21 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El artista gaditano es considerado toda una institución en la historia del flamenco por su uso innovador de la guitarra española junto a Camarón

Así es la saga del guitarrista Paco de Lucía: De yerno del General Varela a la cantante Malú y su pareja Albert Rivera

Paco de Lucía.
Paco de Lucía.
La guitarra flamenca está asociada al nombre de Paco de Lucía. El gaditano, tristemente desaparecido fue un genio de la guitarra española y a él se le debe la evolución entre el flamenco tradicional y el moderno y el uso de la guitarra como elemento principal de este arte. Paco de Lucía le dio a este instrumento un apellido propio.

Pocos nombres del mundo musical están asociados a un instrumento en concreto. Es fácil que si pensamos en un piano enseguida nos venga a la mente Tete Monteliú y si lo hacemos en violín sea Pablo Sarasate. Con la guitarra española es inevitable acordarnos de Paco de Lucía, un nombre fundamental en la evolución del flamenco y del uso de este instrumento con elemento melódico principal.

Francisco Sánchez Gómez, que ese era su verdadero nombre, nació en Algeciras (Cádiz) en 1947. Paco tenía cuatro hermanos (Ramón, María Lucía, Pepe y Antonio) y era hijo de un vendedor de telas ambulante, Antonio Sánchez Pecino, quien también era aficionado a tocar la bandurria en las tascas de esta localidad andaluza. La madre, Luzía Gomes Gonçalves (una mujer portuguesa, de ahí su nombre con z), fue quien animó a sus hijos a dedicarse a la música. Para ella era una forma de salir de la pobreza. La influencia de esta mujer fue tan grande que Paco tomó su nombre para construir su heterónimo artístico. Al fin y al cabo, en el pueblo todo el mundo conocía a los hermanos como ‘los de Lucía’.

El primero de los hermanos en lanzarse al mundo artístico fue el mayor que sería conocido como Ramón de Algeciras que además fue quien enseñó a Paco a tocar la guitarra. Intuyendo su potencial, su madre le hizo comenzar a estudiar en serio el instrumento a los seis años. A los 12 junto a su inseparable hermano Pepe formó el dúo Los Chiquitos de Algeciras con el que consiguió un premio en el Concurso Internacional de Arte Flamenco de Jerez de la Frontera. Allí lo descubrió el bailaor José Greco quien lo contrató como guitarrista para la Compañía de Ballet Clásico Español y se lo llevó de gira a Estados Unidos.

En esos años su maestro fue el conocido como Niño Ricardo, uno de los más célebres guitarristas de la posguerra y amor de juventud de la mismísima Lola Flores. A su vuelta de la gira americana entró en contacto con otro de los maestros de la guitarra, Sabicas. En esos años grabó, aun haciendo dúo con su hermano Pepe algunos discos de corta duración.

Pronto comenzó a ser el compañero de escenarios de algunos nombres importantes del flamenco como Fosforito, Camarón de la Isla o Juan el Lebrijano. Con estos dos últimos y junto a Matilde Corla, El Farruco y Paco Cepero organizó un espectáculo llamado Festival Flamenco Gitano con el que recorrieron Europa. A su vuelta editó sus dos primeros discos en solitario La fabulosa guitarra de Paco de Lucía (1969) y Fantasía flamenca (1969).

Siempre unido a su íntimo amigo Camarón de la Isla, fue en los 70 cuando ambos alcanzaron el verdadero estrellato. Los discos de Paco, El flamenco de Paco de Lucía (1972) y Fuente y caudal (1973) fueron auténticos éxitos. Sobre todo, el último que incluía el tema Entre dos aguas que fue número uno de los 40 Principales durante semanas. Considerado todo un clásico del flamenco moderno el tema rebasó los límites geográficos y también fue un éxito en Reino Unido y Estados Unidos.

En 1981 dio un paso más en su carrera y formo un cuadro flamenco con sus hermanos Ramón de Algeciras y Pepe de Lucía, Jorge Pardo, Carles Benavent, Rubem Dantas y Manolo Soler. Este grupo duró muchos años y, entre algunas críticas de los heterodoxos del flamenco, renovaron el género. En 1998 editaron el disco Luzía, un homenaje a la matriarca de la saga que acababa de fallecer.

Sin embargo, en esos años arrancó la peor etapa del genial guitarrista. La muerte de Camarón supuso el inicio de varios litigios por los derechos de autor y acabó por tomar la decisión de marcharse a México.

En el país azteca grabó su último gran trabajo Cositas buenas (2004) con el que consiguió un Grammy Latino. Ese mismo año fue galardonado con el Príncipe de Asturias de las Artes. Un reconocimiento a uno de los artistas que actualizó el flamenco sin abandonar sus esencias últimas. Aún en México, falleció una década después de este gran reconocimiento.

Fundador de una saga

Paco de Lucía no sólo se dedicó a la música. También tuvo tiempo para formar una familia. Lo hizo con Casilda Varela. Su noviazgo duró ocho años y el músico contaba con la oposición de la familia de su novia que no veía con buenos ojos que su hija emparentase con un músico. Era hija del General Enrique Varela que llegó a ser Ministro del Ejército en los primeros años de la dictadura, pero perdió el favor del General Franco por sus posiciones anglófilas en plena II Guerra Mundial. La pareja se casó en Ámsterdam en 1977 y tuvieron tres hijos Casilda (1978), Lucía (1979) y Curro (1983).

Pero de todos los descendientes de la saga la más popular es sin duda la sobrina de Paco, la cantante Malú. María Lucía Sánchez Benítez vino al mundo el 15 de marzo de 1982 en Madrid. Su padre es el cantaor reconvertido en productor Pepe de Lucía y su madre la cantaora Pepi Benítez, creadora del dúo Arena Caliente. También su hermano mayor, José, se dedica a la música. Es guitarrista y acompaña a su hermana en los conciertos.

Con estos antecedentes artísticos cabría pensar que el destino de María sería triunfar en el flamenco o incluso en la copla. Con el tiempo lo haría en un género directamente heredero del segundo: las baladas. Poco queda de la Malú de su primer disco, editado en 1998, en Aprendiz. En sus apariciones en televisión se mostraba como una jovencita tímida y reacia a hablar de ella y con un look aún más cercano a una racial folclórica que a una diva pop. La canción que daba título al disco, compuesta por su gran amigo Alejandro Sanz, alcanzó pronto el éxito e hizo de ella una promesa de la música. Promesa que no tardaría en cumplirse.

Firmó un contrato millonario con Disney para encargarse de la banda sonora de Mulán y con su segundo álbum Cambiarás (1999) arrasó en Latinoamerica. También en esa época participó en Tatuaje en un disco homenaje a la copla junto a voces como Marta Sánchez o Joaquín Sabina.

Fue su disco de 2005, Malú, el que la confirmó como una de las artistas con más éxito de ventas tanto discográficas como de entradas para asistir a sus conciertos. Ese mismo año consiguió hacer dos duetos que llevaba años persiguiendo: Con Alejandro Fernández y con Rocío Jurado. El de la cantante chipionera tenía unas connotaciones especiales ya que interpretaron juntas Se nos rompió el amor en el especial de Televisión Española Rocío… siempre que era la despedida de la artista del mundo artístico junto a artistas de primer nivel como Raphael o Mónica Naranjo. La Jurado fallecería seis meses después víctima de un cáncer de páncreas.

En 2012 fichó por La Voz de Mediaset lo cuál le hizo mucho más cercana al público que descubrió su peculiar sentido del humor. A pesar de que el talent show le dio una dimensión más pública a su carrera, Malú siempre se ha mostrado reticente a la hora de hablar de su vida privada. La única relación conocida y confirmada la mantuvo con Gonzalo Miró. Fue en 2017 y antes de acabar el año se anunció la ruptura.

En febrero de 2019 se hizo público su romance con el político Albert Rivera. Fue la revista Semana la que destapó la historia de amor. La publicación mostraba unas imágenes de la artista siendo recogida por un coche con chófer para ser trasladada al domicilio del candidato a la presidencia del Gobierno donde pasó, según la revista, al menos dos noches, una de ellas la del pasado San Valentín. Según la publicación, Rivera y Malú llevaban viéndose unas semanas y compartían reuniones con amigos comunes, como el 50 cumpleaños de Alejandro Sanz.

Albert Rivera y Malú. 

Fue Pablo López, al que se relacionó con la cantante a principios del pasado año, quien presentó al político y a Malú. López además de compañero de trabajo de la artista es vecino de Albert Rivera y uno de los grandes amigos músicos del político, entre los que también se encuentra el cantaor Miguel Poveda. El inicio de la relación coincidió con la ruptura de Albert Rivera con su pareja durante años, Beatriz Tajuelo.

Tras el descalabro electoral del partido naranja en las elecciones de noviembre de 2019, Rivera presentó su dimisión como líder de la formación naranja y desde entonces han sido contadas las apariciones públicas de una pareja que viven alejados de las profesiones, la política y la música que los hicieron populares. En junio tuvieron una hija a la que pusieron de nombre Lucía en homenaje a aquella mujer portuguesa que fue el origen de la saga.

COMPARTIR: