27 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La asignatura de Historia pasará de recorrer de la Prehistoria a la actualidad a hacerlo solamente desde 1812, generando polémica en la ciudadanía

Críticas en redes por el nuevo currículo de Bachillerato que impone el Ministerio Educación

Nuevo currículo de Bachiller.
Nuevo currículo de Bachiller. / BOE 6 de abril de 2022.
En el Boletín Oficial del Estado publicado durante la mañana del 6 de abril de 2022, se presentaba el nuevo Real Decreto por el cual se establecen las enseñanzas mínimas de la etapa educativa de Bachillerato. Algunos de los cambios que el Ministerio de Educación ha planteado en el texto han resultado carne de debate en las redes sociales, que se han inundado de críticas, mayoritariamente de personas ajenas a la Educación. Se espera que proliferen muchas más opiniones en los próximos días.

Durante la mañana del miércoles 6 de abril se publicaba en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el nuevo Real Decreto 243/2022 por el que se establecen la ordenación y las enseñanzas mínimas del Bachillerato. El Ministerio de Educación, que ya ha tomado algunas decisiones que han sido motivo de debate, ha intentado, con esta reforma del Bachillerato, adaptarse a los nuevos tiempos en esta etapa educativa tan importante que se encuentra entre la ESO y la enseñanza universitaria.

Pese a la reciente publicación del texto, las redes, casi sin tiempo de haber terminado de leer en profundidad lo descrito en el BOE, han ardido en críticas hacia la reforma del Gobierno, que han calificado de “repleto de carga ideológica” y que, aseguran algunos, “no preparará convenientemente a los alumnos”. El nuevo currículo pretende cambiar la manera de entender el estudio de las asignaturas e implementar la perspectiva de género y la memoria histórica, además de intentar alejarse de las miradas eurocentristas.

Con respecto a los cambios más generales, se ofrece la posibilidad de realizar el Bachillerato en tres años, en lugar de en dos –siempre que se cumplan los requisitos planteados–; se incluye la modalidad de Bachillerato General, que está menos centrado en asignaturas especializadas y que permite al alumno una mayor personalización del programa, algo que para algunos la convierte en “una modalidad descafeinada con materias naíf”; además, se podrá obtener el título con una asignatura suspensa, siempre y cuando se cumplan varias condiciones: que el equipo docente considere que ha alcanzado los objetivos, que no haya faltado reiteradamente a esa clase sin justificación, que se haya presentado a todos los exámenes de la asignatura –incluyendo los de la convocatoria extraordinaria– y que la media general de los dos cursos sea igual o mayor que cinco.

La Historia y la Filosofía, el eterno debate

Pese a la controversia que ya genera de base un cambio, aparentemente drástico, en materia de educación, hay que sumar el debate que generan dos asignaturas: Historia y Filosofía. Con la reforma del currículo de la ESO ya se criticó la supuesta desaparición de la Filosofía, aunque hasta entonces fue asignatura optativa que no se ofertaba en todos los institutos. Sin embargo, la reforma en Bachiller no toca la Filosofía, que se mantendrá como asignatura troncal tanto en el primer curso como en el segundo  – en primero, Filosofía, y en segundo, Historia de la Filosofía.

Opinión de un profesor de Geografía e Historia de la escuela pública./ Twitter

Más jaleo en redes sociales ha provocado el cambio en la asignatura de Historia de España, obligatoria en segundo de Bachillerato. Hasta ahora, la asignatura estaba planteada de manera que el alumnado debía estudiar desde la Prehistoria hasta la época más actual de la historia del país. Sin embargo, la reforma plantea que, desde su implantación, la enseñanza se centre en la etapa contemporánea, de 1812 en adelante.

A pesar de los muchos comentarios negativos –generalmente de personas ajenas al ámbito de la educación y de la Historia–, es posible encontrar valoraciones positivas ante el cambio. Elcierredigital.com ha contactado, a través de Twitter, con Raúl Díaz (@TheRada8), profesor de Historia en Bachillerato, que declara: “Prefiero, como profe de Historia, que el alumnado tenga muy clara la parte que ahora se impondrá para crear un pensamiento crítico viendo los procesos de la protodemocracia en este país, que vean y entiendan los procesos de independencia de Latinoamérica y la caída del Imperio Español”.

Además, considera que es necesario “llegar a la Guerra Civil, el Franquismo y los Procesos de Transición y democracia con garantías de poder explicar largo y tendido cómo hemos llegado a día de hoy”. A aquellos que critican la reforma, les recuerda que “muchos contenidos se solapaban con el de la ESO” y que el planteamiento del segundo curso de Bachillerato “era absurdo, tanto para el alumno como para el profesor”. Díaz asegura también que “para entender el presente no es necesario hablar de los celtíberos ni del Cid”.

Más allá de los contenidos que establece la reforma, que son únicamente las enseñanzas mínimas, cabe recordar que el Gobierno establece un 60% del contenido –un 50% en el caso de las comunidades con lengua cooficial– y que, el resto, depende de cada una de las autonomías. Por otra parte, la reforma publicada durante la mañana del 6 de abril es aún muy reciente y se espera que, con el paso de los días, proliferen muchas más opiniones al respecto.

COMPARTIR: