24 de febrero de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Entre los relieves de este conjunto monumental de doce mil años de antigüedad, destaca la representación de la taurocatapsia o salto del toro

El legado cultural taurino: Sus vestigios llegan al templo ancestral turco Göbeklitepe

Fresco de la taurocatapsia. Palacio de Cnosos.
Fresco de la taurocatapsia. Palacio de Cnosos.
Una nueva investigación en el que se considera el templo más antiguo del mundo, el santuario de GöbekliTepe, ha sacado a luz que ya se convivía con el toro en el 9.500 a.C. Este descubrimiento refuerza la idea de que el toreo, o el juego del toro, representa el último vestigio de la cultura ancestral mediterránea, algo que resalta la importancia histórica y cultural de esta práctica que ha perdurado a lo largo de los siglos.

Una nueva investigación en el que se considera el templo más antiguo del mundo, el santuario de Göbekli Tepe, ha revelado que el toro ya formaba parte de la vida cultural en el año 9.500 a.C. Este sitio, precisamente, marca un momento crucial en la evolución humana, el de la domesticación de animales y de la agricultura, que sentaron las bases para el desarrollo futuro de la humanidad.

Lo que más impresiona del lugar son sus monolitos, así como su decoración. Entre los relieves y grabados que se observan en la piedra calcárea, encontramos la figura del toro y de otros animales como zorros, leones, grullas, serpientes y patos.

Las sociedades de la época, a pesar de estar en una transición de la fase de cazadores a recolectores, demostraron una notable capacidad de organización al construir monumentos de enormes dimensiones. Estos elementos evidencian su habilidad para colaborar en proyectos colectivos y coordinar el trabajo de grupos numerosos.

Estas construcciones monumentales reflejan el avance cultural y social de estas sociedades, así como su dominio de técnicas arquitectónicas y logísticas. Para llevarlas a cabo se necesitaba un gran número de personas, una circunstancia que probablemente motivó el paso del nomadismo al sedentarismo en esas zonas de la actual Turquía.

toro-zorro-kguF--1248x698abc

Relieve con forma de toro en el templo Göbekli Tepe.

Esta fauna fue tallada en la piedra en una época en la que no se conocían los metales y se utilizaban herramientas rudimentarias hechas de basalto o sílex, algo que multiplica la dificultad de la tarea. El descubrimiento refuerza la idea de que el toreo, o el juego del toro, representa el último vestigio de la cultura ancestral mediterránea, lo que remarca la importancia histórica y cultural de esta práctica que ha perdurado a lo largo de los siglos.

Los restos encontrados en el sureste de Turquía, ponen de manifiesto que tanto el toro como los orígenes más primitivos del toreo se encuentran en las antiguas tradiciones y rituales de las civilizaciones mediterráneas, teniendo su origen en la actual Turquía y Grecia. A través de los siglos, ha evolucionado y se ha convertido en una forma de expresión artística única, que combina habilidad, valentía y estética.

Sin embargo, es importante señalar que el toreo es objeto de debate y controversia en los últimos tiempos por la voluntad de garantizar el bienestar animal. Actualmente se intenta abordar estos dilemas éticos y promover un diálogo constructivo para encontrar un equilibrio entre la cultura y el respeto por los derechos de los animales.

Lo que queda claro  es que Göbekli Tepe aún guarda numerosas sorpresas, ya que solo se ha excavado aproximadamente el 5% de su extensión total. Los arqueólogos optan por un enfoque cauteloso, avanzando lentamente y dejando gran parte de la colina intacta, preservándola para las generaciones futuras, protegiendo así el rico patrimonio arqueológico que aún yace bajo la superficie y manteniendo la posibilidad de descubrimientos emocionantes y reveladores en el futuro.

The_archaeological_site_of_Gobekli_Tepe_-_main_excavation_area

Fotografía aérea mostrando las principales áreas de excavación del yacimiento.

Göbekli Tepe continúa siendo un enigma en constante evolución, que promete revelar más secretos sobre nuestro pasado ancestral, y por qué no, sobre la relación del juego del toro con la sociedad de la época, para así conocer más detalles sobre los inicios de una de las tradiciones más antiguas de la cultura mediterránea.

La taurocatapsia

Estas representaciones del toro podrían estar asociadas con la taurocatapsia, un ejercicio en el cual los gimnastas demostraban su agilidad, ya fuera a pie o a caballo, mientras interactuaban con un toro salvaje. Aunque el término originalmente describía los saltos del toro practicados en Tesalia durante la época clásica, su uso se ha extendido para abarcar otras épocas y lugares.

Este ejercicio es representado en el arte figurativo de la Edad del Bronce Media, especialmente en el arte minoico, donde se encuentran numerosas escenas de esta actividad en decoraciones murales, sellos y figurillas, la misma que se encuentra en el templo Göbekli Tepe.

AMI_-_Stiersprungfresco_3

Fresco de Taurocatapsia.

El ejercicio del salto del toro en la sociedad minoica ha sido objeto de diferentes interpretaciones. Algunos lo consideran una celebración festiva, mientras que otros atribuyen un carácter religioso más profundo. Se ha sugerido que este ritual podría haber sido parte de un rito de iniciación para adolescentes, simbolizando la adquisición de fuerza y fertilidad de manera simbólica.

Asimismo, se ha planteado la posibilidad de que el salto del toro fuera parte de una ceremonia de investidura de reyes o incluso una ceremonia funeraria destinada a garantizar la supervivencia y trascendencia más allá de la muerte.

COMPARTIR: