23 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La soprano es administradora única de ARTESAGAR S.L. que recibió dos subvenciones del Ministerio español de Asuntos Económicos de 40 y 80 mil euros

La polémica separación de Ainhoa Arteta: Dos versiones opuestas y una empresa con subvenciones y embargos

Matías Urrea y Ainhoa Arteta.
Matías Urrea y Ainhoa Arteta.
La separación de Ainhoa Arteta del militar Matías Urrea amenaza con convertirse en uno de los culebrones del nuevo curso. Los amigos de ambos están empezando a contar versiones totalmente divergentes sobre cómo se desarrolló la vida en pareja, mientras salen a a luz los posibles problemas económicos de la artista lírica que nunca llegó a oficializar su unión con Urrea a pesar de celebrar una boda con más de 300 invitados.

La separación de Ainhoa Arteta y su cuarto marido Matías Urrea advierte con convertirse en una de las más polémicas de los últimos tiempos. La separación de la soprano y el miembro de la Armada se confirmaba en miércoles 8 de septiembre en medio de uno de sus peores momentos tras sufrir la amputación de una falange tras sufrir una septicemia. 

La separación apunta a ser polémica y ambas partes cuentan versiones opuestas. Personas cercanas a la cantante aseguran que la unión con Matías no "fue la mejor idea de Ainhoa", mientras que gente del entorno del militar afirman que "el carácter de Ainhoa hacia complicado el día a día" y que la forma de ser de la artista "hacía complicada la convivencia". 

Las discusiones entre la pareja eran constantes y el fin de su convivencia se ha mantenido en secreto durante mucho tiempo. De hecho, según ha podido saber Elcierredigital.com, la pareja llegó a firmar un contrato de confidencialidad bastante desigual. Según el mismo, si lo incumplía la artista tendría que desembolsar 80.000 euros y si lo hacía él tendría pagar 100.000 euros. Este problema, el del dinero, parece que estuvo siempre presente en la pareja. Los defensores de Ainhoa afirman que la situación económica de la artista estaría marcada en parte por la intervención de Matías. Sin embargo, fuentes cercanas a Urrea afirman a Elcierredigital.com que la cantante le debe 50.000 euros, dinero que el militar le habría prestado para sanear su empresa. 

Una empresa con embargos y subvenciones

Ainhoa Arteta tiene una sociedad, ARTESAGAR S.L., situada en el número 274 del Paseo de Ulia en Donostia. La empresa presentó cuentas por última vez en 2015. En ese momento el balance de ventas era de 415.958 euros y presentaba un activo total de 714.387 euros

La no boda de Ainhoa Arteta. 

Sobre la sociedad hay dos embargos. Uno de la Consejería de Economía y Hacienda del País Vasco (abril de 2021) y otro del Ayuntamiento de Donostia (mayo de 2020). Además, en enero de 2019 se dio un posible cierre de hoja registral. A pesar de esto, la empresa ha recibido dos subvenciones del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital. Una de 40.000 euros y otra de 80.000 euros. 

Un matrimonio que nunca existió

Dicen que lo mal empieza, mal acaba. Este clásico refrán castellano se puede aplicar a la relación sentimental entre la cantante vasca y el militar que en el momento de conocerse tenía un puesto de relevancia en el Cuartel General Supremo de las Fuerzas Aliadas en Europa, en la OTAN. 

Durante años todo el mundo ha pensado que la pareja eran matrimonio pero no es así. De hecho llegaron a celebrar una ceremonia con 300 invitados en el Castillo de San Marcos en El Puerto de Santa María (Cádiz). Todos los asistentes creyeron que estaban ante el tercer matrimonio de la vasca después de su unión con el barítono Dwyane Croft, padre de su hija Sarah, y de un segundo matrimonio con el jinete Jesús Garmendia. Sin embargo, sólo hubo ceremonia. No oficializaron legalmente la unión. 

Según personas cercanas a la pareja éstos tuvieron un enfrentamiento que hizo temer por la ceremonia. Con todo, ésta se llevó a cabo pero Ainhoa se negó a oficializar una historia de amor que empezó cuando el militar le pidió un autógrafo tras una actuación. Durante su no matrimonio compartieron una casa alquilada en La Moraleja por la desembolsaban 9.500 euros mensuales. Durante el tiempo que vivieron en Madrid, él dejó Bruselas para incorporarse al Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA). Tras su separación y sus problemas de salud derivados del Covid, la cantante tenía la intención de mudarse con su padre a Bilbao. En ese momento, aún no había saltado a los medios su polémica ruptura. 

COMPARTIR: