que tenía una finca en Colmenar Viejo con ganado y ahí empecé a torear alguna becerra… También participé en capeas con vacas en las que, al no tener yo ni idea, siempre terminaba cobrando y acababa dando pena porque era “carne de cañón”, y entre Baena y Marcelo González me iban enseñando (sonríe). Ahí se me despierta la afición".

Said Kazak, el Palestino.

Da la casualidad que hasta que debutó con caballos en 1983, Said Kazak "había toreado muy poco". Posteriormente, "para tomar la alternativa me exigieron 25 novilladas picadas y como aquí era complicado, me tuve ir a México para completarlas. Allí toreé unas quince corridas aproximadamente. Fue una experiencia muy positiva en la que me dediqué solo al toro, entrenando, aprendiendo, conociendo… Una cosa que me chocó de allí fue, por ejemplo, que tienen más respeto al torero, lo tienen “endiosado”.

COMPARTIR: