21 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El autor publica con Ediciones CEU y la colaboración de Fundación COPE el libro 'Encarna Sánchez, una vida para la radio' donde repasa su trayectoria

Juan Pedro Alcázar, biógrafo de Encarna Sánchez: "El bulo de que apoyó a Tejero el 23-F fue culpa de Francisco Umbral"

El periodista Juan Pedro Alcázar publica en Ediciones CEU y con el apoyo de Fundación COPE el libro 'Encarna Sánchez. Una vida para la radio', un texto dedicado a la mítica locutora en la que repasa su trayectoria profesional y arroja luz sobre algunos de los aspectos más polémicos de su paso por las ondas. Desde sus difíciles inicios hasta su consolidación, pasando por su marcha de España o sus problemas políticos y de censura durante la dictadura.

Encarna Sánchez es uno de esos personajes con luces y sombras que levantan pasiones de todo tipo. Ajenos a la mediocridad y que no dejan a nadie indiferente. Veinticinco años después de su desaparición, Juan Pedro Alcázar repasa en el libro 'Encarna Sánchez. Una vida para la radio' la trayectoria profesional de la periodista aclarando algunos de los asuntos sobre su paso por las ondas que aún generan polémica. 

- En su libro pone luz a asuntos sobre los que se ha especulado mucho, como la salida de Encarna de España en 1970. 

- Ella siempre ha sido víctima de leyendas urbanas. El final del programa C.S. y buen viaje estuvo rodeado de polémica porque no estaban claras las cuentas del dinero que se recaudaban para las labores benéficas. Se la fue apartando poco a poco del micrófono. Era molesta, pero lo cierto es que ella llevó su despido a la Magistratura del Trabajo y le dieron la razón. No sólo cobró una indemnización de 750.000 pesetas sino que quedó probado que no tuvo nada que ver con la nula administración de los donativos. Por otro lado, estaba su salud. El horario o la carga de trabajo la llevaron a tener problemas psíquicos y se sometió a curas de sueño. En ese contexto se va a América después de que Emilio Azcárraga, dueño de Televisa, tras oírla en un taxi la recomienda que para triunfar de verdad se vaya a América. 

- Habla en su libro de lo incómoda que resultaba a algunos su presencia en la radio. Sin embargo, tuvo fama de estar cerca del régimen. ¿A qué se debe?

- Hay que tener en cuenta que ella ponía el foco en los problemas sociales del país. Lo enfocaba hacia la solidaridad y eso, en principio, no molestaba, pero llega un momento en que empieza a incomodar. Pensemos que le dio voz al pueblo en plena dictadura y su nivel de crítica hizo que recibiera toques de atención. En una ocasión arremetió contra el ministro José Solís. Vivió en la España que le tocó, pero era hija de un militar republicano fusilado, en su infancia fue una proscrita y tuvo verdaderos problemas para subsistir. Cuesta mucho pensar que pudiera tener cierta simpatía por el franquismo. Su imagen de mujer de derechas realmente nace en su última etapa vital porque es muy crítica con el PSOE de González, con su corrupción. No se la puede encajar en un sitio fijo ideológicamente. 

Portada del libro. 

- Hablando de política, también pone luz a otro rumor que ha perseguido al nombre de Encarna. La leyenda de que apoyó el Golpe del 23-F desde la radio. ¿Qué pasó realmente? 

- El origen de todo está en Francisco Umbral, que en una artículo en El País titulado 26 millones acusa a Encarna de apoyar a Tejero durante la noche del Golpe. La realidad es que esa noche no hubo programa y se emitió música. Umbral lo utilizó con mala intención porque antes había tenido un enfrentamiento con Encarna, había publicado un artículo hablando de forma poco elegante de la sexualidad de Encarna y ella le respondió desde el micrófono de Encarna de Noche. Lo cierto es que Encarna no desmintió de forma contundente el rumor y eso ha quedado ahí. Sólo cuando le hizo la pregunta directamente Mercedes Milá dijo que eso se le había ocurrido a "una mente enferma" pero sin citar a Umbral y luego arremetió contra Milá que no tenía culpa de nada. 

- Reseña como uno de los logros de Encarna en la radio que, junto al director de ElCierreDigital.com Juan Luis Galiacho, incorporara el periodismo de investigación a la radio. 

- Fue algo crucial. Su talento para la comunicación era tal que conseguía hacer entendible lo abstracto, como los elementos de una investigación periodística que se basa en la exposición de datos. Sabía hacerlo de forma clara y que todo el mundo lo entendiera. Galiacho y ella se complementaban bien. Un momento histórico de la radio es cuando desvelan el enriquecimiento del Secretario de Estado Rafael Vera y él entra por teléfono. Recibieron presiones desde la dirección de la emisora pero Encarna decidió que eso se iba a emitir. 

- Una sección especialmente recordada es la Mesa Camilla

- Sí, aunque dicen que fue la inventora de las tertulias del corazón en el programa iban más allá. Era como un carnaval. Parodiaban la realidad. Y luego estaba la gracia y la personalidad de las colaboradoras. Marujita Díaz escribía unas letras muy divertidas parodiando cosas de las revistas o de la actualidad. 

- No me negará que su carisma y carácter le generó problemas con otras estrellas de la radio. 

- Sí, eran los choques habituales de una persona muy creativa. En los años sesenta choca, por ejemplo, con Bobby Deglané porque se sentía que la marginaban y que le daban un papel muy secundario, por debajo de su talento. Algo habitual en las mujeres en aquella época. Ella se enfrentaba por esas cosas. Por ejemplo, lo que todo el mundo recuerda de su enfado con José María García fue por eso. Le cedió un tiempo en su programa para cubrir el Giro de Italia y acabó comiéndose gran parte del programa. Pensaba que se la estaba haciendo de menos. 

"Fue la primera mujer a la que la dejaron hacer programas no considerados femeninos,  la influencia que ella tenía en la radio no lo ha vuelto a tener nadie" 

- ¿Por qué generó tanta polémica su forma de hacer la publicidad?

- Cuando ella viene de América y gracias a Luisito Rey, el padre de Luis Miguel, entra en Radio Miramar no tiene un gran contrato y empieza a hacer publicidad y a ganar dinero con ello. Trae las formas de América y ella convierte la publicidad en contenido. Si hablaba de cremas, por ejemplo, llevaba al programa a un experto en el tema. Vamos, lo que ahora hace todo el mundo. En televisión le pasó lo mismo. Todo el mundo lo criticó y ahora todos los presentadores salen anunciando dentro del programa desde yogures hasta colchones. La macharon por ser pionera y nadie se lo recuerda. 

- ¿Qué queda de ella en la radio?

- Pues todo. Fue la primera mujer a la que dejaron hacer programas no considerados femeninos. La primera que demostró que las mujeres podían hacer un magacín de actualidad con tertulias, entrevistas a políticos y temas variados. Eso sí, la influencia que ella tenía en la radio y en la sociedad, no la ha vuelto a tener nadie. 

COMPARTIR: