07 de julio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Universidad Rey Juan Carlos ha dedicado un curso al trabajo del artista con ponentes como su hijo José Luis López Magerus o el cineasta Pedro Olea

Cien años de José Luis López Vázquez: Recordando al gran actor a través de sus personajes

José Luis López Vázquez.
José Luis López Vázquez. / Este año es el centenario del gran actor.
Este 2022 se celebra el centenario del nacimiento de José Luis López Vázquez, uno de los grandes nombres de la escena y del cine en España. La Universidad Rey Juan Carlos ha celebrado el 8 y 9 de junio unas Jornadas en las que se ha recordado su figura y su trabajo. En ellas, han participado personas de su entorno como el hijo del actor, José Luis López Magerus, el cineasta Pedro Olea o los periodistas Juan Pando y David Felipe Arranz.

El recordado actor José Luis López Vázquez siempre fue “un admirador, un esclavo, un amigo, un siervo” de su querido público. Esa celebérrima frase es de Fernando Galindo, el cajero de banco perfecto urdidor del Atraco a las 3, una de esas obras imperecederas de nuestro cine. Un film que parece rodado, por la historia que cuenta, por su humor y por su humanidad, hoy en día y no hace sesenta años. Galindo es uno de los más de 200 personajes encarnados por López Vázquez, que resume a la perfección el vínculo emocional que el actor madrileño mantuvo durante siete décadas de profesión con millones de espectadores.

Los pasados 8 y 9 de junio se celebró en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid unas jornadas por los cien años del actor que dio vida a Rodolfo (El pisito), Quintanilla (Plácido), el Padrino (La gran familia), Adela (Mi querida señorita), Martín (No es bueno que el hombre esté solo) o Luis (La prima angélica), entre otras muchas interpretaciones complejas, icónicas y maravillosas.

En el transcurso de las proyecciones, las ponencias y las mesas redondas que se llevaron a cabo en el Campus de la URJC en Madrid-Vicálvaro, surgieron múltiples temas de debate en torno a su figura pero, sobre todo, una idea recurrente sobrevoló gran parte de las intervenciones de los asistentes: López Vázquez vivía por y para su trabajo y en cada una de sus obras de teatro, de sus películas, de sus series de televisión, nunca perdió de vista que su tarea fundamental consistía en divertirnos, en emocionarnos, en fascinarnos.

El hijo del actor, José Luis López Magerus, destacó que su padre “preparaba cada papel como si fuera único. Siempre encontraba algún matiz, aportaba algo nuevo al personaje”. En ese sentido, Pedro Olea, que le dirigió en cuatro de sus películas, enseñó el guion original de El bosque del lobo para mostrar las minuciosas anotaciones que López Vázquez realizó en el texto mientras preparaba el personaje de Benito Freire: dibujos, descripciones, reflexiones... un trabajo meticuloso y sistemático para dar lo mejor de sí en cada jornada de rodaje.

José Luis López Magerus, hijo del actor, y el cineasta Pedro Olea.

Los escritores David Felipe Arranz y Pedro Gómez pusieron de relieve, a su vez, la versatilidad del actor para representar cualquier rol más allá de los límites del género cómico al que se le adscribe –erróneamente– casi en exclusiva, sin reparar en la variedad de personajes dramáticos que nos fue legando, sobre todo en la segunda parte de su carrera. Su característica forma de hablar, su esmerada gesticulación, su expresiva mirada, fueron adaptadas por el actor a todo tipo de películas “serias”, melodramáticas, policiacas, fantásticas y muchas otras del entonces denominado “cine de arte y ensayo”, a las órdenes de autores y directores como Carlos Saura, Jaime de Armiñán, Manuel Gutiérrez Aragón o el mismo Pedro Olea.

Debido a ello, al analizar su legado en conjunto, el escritor y crítico Juan Pando, subrayó que José Luis López Vázquez representó al español medio, al hombre normal, pero que “compone personajes universales”. Según Pando, "por eso sus actuaciones siguen encandilando tanto al público nacional como internacional que ven en él, más allá de un representante singular de un país y de una época –el Franquismo y la Transición– a un actor capaz de transmitir ideas y sensaciones que pueden ser compartidas y disfrutadas en cualquier pantalla del mundo", señaló el crítico cinematográfico.

Es por eso que, como dijo José Luis López Magerus al clausurar las jornadas, realmente su padre nunca echó de menos dar el salto a Hollywood. En parte porque se debía a su público, que lo reclamaba constantemente –algunos años llegó a intervenir en nada menos que ¡12 películas!– y también en parte por cierta pereza o displicencia a la hora de aprender inglés. Hizo oídos sordos a las peticiones reiteradas, tras trabajar con George Cukor en Viajes con mi tía, de que probara fortuna en la meca del cine.

Este año se cumplen los 100 años del nacimiento de uno de nuestros grandes intérpretes y con él, se cumplen los cien años de todos los personajes que encarnó. José Luis López Vázquez: un cómico, un actor, un artista, un genio.

COMPARTIR: